Noticias

OPINIÓN | La policía tiene poderes que nadie más posee en EE.UU.

Posted June 11, 2020 5:51 p.m. EDT

— Nota del editor: Eric Adams es el presidente del condado de Brooklyn. Sirvió en la policía de Nueva York durante 22 años antes de retirarse como capitán en 2005. Las opiniones expresadas en este comentario son suyas. Ver más opinión en CNNe.com/opinión.

(CNN) — La muerte de George Floyd ha provocado importantes conversaciones sobre la eficacia de la protesta y la forma en que nuestro país devalúa sistemáticamente las vidas de los negros.

También ha resurgido un conocido debate sobre la policía. No soy ajeno a estas conversaciones. Toda mi carrera, que se remonta a mi tiempo en el Departamento de Policía de la Ciudad de Nueva York, se ha dedicado a combatir la mala conducta policial. Recuerdo los días en que marchaba en protestas contra la política de parar, preguntar y registrar, luego me ponía el uniforme y patrullaba esas mismas protestas por la noche.

A medida que las protestas se han extendido por Estados Unidos a raíz de la muerte de Floyd, hemos visto estallar escaramuzas entre los manifestantes y la policía en una ciudad tras otra. En muchos casos, los agentes han actuado con agresión no provocada, utilizando armas de guerra contra sus conciudadanos estadounidenses.

En otros, un pequeño grupo de agitadores supuestamente se ha dirigido en forma deliberada a las fuerzas del orden, buscando provocarlos para sus propios fines, y no para los del movimiento más amplio por la justicia.

Sin embargo, legítimamente tenemos a la policía a un nivel más alto. La policía tiene dos poderes que nadie más en el país, ni siquiera el presidente, tiene: el derecho a quitar la vida y el derecho a la libertad.

Todas las profesiones, particularmente aquellas que involucran altos niveles de estrés, tienen diferentes niveles de especialización. Algunos médicos no están preparados para ser médicos de la sala de emergencias. Algunos educadores no son aptos para enseñar a los niños de jardín de infantes. Eso no quiere decir que carecen de profesionalismo o habilidad, sino que necesitan encontrar un rol dentro de su campo que se ajuste a su conjunto de habilidades y temperamento.

Lo mismo se aplica a la vigilancia. En la Policía de Nueva York, al igual que en varios departamentos de todo el país, las movilizaciones (cuántos agentes están desplegados en un momento dado) se clasifican por nivel: 1, 2, 3 y 4. Cada uno implica una mayor respuesta policial. Pero cuando llevamos a cabo movilizaciones, no pensamos lo suficiente en a quién estamos desplegando, y si es probable que enfríen la situación o inflamen un ambiente ya tenso. Algunos agentes, por ejemplo, pueden ser mejores para llevar a cabo ataques de drogas, donde se justifica una mayor fuerza, que una protesta, donde se necesita un toque más ligero.

Por supuesto, no podemos excusar ninguna forma de mala conducta policial. La historia de las quejas contra Derek Chauvin antes de su encuentro con George Floyd es un doloroso recordatorio de que el hecho de no eliminar a los malos agentes a menudo conduce a resultados fatales. Si un policía muestra alguna forma de agresión no provocada, y mucho más si es desprecio por la vida humana, debe rendir cuentas.

Cualquier miembro experimentado de la policía le dirá que lo más importante que debe hacer durante una protesta es reducir la escala. Con un asalto no provocado, una manifestación pacífica puede convertirse rápidamente en un motín. Es por eso que cada departamento debe identificar de manera proactiva a un cuerpo de oficiales que pueda servir como respuesta de primera línea a las protestas. Estos agentes deben tener habilidades de comunicación estelares y saber cómo ejercer un nivel adecuado de moderación, sin importar las circunstancias. Cuando los nuevos reclutas se unen por primera vez a la fuerza, cada departamento debe tener evaluaciones estandarizadas para determinar las mejores tareas para cada agente.

Mientras evaluamos el temperamento, también debemos buscar maneras de aliviar los problemas de salud mental. Un creciente cuerpo de investigación vincula la mala salud mental con el bajo rendimiento laboral en una variedad de campos, y los policías no son la excepción. Un agente de policía que se enfrenta a un estrés significativo tiene más riesgo de hacerse daño a sí mismo y a los demás. Los departamentos deben mejorar las evaluaciones psicológicas para los nuevos agentes, reevaluar cada tres años y ofrecer licencias de seis meses con un pago del 50%, o del 66% si un agente elige usar su licencia para trabajar en una organización comunitaria, brindando servicios a los residentes.

En los últimos años, la financiación sin precedentes del gobierno federal se ha canalizado a los departamentos de policía de todo el país. Esos dólares a menudo vienen sin condiciones y han suscrito gastos significativos en equipo de estilo militar para oficiales de policía, como hemos visto de cerca en innumerables transmisiones en todo el país. El Congreso debería ordenar que el financiamiento federal futuro para los departamentos esté condicionado a la adopción de sesgos implícitos y capacitación de reducción progresiva.

En última instancia, reformar la aplicación de la ley es solo una pieza del rompecabezas más grande. Los disturbios actuales en todo el país representan más que la rodilla en el cuello de George Floyd. Se trata de la comprensión generalizada entre los estadounidenses negros, como el reverendo Al Sharpton reconoció durante el reciente servicio conmemorativo, que este país ha tenido su rodilla en el cuello colectivo durante demasiado tiempo. Antes de patrullar cualquier protesta durante mi tiempo en la Policía de Nueva York, les diría a mis agentes que son los guardianes de su hermano. Si podemos comenzar a ver a nuestros conciudadanos estadounidenses con el mismo sentido de obligación mutua, la muerte de George Floyd no habrá sido en vano.

Our commenting policy has changed. If you would like to comment, please share on social media using the icons below and comment there.