Noticias

Un refresco dietético por sí solo no te hace engordar, pero la combinación con carbohidratos sí, según un estudio

Posted March 3, 2020 3:03 p.m. EST

— (CNN) — En el agujero negro de las malas noticias para los amantes de los refrescos dietéticos, hay un pequeño destello de luz.

La oscuridad comenzó cuando la ciencia mostró que beber refrescos de dieta podría conducir al síndrome metabólico, una mezcla desagradable de presión arterial más alta y azúcares en la sangre que conduce al aumento de peso y aumenta el riesgo de diabetes, enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares.

Pero un nuevo estudio descubrió que es cuando se combina el edulcorante artificial común sucralosa con un carbohidrato, no solo el edulcorante, que el metabolismo del cuerpo cambia de una manera que puede conducir al síndrome metabólico.

Teóricamente, eso significa que puedes disfrutar de un refresco dietético endulzado con sucralosa sin cambiar negativamente el metabolismo de tu cuerpo si lo bebes solo, siempre y cuando no lo combines con un carbohidrato, por supuesto.

“La pregunta que la mayoría de la gente me hace es: ‘Está bien, entonces esto significa que puedo tomar mi refresco de dieta si lo bebo solo, pero ¿cuánto tiempo tengo que esperar?’ Todavía no lo sabemos”, dijo la autora del estudio y neuropsicóloga Dana Small, quien dirige el Centro de Investigación de Dieta y Fisiología Moderna en la Universidad de Yale.

Ahora que tienes muchas esperanzas, volvamos a la realidad.

Primero, el estudio solo observó un edulcorante artificial: la sucralosa. En todo el mundo, las marcas más comunes de sucralosa son Splenda, Zerocal, Sukrana, SucraPlus, Candys, Cukren y Nevella.

Hay docenas de otros edulcorantes artificiales que pueden afectar el metabolismo de manera diferente.

“Estos resultados no pueden generalizarse a todos los edulcorantes, porque los principales tipos de diferentes edulcorantes comúnmente incorporados en nuestros alimentos y bebidas (incluida la sucralosa, el aspartamo, la sacarina y el Ace-K) se metabolizan de manera diferente y, por lo tanto, tendrán diferentes efectos sobre la salud”, dijo Sarah Berry en una declaración del Science Media Center del Reino Unido. Berry es profesora titular de ciencias nutricionales en el King’s College de Londres y no participó en el estudio.

Lo siguiente es que, realmente, no comemos ni bebemos nuestros edulcorantes artificiales solos. Hay muchos carbohidratos entre los refrigerios, dulces y productos procesados que devoramos a diario.

Aquí está la parte realmente perturbadora del estudio: al usar escáneres cerebrales sensibles, los investigadores descubrieron que comer carbohidratos y sucralosa juntos cambiaron la parte del cerebro que controla nuestro metabolismo de lo que parecían ser formas duraderas.

“Se cambió el regulador en el cerebro que controla cómo se metabolizan los nutrientes, no solo cuando los sujetos consumen la bebida, sino también cuando estaban tomando otra cosa dulce o salada”, explicó Small.

En otras palabras, el cerebro estaba siendo entrenado para malinterpretar la dulzura.

“Ese era el significado”, dijo Small. “Implica que no solo el azúcar o los carbohidratos durante la bebida se manejan mal, sino que los carbohidratos que consumían en otras comidas en el día también se manejan mal”.

Los resultados ocurrieron tan rápidamente, y tan dramáticamente, que una parte del estudio que evaluó a adolescentes fue detenido por razones éticas.

“Los adolescentes tienen un período de resistencia a la insulina natural y fisiológica, que podría cambiar las cosas y potencialmente empeorar las cosas para ellos”, explicó Small. “Así que detuvimos el estudio adolescente y nos deslumbramos y echamos un vistazo a los resultados”.

En ese momento, solo tres adolescentes habían estado expuestos a la combinación de carbohidratos y edulcorantes.

“Los tres tuvieron un aumento en la insensibilidad a la insulina”, dijo Small. “Dos de ellos pasaron de ser completamente normales a estar dentro del rango prediabético en esas dos semanas, lo que sugiere que los efectos fueron más pronunciados en la adolescencia”.

Se necesita mucha más investigación, pero tengan cuidado, amantes de los refrescos: existe una posibilidad muy real de que ese destello de luz en la oscuridad desaparezca.

“Esta investigación respalda hallazgos anteriores que sugieren que no deberíamos ver las bebidas dietéticas como una alternativa saludable a las bebidas azucaradas”, dijo Berry.

“Debemos evitar el consumo excesivo de bebidas y alimentos endulzados ricos en azúcar y endulzados artificialmente”, dijo. “Por lo tanto, no deberíamos tomar bebidas dietéticas en lugar de bebidas azucaradas, sino alentar el consumo de agua”.

Our commenting policy has changed. If you would like to comment, please share on social media using the icons below and comment there.