Noticias

OPINIÓN | Vicepresidente Pence, destituya a Trump ahora

Posted January 7, 2021 1:36 p.m. EST

— Nota del editor: Frida Ghitis, exproductora y excorresponsal de CNN, es columnista de asuntos mundiales. Es colaboradora frecuente de la sección de opinión de CNN, columnista colaboradora de The Washington Post y columnista de World Politics Review. Puedes seguirla en su cuenta de Twitter, @fridaghitis. Las opiniones expresadas en este comentario son suyas. Puedes leer más artículos como este en cnne.com/opinión.

(CNN) — ¿Qué más se necesita? El presidente Donald Trump ha llevado al país a profundidades de división, malestar e inestabilidad que alguna vez hubieran sido impensables, incluso si fueran completamente predecibles. El mundo entero observó horrorizado cómo una multitud de partidarios de Trump, un frenesí incitado por el presidente, irrumpieron en el Capitolio de EE. UU., rompieron ventanas, forzaron un cierre y pusieron fin temporal a una afirmación por mandato constitucional de la victoria del presidente electo Joe Biden en las elecciones de noviembre.

¿Qué más se necesita?

Es hora de que el vicepresidente Mike Pence y los miembros del gabinete saquen al país del borde del abismo y destituyan a Trump de su cargo.

A Trump solo le quedan un poco menos de dos semanas como presidente, pero cada día es un día en el que está dañando a la nación.

Cada día el daño se vuelve más difícil de curar. Cada día que está en el cargo, existe una posibilidad muy real de que desate a sus partidarios de formas nuevas y dañinas. No es de extrañar que la gente esté usando el término «guerra civil» al contemplar lo que podría pasar, aunque por ahora eso, afortunadamente, todavía parece evitable.

MIRA: Facebook extiende restricciones a la cuenta de Donald Trump durante al menos dos semanas y tal vez «indefinidamente»

Las escenas del Capitolio están siendo observadas por todo el mundo. Estados Unidos nunca ha sido más profundamente humillado. Su reputación está hecha jirones. Pero el país también se enfrenta a una de las pruebas más cruciales de sus casi 250 años de historia.

¿Sobrevivirá su democracia?

El mismo día que Trump reunió a sus partidarios, convirtiéndolos en una turba violenta, destructiva y violadora de la ley, Pence logró enfrentarse públicamente al presidente por primera vez. Como parte de su intento de golpe preventivo, su esfuerzo por evitar que los ciudadanos estadounidenses tuvieran el presidente que eligieron, Trump había estado presionando a Pence para que rechazara la votación del Colegio Electoral que había confirmado la victoria de Biden.

El 6 de enero, según lo dicta la Constitución, era el día en que se suponía que Pence debía cumplir con el deber de presidir una sesión conjunta del Congreso en la que ambas cámaras contarían el voto del Colegio Electoral y declararían a Biden ganador. Trump quería que de alguna manera convirtiera el evento en una oportunidad para bloquear el ascenso de Biden. Pence encontró su voz y le dijo «No».

MIRA: El vicepresidente Mike Pence rompe con Donald Trump por su rol en el Colegio Electoral

En una carta publicada solo unas horas antes de la sesión, mientras Trump hablaba con sus partidarios en un mitin, Pence dijo: «Mi juramento de apoyar y defender la Constitución me impide reclamar autoridad unilateral para determinar qué voto electoral debe contarse y cuál no.» Concluyó señalando que cuatro años antes hizo el juramento que terminaba con «Dios mío, ayúdame», y terminó su carta haciendo lo mismo.

Si Pence está pensando en su deber con la Constitución y busca la fuerza de Dios, debe buscar el valor para invocar la Enmienda 25.

Hasta hoy, Pence había sido uno de los facilitadores de Trump, uno de sus cómplices. Ahora tiene la oportunidad de salvar a la nación. La Constitución no le dio a Pence el poder de bloquear los votos del Colegio Electoral, pero le da la capacidad de salvar la nación. La Enmienda 25, Sección 4, dice:

«Siempre que el vicepresidente y la mayoría de los principales funcionarios de los departamentos ejecutivos o de cualquier otro órgano que el Congreso disponga por ley, transmitirán al presidente pro tempore del Senado y al Presidente de la Cámara de Representantes su declaración escrita de que el presidente no puede desempeñar los poderes y deberes de su cargo, el vicepresidente asumirá inmediatamente los poderes y deberes del cargo como presidente interino».

MIRA: ¿Qué es la 25ª Enmienda y cómo funciona?

Estados Unidos se encuentra en medio de un intento de golpe de Estado por parte de Trump y sus partidarios. Esto no es una sorpresa.

Es la razón por la que el presidente del Estado Mayor Conjunto, el general Mark Milley, tuvo que recordarles a las tropas y asegurarle al país que los militares no se involucrarían en la política interna. Es la razón por la que todos los exsecretarios de Defensa vivos escribieron una carta en la que decían que los militares debían mantenerse fuera del proceso político.

Era casi inconcebible que fuera necesario decirlo. Pero, ¿alguien duda ahora de que Trump intentaría utilizar al ejército para mantenerse en el poder si tuvieran la capacidad para hacerlo?

La actual calamidad nacional es culpa de Trump, pero no solo suya. Todos los miembros del Congreso que le permitieron (Mitch McConnell, Kevin McCarthy, Steve Scalise, Josh Hawley, Ted Cruz, todos los republicanos que excusaron sus cada vez más alarmantes transgresiones a lo largo de los años) ayudaron a llevarnos a este lugar. Los que se unieron a sus escandalosos esfuerzos para afirmar que las elecciones estaban amañadas tienen aún más culpa.

Y sí, Pence ha sido uno de esos facilitadores. Pero ahora tiene la capacidad de comenzar a expiar.

MIRA: Cronología: así fue como una turba violenta pro-Trump irrumpió en el Capitolio de Estados Unidos

Debería organizar la destitución de Trump del poder para que el país pueda al menos limitar la capacidad de Trump de causar aún más lesiones a la nación. Dos semanas de presidencia no es mucho tiempo, pero el riesgo ahora es demasiado grande.

A pesar de las súplicas de dentro y fuera del edificio, Trump se tardó en darles instrucciones a sus partidarios que salieran del Capitolio. Pence, con una fuerza recién descubierta, les dijo que «salieran inmediatamente del edificio». Cuando Trump finalmente lanzó un video diciéndoles que se fueran a casa, lo usó para repetir la mentira de que la elección fue robada y parecía estar preparando a sus partidarios para otro impulso.

Para entonces, por supuesto, Trump ya había vuelto a las turbas contra su vicepresidente.

¿Qué más se necesita?

El mundo entero esta viendo. Está viendo disparar armas dentro de la Cámara de Representantes, a pocos metros de los miembros electos del Congreso. Está viendo a las turbas de Trump intentar reemplazar la bandera estadounidense con una bandera de Trump sobre el Capitolio. Es ver a los alborotadores en la silla de podio que preside el Senado, amenazando a la policía dentro del Capitolio, violando la santidad de lo que alguna vez fue el santuario de la democracia representativa.

¿Qué más se necesita?

Our commenting policy has changed. If you would like to comment, please share on social media using the icons below and comment there.