Noticias

OPINIÓN | La próxima pandemia podría ser aún peor

Posted April 29, 2020 12:49 p.m. EDT

— Nota del editor: Jamie Metzl es miembro de la comisión asesora internacional de la Organización Mundial de la Salud sobre edición del genoma humano, exfuncionario del Consejo de Seguridad Nacional y autor de “Hacking Darwin: Ingeniería genética y el futuro de la humanidad”. Andrew Hessel es el presidente de Genome Project-write y el presidente de Humane Genomics. La doctora Hansa Bhargava es directora médica senior en WebMD y MedScape. Las opiniones expresadas en este comentario son las de los autores; Ver más artículos de opinión sobre CNNe.com/opinion.

(CNN) — Esto es guerra.

Una guerra mundial.

No contra un país o régimen, sino contra un virus: un invasor enemigo que es tan extraño para la mayoría de las personas como invisible, y que no se ve afectado por las fronteras, la política o la moral de la humanidad.

Después lentos y peligrosos comienzos en China, Europa y Estados Unidos, el mundo ahora se está movilizando para enfrentar la pandemia de covid-19 en un momento con todas las manos a la obra. Este contraataque ya está mostrando resultados preliminares, pero gran parte de nuestro esfuerzo será en vano si nos desmovilizamos por completo una vez que se gane esta batalla.

Hay una razón por la cual los militares no se desmovilizan después de cada guerra. Para enfrentar amenazas continuas, nuestros ejércitos mantienen capacidades continuas. A pesar de que nos hemos enfrentado a terribles pandemias antes, ahora sufrimos innecesariamente porque no hemos aplicado sus lecciones a nuestra guerra en curso con patógenos mortales.

Si algún militar hubiera fracasado tan espectacularmente como los gobiernos del mundo en la preparación y prevención de esta crisis, sus líderes habrían sido despedidos de manera sumaria. Los comandantes que los reemplazarían serían juzgados por su capacidad de hacer todo lo posible para prevenir la próxima crisis.

A medida que las palancas del poder estatal y la salud pública en todo el mundo ahora se ponen en marcha, podemos esperar mejores resultados en los próximos meses, que pueden incluir el desarrollo continuo de una o más vacunas contra el covid-19 y estrategias terapéuticas para cuidados críticos

Pero incluso una vez que tengamos una vacuna, no podemos permitir una desmovilización total porque, a pesar de lo grave que es este virus, las futuras pandemias podrían ser aún peores.

El nuevo coronavirus golpea el punto dulce raro para las enfermedades infecciosas. Causa enfermedad, pero muchas personas tienen síntomas leves o son asintomáticos, lo que facilita la propagación. No fue tan mortal que inmovilizó a sus nuevos anfitriones inmediatamente o, como sería el caso del Ébola, provocó una cuarentena inmediata de las áreas afectadas. Tuvo éxito en parte porque la verdadera amenaza no fue reconocida de inmediato.

El mundo de la biología es dinámico por definición, por lo que siempre ha habido la posibilidad de que virus mortales como este salten de animales a humanos. Siempre ha sido una cuestión de cuándo, no si iba a suceder. Sin embargo, a través de nuestra destrucción de hábitats nacionales, el crecimiento de la población, los viajes internacionales, la cría de animales a escala industrial y otras acciones, nuestra especie ha exacerbado masivamente esta amenaza.

Pero los virus que surgen naturalmente podrían palidecer en comparación con los virus que podrían ser creados por las nuevas y poderosas herramientas de la biología sintética, agentes diseñados con precisión para causar daño.

Un artículo reciente en la revista Nature Medicine que evalúa los orígenes probables del nuevo coronavirus concluyó que, cualquiera que sea el origen del brote en sí, el sars-cov-2 es más probable que ocurra naturalmente debido a la forma relativamente ineficiente de secuestrar células humanas. En otras palabras, si un ingeniero genético malicioso manipulara intencionalmente un virus para ser mortal y contagioso, podría hacer un trabajo mucho mejor.

En 2017, la Universidad de Alberta en Canadá sintetizó un virus extinto de la viruela del caballo, primo de la viruela, por alrededor de US$ 100.000.

Esta ciencia ha avanzado tan rápidamente y el costo ha bajado tan precipitadamente que hoy se podría lograr la misma hazaña por solo unos pocos miles de dólares. A diferencia de las armas nucleares, cuyo desarrollo necesita el tipo de infraestructura masiva generalmente reservada para los estados nacionales, el desarrollo de un patógeno sintético ahora está dentro de la capacidad de muchos grupos o incluso individuos distribuidos en todo el mundo. La próxima pandemia puede no ser un accidente de la naturaleza.

Pero si pensamos en nuestra lucha contra todos y cada uno de los agentes infecciosos como un campo de batalla, lo cual deberíamos, entonces deberíamos aprender de nuestros ejércitos más efectivos sobre la mejor manera de prepararse para lo que se nos avecina.

Aquí está el plan:

1. Mantener capacidades esenciales: los soldados en nuestra lucha contra los patógenos mortales son nuestros funcionarios de salud pública, médicos, planificadores gubernamentales y modeladores de datos. Para desarrollar las capacidades permanentes que necesitaremos para esta lucha, debemos invertir el tiempo y el dinero necesarios para prepararnos para eventos raros pero inevitables. Con los brotes de enfermedades, paga un poco ahora por la preparación o paga mucho más tarde por la respuesta, solo con más sufrimiento humano agregado a la etiqueta del precio. Una vez que tengamos a este personal, debemos planificar y entrenar como nuestras vidas dependen de ello. Ellos lo hacen.

2. Desarrollar redes de vigilancia global y local: los militares invierten recursos masivos en el monitoreo de cada acción de su enemigo a través de redes satelitales, espías y análisis de datos. Para estar preparados para la próxima pandemia, debemos desarrollar nuevos sistemas de sensores que puedan identificar nuevos agentes infecciosos en tiempo real y utilizar análisis de datos avanzados para identificar patrones preocupantes de enfermedades mucho antes de que surja un brote importante.

3. Construir y mantener una red de alianzas: pocos ejércitos pueden triunfar solos, y ningún país puede protegerse solo de un patógeno mortal. La preparación para una pandemia debe convertirse en un componente central y continuo de la cooperación internacional. La Organización Mundial de la Salud puede desempeñar el papel central en este proceso, pero solo si tiene los recursos, el personal y el mandato para tener éxito. Debemos hacer que eso suceda.

4. Desarrollar capacidad de respuesta a emergencias: los militares tienen fuerzas expedicionarias para llevar la batalla al enemigo donde sea que se origine una amenaza. Necesitamos las mismas capacidades para pandemias. En el momento en que se activa una alarma que indica un posible brote patógeno, los equipos capacitados de respuesta a emergencias, tanto nacionales como internacionales, deben estar listos para movilizarse y estar equipados con herramientas y autoridad para responder.

5. Personal desplegado hacia adelante y armamento: el transporte de personal y equipo a lugares lejanos es costoso y lento, razón por la cual los ejércitos líderes despliegan personas y equipos cerca de los teatros donde probablemente serán necesarios. La organización de la Reserva Estratégica Nacional de EE.UU. puede necesitar una revisión para acercar más equipos médicos a las líneas del frente en los principales centros urbanos. En los últimos años, el gobierno de EE.UU. retiró a parte del personal de los países extranjeros que trabajan en la prevención de enfermedades. Como estamos viendo ahora, si no luchamos contra la escaramuza de un agente patógeno en su origen, podemos terminar peleando una guerra importante en cualquier otro lugar.

6. Invertir en las armas defensivas del futuro: los militares siempre están construyendo la próxima generación de armas y trabajando para contrarrestar las últimas innovaciones del enemigo. Ahora necesitamos intensificar nuestros esfuerzos para crear plataformas de vacunas que puedan contrarrestar rápidamente nuevas amenazas, así como vacunas universales diseñadas para atacar clases enteras de virus. Aquí, el creciente poder de la biología sintética para diseñar, construir y desplegar rápidamente contramedidas en tiempo casi real puede ser una fuerza poderosa para el bien.

Hay pocas dudas de que no estábamos preparados para la crisis terrible y en gran medida evitable que enfrentamos ahora. Nuestra respuesta global, mal planificada, con recursos insuficientes, y desordenada, ha provocado más de 200.000 muertes, interrumpido masivamente nuestras vidas y causado billones de dólares en consecuencias económicas.

Debemos avergonzarnos si nos atrapan sin preparación la próxima vez.

Our commenting policy has changed. If you would like to comment, please share on social media using the icons below and comment there.