Noticias

Trump amenaza con “regular” y hasta “cerrar” las redes sociales luego de que Twitter etiquetara sus publicaciones

Posted May 27, 2020 8:19 p.m. EDT

— (CNN) – El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, amenazó con “regular fuertemente” o incluso cerrar las plataformas de redes sociales, después de Twitter hiciera una verificación de datos sobre dos de sus publicaciones esta semana.

El mandatario no dio detalles adicionales sobre qué acciones podría tomar. Sin embargo, esta amenaza es la expresión más clara de la intención de Trump de utilizar el poder del gobierno para atacar a los que percibe son sus enemigos políticos en el sector privado: empresas que ya disfrutan de una amplia libertad bajo la ley para moderar sus plataformas como consideren conveniente. Y la situación también aumenta las apuestas para Twitter y Facebook a medida que lidian con las afirmaciones engañosas de Trump sobre la votación por correo y sus insinuaciones infundadas de que un presentador de noticias participó en la muerte de una asistente hace décadas.

LEE: Por primera vez, Twitter etiqueta tuits de Trump como “potencialmente engañosos”

“Los republicanos sienten que las plataformas de redes sociales silencian totalmente las voces conservadoras. Las regularemos fuertemente o las cerraremos antes de si quiera permitir que esto suceda”, tuiteó Trump este miércoles. Luego acusó a la industria tecnológica de tratar de interferir en las elecciones de 2016, antes de repetir un reclamo sin fundamentos sobre el fraude electoral derivado de la votación por correo.

“No podemos permitir que la votación electoral por correo a gran escala se arraigue en nuestro país”, tuiteó el presidente. “Sería gratis para todos el engaño, la falsificación y el robo de boletas electorales. El que hizo más trampas ganaría. Igualmente, las redes sociales. ¡Hagan las cosas bien, AHORA!”, escribió.

Facebook y Twitter declinaron hacer comentarios al respecto este miércoles.

Una horas después, también en la mañana del miércoles, Trump anticipó una “gran acción” con respecto a las redes sociales, pero se negó a dar detalles sobre lo que podría ser.

Trump alienta teoría conspirativa contra Joe Scarborough 3:22

El arrebato de Trump en Twitter ocurrió tras una decisión sin precedentes de esta red social de aplicar por primera vez una etiqueta de verificación de datos al contenido de Trump.

La etiqueta, que Twitter ha diseñado para combatir la desinformación y las afirmaciones no verificadas, está vinculada a una página con enlaces y resúmenes de artículos que describen cómo las afirmaciones de Trump sobre la votación por correo son infundadas.

Poco después de que su contenido fuera etiquetado, Trump recurrió a Twitter para afirmar que la compañía “está interfiriendo en las elecciones presidenciales de 2020” y “asfixiando la LIBRE EXPRESIÓN”. También agregó que “no permitirá que esto ocurra”.

Pero la decisión de verificación de datos de Twitter despertó dudas adicionales sobre si la plataforma daría el mismo tratamiento a las afirmaciones engañosas de Trump sobre Lori Klausutis, asistente del exrepresentante Joe Scarborough, un destacado crítico de Trump. En los últimos días, el mandatario ha formulado acusaciones sin fundamento contra Scarborough que insinúan que él fue responsable de la muerte de Klausutis. Las afirmaciones han sido socavadas por la autopsia oficial, que encontró que Klausutis tenía una afección cardíaca no diagnosticada. El esposo de Klausutis, Timothy Klausutis, reiteró eso en una carta al presidente ejecutivo de Twitter Jack Dorsey la semana pasada, en la que señaló que las afirmaciones de Trump denigraron la memoria de su esposa por ganancia política percibida.

LEE: Le pidió a Twitter que eliminara los tuits falsos de Trump sobre su esposa muerta. Y Twitter dijo que no

Twitter le dijo a CNN Business que no eliminará los tuits sobre Scarborough.

Las opciones de Trump son limitadas

Ahora, las opciones de Trump para tomar medidas estrictas contra las redes sociales son de cierta manera limitadas, según expertos legales.

El curso de acción más “obvio”, de acuerdo a Andrew Schwartzman del Instituto Benton de Banda Ancha y Sociedad, sería que Trump buscara cambios en la Ley de Decencia en las Comunicaciones, que protege a las plataformas tecnológicas de responsabilidad legal en una amplia gama de contenido en línea.

Existe un impulso en curso, liderado por el Departamento de Justicia y los republicanos en el Congreso, para hacer precisamente eso. Ahora, cambiar la ley requeriría construir un amplio consenso en un Congreso dividido. El gobierno de Trump no puede hacerlo solo. Una nueva ley que especifica cómo las compañías tecnológicas deben vigilar sus plataformas podría plantear preguntas sobre la constitucionalidad de la legislación.

Lo positivo y negativo de los casi cuatro años de Trump 4:02

Este miércoles, Jessica Rosenworcel, integrante de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés) afiliada a los demócratas en el panel de cinco integrantes, pareció aludir a eso cuando tuiteó el texto de la Primera Enmienda.

Trump podría presionar a agencias como la FCC y la Comisión Federal de Comercio (FTC, por sus siglas en inglés) para que tomen medidas contra las compañías de redes sociales. Pero las entidades se han resistido en ocasiones anteriores a los esfuerzos de la Casa Blanca por transformarlos en árbitros del discurso político, y los expertos dicen que la FCC carece de jurisdicción sobre Twitter y Facebook.

En privado, funcionarios de la FCC y la FTC han expresado su preocupación por una propuesta previa de la Casa Blanca para nombrar a esas agencias como reguladores directos del contenido político en redes sociales.

Mientras tanto, las principales de la industria tecnológica permanecen bajo investigación federal y estatal por temas de antimonopolio. Pero las indagaciones antimonopolio tienden a ser altamente técnicas y generalmente se limitan al impacto de la conducta corporativa en la competencia en el mercado.

MIRA: Trump tuvo otro fin de semana salvaje en Twitter y por esto no deberíamos normalizarlo

David Vladeck, profesor de derecho de la Universidad de Georgetown y ex alto funcionario de protección al consumidor de la FTC, dijo que cualquier presión del gobierno para restringir la forma en que las plataformas privadas moderan sus sitios web podría provocar preguntas sobre la Primera Enmienda.

“Este es solo otro ejemplo de Trump pensando que la Constitución lo convierte en rey, pero no lo hace”, comentó.

Quejas de mucho tiempo por parte de los conservadores

Trump y algunos conservadores se han quejado durante mucho tiempo acerca de que las plataformas tecnológicas censuran cónsul algoritmos las voces de derecha. Los reclamos se derivan de la percepción de que la fuerza laboral, en gran medida de izquierda, de Silicon Valley ha diseñado productos de redes sociales para discriminar a los conservadores, aunque las compañías niegan firmemente dichas acusaciones.

Algunos ejecutivos, como el presidente ejecutivo de Facebook Mark Zuckerberg, han tratado de acomodar voces conservadoras reuniéndose con ellos en privado e incluso encontrándose con el propio Trump.

Trump ha sugerido anteriormente que el gobierno de EE.UU. podría tomar medidas contra los medios que no le gustan. El año pasado, la Casa Blanca creó un sitio web para solicitar quejas del público sobre el sesgo político percibido por las empresas de tecnología, y Trump ha pedido un examen de la licencia de televisión de NBC, a pesar de que no tiene una.

A principios de este mes, Trump tuiteó: “La izquierda radical está a cargo y en control total de Facebook, Instagram, Twitter y Google”, y prometió, sin detalles, que su gobierno “remediaría esta situación ilegal”. Después de esa publicación, The Wall Street Journal informó que Trump ha considerado establecer una comisión de la Casa Blanca para estudiar las acusaciones conservadoras de sesgo.

Our commenting policy has changed. If you would like to comment, please share on social media using the icons below and comment there.