Noticias

Para aquellos con trastorno dismórfico corporal, las máscaras hacen más que proteger. Les ayudan a funcionar

Posted February 22, 2021 10:23 a.m. EST

— (CNN) — Para Lavinia Darr, un autobús público era un territorio peligroso.

Estaban los otros pasajeros, a quienes temía que estuvieran horrorizados por sus defectos físicos.

Y estaban los espejos y las ventanas, que sabía que la impulsarían a un profundo odio hacia sí misma.

El viaje diario debilitaba a la joven de 23 años, porque el trastorno dismórfico corporal (TDC) definía muchas partes de su vida diaria.

Pero una tarde en un 2020 sacudido por la pandemia, Darr revisó compulsivamente el espejo del autobús en busca de defectos y vio una máscara en su lugar.

«No pude ver ninguna de las características con las que me obsesionaba», le dijo a CNN. «La máscara me cubre la nariz y la mandíbula, y yo dije: ‘Wow. Mi cabello está muy lindo hoy».

Por lo general, dijo Darr, un vistazo de su reflejo la lleva a pensamientos dismórficos.

Pero ahora, para ella y para otras personas que luchan contra el trastorno dismórfico corporal, usar máscaras hace que la vida cotidiana sea más llevadera.

El trastorno dismórfico corporal es una condición extrema que puede llevar a algunos a extremos

El TDC es una enfermedad psiquiátrica en la que las personas se preocupan por los defectos físicos percibidos en la medida en que afectan el funcionamiento diario.

Para Darr, una de las cinco a 10 millones de personas que sufren de trastorno dismórfico corporal en EE. UU., esos defectos son su mentón y nariz.

Quiere «una mandíbula que puede cortar vidrio», dice. Y ella realiza compulsivamente maniogras para manipular su rostro con este fin.

«Tomo mis pulgares y los deslizo contra mi mandíbula para intentar que se vea diferente», dijo.

La revisión que hace Darr de su cuerpo, ya sea con los pulgares o en el espejo, es compulsiva entre muchas. Otros con dismorfia corporal pueden rascarse la piel o buscar cirugías cosméticas. En casos severos, los pacientes pueden realizar auto cirugías y amputaciones.

La Dra. Eda Gorbis ha trabajado con pacientes con TDC desde la década de 1990 y actúa como directora del Westwood Institute for Anxiety Disorders, Inc. en Los Ángeles.

Dijo que ha visto pacientes con más de 100 procedimientos plásticos a cuestas.

«Es una enfermedad médica muy grave», dijo. «La retroalimentación de los ojos y del cerebro no se procesa correctamente. No ven el bosque por los árboles, por lo que se concentran demasiado en los detalles».

Las máscaras los ayudan a camuflarse, hasta cierto punto

Para personas como Darr, con fijaciones en el rostro, las máscaras pueden aliviar algunos de estos síntomas compulsivos.

«Las máscaras lo hacen más fácil. Todo este año usando máscaras ha sido genial», dijo. «Protege a otras personas de mi misteriosa fealdad, y a mí misma».

Gorbis ha notado que muchos de sus pacientes se sienten aliviados por el uso generalizado de máscaras.

Ella dijo que la pandemia ha apoyado una tendencia preexistente en los pacientes con trastorno dismórfico corporal de aislarse y ocultar sus rasgos.

«Sin la pandemia, se camuflan», dijo Gorbis a CNN. «No se aventuran a salir. Entonces, quedarse en casa para ellos ahora es genial, y usar una máscara es fantástico».

Pero, dijo Gorbis, no es una solución a largo plazo. Los puntos de fijación para los pacientes con trastorno dismórfico corporal no son realmente fijos.

«Es como los hipocondriacos», dijo. “Con la hipocondría, [la obsesión] pasa de un órgano a otro: ‘Es mi apéndice, es mi corazón, es mi estómago’. Con TDC, es la parte del cuerpo».

Pero es un paso hacia la autoaceptación para algunos

Eli, un hombre trans de 23 años, pidió no ser identificado por su nombre completo por motivos de privacidad.

Dijo que entiende que las máscaras no son la única solución a sus problemas.

Pero sufriendo tanto de TDC como de disforia de género, dijo que lo ayudan a él y a otros a afirmar mejor su identidad de género.

Ahora más que nunca, la gente lo está categorizando correctamente en los espacios públicos.

«Entré en una tienda de abarrotes con una máscara y ropa holgada, y alguien me tocó el hombro y dijo ‘Disculpe, señor'», le dijo a CNN. «Ni siquiera recuerdo lo que dijeron. Lo único que recuerdo es que me llamaron ‘señor'».

Incapaz de tomar testosterona, Eli dijo que tanto la disforia de género como el TDC hacen que se enfoque en su rostro.

«Tengo rasgos muy suaves y una mandíbula muy suave», dijo. «Cuando uso una máscara, esconde mi mandíbula y me siento mucho más seguro».

Dijo que el TDC agrega otra capa de dificultad cuando se trata de la autoaceptación como persona trans, especialmente en lo que respecta a comunicar su inclinación sexual.

«Me peleé conmigo mismo por eso durante años», dijo. «He comunicado esto cuatro veces diferentes a lo largo de mi vida, y luego me empujo de nuevo a esconderme».

Sin embargo, tener un género adecuado ayuda, y la forma en que las máscaras facilitan esto las convierte en una «manta de seguridad», dijo, mientras trabaja hacia la autoaceptación.

Our commenting policy has changed. If you would like to comment, please share on social media using the icons below and comment there.