Noticias

Trump cuestiona en privado si las muertes por coronavirus están sobrestimadas mientras Fauci proyecta lo contrario

Posted May 14, 2020 6:13 a.m. EDT
Updated May 14, 2020 2:00 p.m. EDT

— (CNN) — Según dicen funcionarios familiarizados con el asunto, las preguntas sobre el recuento de muertes por coronavirus de EE. UU. se han instalado dentro de la Casa Blanca, mientras el presidente Donald Trump y sus asesores discuten si las cifras utilizadas por la administración para determinar las tasas de mortalidad y las proyecciones de muerte son indicadores confiables para trazar un camino a seguir.

A medida que los números de casos en todo el país muestran una disminución constante, Trump y algunos de sus ayudantes han comenzado a cuestionarse si se están sobrestimando las muertes, según personas familiarizadas con el asunto, incluso cuando el presidente atestigua públicamente la precisión de los números.

El principal experto médico en el grupo de trabajo sobre coronavirus de la Casa Blanca, el Dr. Anthony Fauci, dijo que lo contrario podría ser cierto: que las muertes por coronavirus se están subestimando, con algunas personas que han muerto en su casa sin ir al hospital.

Pero dentro del ala oeste, los funcionarios dijeron que ha habido dudas constantes sobre las cifras de coronavirus que llegan de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés), ya sea porque estarían atrasadas o potencialmente sesgadas. En las reuniones del grupo de trabajo de la Casa Blanca, altos funcionarios han planteado preguntas sobre cómo la agencia está compilando y rastreando sus datos.

Las preguntas sobre el conteo de muertes ilustran el grado en que Trump y sus aliados han comenzado a analizar los datos y consejos que surgen de fuentes gubernamentales: se cuestionan los recuentos de muertes, se duda sobre los modelos, se debaten y descartan las recomendaciones, y expertos médicos, incluso aquellos en los que pueblo estadounidense tiene amplia confianza, son vistos con sospecha.

LEE: Trump dice que la advertencia de Fauci sobre la reapertura de las escuelas “no es una respuesta aceptable”

Mientras el presidente agita una reapertura nacional y anticipa las elecciones de noviembre, sus aliados e incluso algunos de sus propios asesores han sembrado la desconfianza en las instituciones y los datos que sustentan su respuesta al coronavirus.

El propio Trump solo ha intervenido intermitentemente en la refriega, dejando que sus partidarios en el Congreso, la Casa Blanca y los medios conservadores planten las semillas de escepticismo en hechos y cifras del Gobierno. Pero él no ha alterado los esfuerzos y, a través de sus acciones, ha descartado en gran medida las pautas establecidas por sus propios expertos.

Al margen de expertos y hechos

El fenómeno no es nuevo para Trump, cuya presidencia ha estado marcada por tener al margen a los expertos y los hechos. Pero los esfuerzos en curso ahora parecen diseñados para avanzar en los esfuerzos nacionales de reapertura que Trump cree que revivirán la economía y con ello sus perspectivas de reelección, incluso cuando algunos expertos en salud pública advierten que podría conducir a un nuevo resurgimiento del virus si se ejecuta demasiado rápido.

Las preguntas sobre el recuento de muertes por coronavirus han contribuido a una creciente desconfianza entre la Casa Blanca y los CDC, que en gran medida se han dejado de lado en medio de la mayor crisis de salud pública en décadas. El grupo de trabajo de la Casa Blanca sigue sopesando las pautas detalladas de la agencia para abrir tipos específicos de negocios después de que se envió un borrador inicial.

Las discusiones en curso sobre la precisión de los números de muertes se han centrado en si son “útiles” en la formulación de políticas, dijo un funcionario, y agregó que algunas personas de las agencias relevantes están “incómodas” con las fluctuaciones en los modelos.

Los números de recuento de defunciones han sido objeto de revisiones y cambios, incluso después de que los CDC emitieron nuevas pautas el mes pasado diciendo que era “aceptable informar covid-19 en un certificado de defunción como “probable” o “presumido”, cuando un diagnóstico definitivo no se puede hacer. Después de que se emitieron las nuevas directrices, se informaron 3.700 muertes adicionales en la ciudad de Nueva York.

MIRA: De costa a costa: Los distintos escenarios en Los Ángeles y Nueva York

Trump pareció erizarse ante los nuevos números, al parecer acusando a la ciudad de aumentar sus números de muertes al contar las muertes que podrían haber sido causadas por otras dolencias.

“En lugar de ataque cardíaco, dicen ataque cardíaco causado por esto”, dijo.

Más tarde, sin embargo, se echó para atrás, diciendo que los recuentos de muertes en Estados Unidos son “muy, muy, muy precisos”.

Aparentemente negó cualquier esfuerzo de descartar el recuento de muertes en Estados Unidos, incluso cuando acusó a otros países de rebajar sus propios números de mortalidad.

“Nuestros números son, esencialmente, números certificados”, dijo el presidente a principios de este mes. “Son hospitales individuales donde están publicando los números. No creo que haya una gran variación”.

Trump ha estado menos entusiasmado con los diversos modelos que han mostrado que las muertes en Estados Unidos aumentan o disminuyen en función de varios factores de mitigación.

“Estos modelos han estado tan equivocados desde el primer día”, dijo a ABC News en una entrevista este mes, expresando un nivel de escepticismo sobre los modelos oficiales y no oficiales que ha existido entre sus asesores durante semanas.

Incluso la Dra. Deborah Birx, coordinadora de respuesta al coronavirus de la Casa Blanca, ha expresado su preocupación sobre cómo los CDC han recopilado e informado algunos de sus datos, incluidos los recuentos de muertes, según funcionarios familiarizados con el asunto.

The Washington Post informó por primera vez la semana pasada que Birx les dijo a sus colegas: “No hay nada de los CDC en lo que pueda confiar”, un sentimiento que dijeron varios funcionarios ha invadido algunas reuniones del grupo de trabajo cuando se presenta información de la agencia con sede en Atlanta.

¿Subestimados?

Otros dentro del esfuerzo de la administración contra el coronavirus han sugerido que se está subestimando el recuento de muertes. En un testimonio ante el Congreso el martes, Fauci dijo a los legisladores que él y muchos expertos en salud pública creían que la cantidad de muertes era mayor que las aproximadamente 80.000 reportadas actualmente.

“La mayoría de nosotros sentimos que el número de muertes es probablemente mayor que ese número, porque dada la situación, particularmente en la ciudad de Nueva York, cuando estaban realmente atados con un desafío muy serio a su sistema de atención médica, podría haber personas que murieron en su casa que tenía covid y que no se cuentan como covid porque nunca llegaron al hospital”, dijo, respondiendo a una pregunta del senador Bernie Sanders de Vermont.

“Creo que tienes razón en que el número es probablemente mayor”, dijo Fauci a Sanders. “No sé exactamente qué tanto, pero casi con certeza es más alto”.

Fauci dijo que contar el número de muertos en las áreas más afectadas es un gran desafío para los expertos en salud pública.

Fue el último ejemplo de Fauci dando una evaluación contundente del brote de coronavirus que no necesariamente coincidía con la perspectiva más optimista de la Casa Blanca. En otra parte de su testimonio del martes, Fauci advirtió que los estados enfrentarían consecuencias “serias” si se reabrieran antes de las recomendaciones de la administración, a pesar de que Trump ha alentado a los estados que no han cumplido con ese criterio a comenzar a levantar las restricciones.

Durante el acalorado intercambio de declaraciones, en el que Fauci apareció remotamente, uno de los aliados más fuertes de Trump en el Capitolio, el senador republicano Rand Paul, insinuó que el principal experto en enfermedades infecciosas se había vuelto demasiado poderoso.

“No creo que seas el punto final. No creo que seas la única persona que puede tomar una decisión”, dijo Paul. “Podemos escuchar tus consejos, pero hay personas del otro lado que dicen que no habrá un aumento repentino y que podemos abrir la economía de manera segura”.

Fauci dijo que solo era una voz de muchas y que solo estaba ofreciendo consejos de salud pública. Algunos legisladores conservadores se apresuraron en su defensa, incluida la representante Liz Cheney, quien tuiteó que Fauci “es uno de los mejores servidores públicos que hemos tenido” cuya “experiencia y juicio” son necesarios para derrotar al virus.

Pero otros aliados de Trump amplificaron las preocupaciones de Paul, incluida toda la línea de horario estelar en Fox News, el canal favorito del presidente.

“Este tipo, Fauci, puede estar aún más fuera de base que su epidemiólogo promedio”, dijo Tucker Carlson a las 8 pm ET. Fauci “parece favorecer lo que quieren los demócratas y eso son restricciones masivas sin fin a la vista”, dijo Sean Hannity una hora después. “Con el debido respeto a la experiencia del Dr. Fauci, nadie lo eligió para nada”, dijo Laura Ingraham durante su show de las 10 pm.

Verdad y consecuencias

En general, más estadounidenses confían en la información que reciben de Fauci (67%) que de Trump (36%), según una encuesta de CNN realizada por SSRS publicada esta semana. Pero están divididos en líneas partidistas. Los republicanos son más propensos a decir que confían en la información que obtienen sobre el coronavirus de Trump (84%) que a confiar en la información que obtienen de Fauci (61%) o los CDC (72%). Entre los demócratas, solo el 4% dice que confía en la información que recibe del presidente, muy por detrás del 81% que dice confiar en Fauci o el 80% que confía en los CDC.

Entre los ayudantes de Trump, ha habido algunas quejas sobre Fauci y su enfoque cauteloso ante la pandemia. A medida que Trump ha eliminado gradualmente sus sesiones informativas diarias sobre coronavirus, las apariciones públicas de sus expertos en salud también han disminuido.

LEE: Cronología del coronavirus: así empezó y se ha extendido por el mundo el mortal virus pandémico

Fauci negó tener una relación contenciosa con Trump durante su testimonio el martes, y los funcionarios de la Casa Blanca afirman que los hombres tienen un vínculo de trabajo amable. En cambio, la discordia parece estar en qué consejo está dispuesto a aceptar Trump, y cuán sincero es Fauci en público al evaluar el brote.

Un funcionario dijo que algunos dentro de la Casa Blanca están tratando de replantear el debate lejos de “salud versus economía” –que ha sido la dinámica a medida que los estados comienzan a considerar sus planes de reapertura– y hacia “salud versus salud”: tratando de argumentar que la nación estará mejor a largo plazo moviéndose hacia la reapertura desde un punto de vista de salud pública.

La secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, parecía estar haciendo ese giro el martes, citando nuevas advertencias de un aumento en las muertes por drogas y alcohol, así como por suicidios, durante el brote.

LEE: 75.000 estadounidenses corren el riesgo de morir por sobredosis o suicidio debido a la desesperación que produce el coronavirus, advierten

“Hay consecuencias de que nos quedemos cerrados”, dijo.

Our commenting policy has changed. If you would like to comment, please share on social media using the icons below and comment there.