Noticias

OPINIÓN | En Florida, los votantes puertorriqueños tienen la clave para una posible victoria electoral

Posted November 2, 2020 3:01 p.m. EST

— Nota del editor: Pedro Reina-Pérez es profesor de la Universidad de Puerto Rico y profesor invitado en la Universidad de Harvard. Síguelo en Twitter: @pedroreinaperez. Las opiniones expresadas en este comentario son suyas. Lee más artículos de opinión en CNNE.

(CNN) — Mientras hablaba en Florida el mes pasado, el presidente Donald Trump hizo lo que algunos pueden considerar una llamada inusual a los puertorriqueños.

«Será mejor que voten por mí, Puerto Rico», alardeó Trump, después de afirmar falsamente que es «lo mejor que le ha pasado a Puerto Rico». Aunque los puertorriqueños en la isla, un territorio estadounidense desde 1898, no pueden votar, hay más de 850.000 de ellos que pueden hacerlo en el estado del Sol. Los boricuas tienen el 27% de la participación estatal del electorado latino en las elecciones de 2020, solo superados por los cubanos que representan el 29%. Y la campaña de Trump es muy consciente de ello.

A principios de octubre, el presidente obtuvo el respaldo de la gobernadora de Puerto Rico, Wanda Vázquez Garced. Vázquez Garced, quien está en el cargo desde que el gobernador Ricardo Rosselló fuera derrocado en el verano de 2019, tiene poca o ninguna influencia política entre los puertorriqueños. Perdió arrasadoramente su candidatura primaria para un mandato completo en agosto y enfrentó una investigación del fiscal especial local por presunto mal manejo de suministros para las víctimas de los terremotos de enero.

OPINIÓN | Puerto Rico necesita más que la cínica estratagema de Trump

Trump lanza rollos de papel en Puerto Rico 0:35

La gobernadora iba a aparecer con Trump en el aeropuerto de Sanford, a unos 50 km al norte de Orlando, justo en el corazón de la comunidad puertorriqueña del estado, la semana en que dio positivo por coronavirus. El diagnóstico dio un vuelco a lo que debería haber sido una aparición importante que la campaña de Trump esperaba que hubiera cimentado el apoyo boricua al presidente.

Extendiéndose a través del estado desde Orlando hasta Tampa, en lo que comúnmente se conoce como el «Corredor I-4», esta región es el hogar de casi 1,2 millones de puertorriqueños que se han reasentado en el estado principalmente durante los últimos 20 años. Ahora ejercen un poder considerable para influir en el resultado final de las elecciones generales, y el Partido Republicano lo sabe. Para Trump, ganar Florida es crucial para una victoria y para eso probablemente necesite tener a los puertorriqueños de su lado. Este resultado, sin embargo, no es tan simple como parece, particularmente después de la historia polémica y problemática del presidente con la isla, sus líderes políticos, y especialmente aquellos que favorecen su plena integración como estado.

El mitín de Trump para cortejar el voto puertorriqueño habría coincidido con el tercer aniversario de su infame visita a la isla en 2017, en la que fue filmado arrojando toallas de papel a los sobrevivientes, casi dos semanas después de que el huracán María de categoría 4 arrasara el territorio. El momento sigue siendo un triste recordatorio de su falta de empatía y comprensión por las personas que ahora puede necesitar para superar obstáculos electorales considerables para ganar un segundo mandato en la Casa Blanca.

Durante los últimos tres años, su administración ha sido criticada por su respuesta lenta y defectuosa a la devastación causada por María, sin embargo, sus tuits resistieron cualquier crítica: «Puerto Rico obtuvo mucho más dinero que Texas y Florida juntos, pero su gobierno no puede hacer ninguna cosa bien, el lugar es un desastre, nada funciona», tuiteó en 2019.

Fondos del Gobierno de Trump para Puerto Rico se usarán en reconstrucción del sistema eléctrico y escuelas públicas

Pero un informe de la Oficina del Inspector General del Departamento de Seguridad Nacional se mostró en desacuerdo con él al afirmar que «FEMA no puede garantizar que se proporcionen productos básicos a los sobrevivientes del desastre de Puerto Rico según sea necesario para mantener la vida y aliviar el sufrimiento como parte de su misión de respuesta y recuperación». Según el informe dado a conocer a fines de septiembre, solo el 37% del agua y el 45% de las comidas llegaban a los centros de distribución porque la agencia manejó mal el proceso, confirmando así lo que los puertorriqueños denunciaron durante mucho tiempo. Toda la operación de socorro, con miles de vidas en juego, fue un completo desastre.

Al afirmar ser «lo mejor que le ha pasado a Puerto Rico», Trump ignora deliberadamente la bien documentada historia de desdén que ha mostrado por la isla y su gente. En 2019 se jactó: «Puerto Rico es uno de los lugares más corruptos del mundo. Su sistema político está roto y sus políticos son incompetentes o corruptos». El presidente ahora está en una situación difícil con este segmento del electorado y necesita inventar nuevos trucos para salvar cualquier posibilidad de ser reelegido.

«A medida que avanza en Florida Central, también lo hace el camino hacia la Casa Blanca», escribió la excongresista Ileana Ros-Lehtinen en un artículo de opinión publicado en The Orlando Sentinel en agosto. «Florida central ha sido decisiva para todos los candidatos presidenciales republicanos desde 1992. En todas las elecciones en las que el candidato presidencial republicano gana el 50% o más de una docena de condados clave de Florida central, gana el estado y la presidencia». Estas palabras conllevaron una terrible advertencia para la campaña de Trump.

Ros-Lehtinen, una política distinguida de la comunidad cubana en Florida, sabe un par de cosas sobre política en el estado. Citando un estudio reciente del Instituto James Madison, que reveló que la apertura a la estadidad puertorriqueña es el tema que mueve los votos para los floridanos centrales de ascendencia puertorriqueña, señala lo obvio.

«Mi partido, el Partido Republicano, no puede ganar en Florida sin ganar en Florida Central. Y ya no podemos ganar Florida Central sin tener un porcentaje suficientemente alto de este voto de la ‘diáspora’ puertorriqueña», escribió en el artículo de opinión. «Nada de esto significa que un candidato debe respaldar la condición de Estado puertorriqueño para ganar la Florida Central. Sin embargo, requiere absolutamente que un candidato (especialmente uno republicano) sea abierto y respetuoso con esta aspiración», argumentó.

Lograr esto con un candidato tan impredecible y racista será un desafío formidable para el Partido Republicano.

Hablando con Fox News el mes pasado, el presidente se resistió a cualquier respaldo a la estadidad para Puerto Rico, descartando el controvertido tema diciendo que «muchos puertorriqueños no quieren la estadidad».

Refiriéndose a los rumores de un plan de los demócratas para ofrecer la estadidad a Washington, así como para aumentar su número de escaños en el Senado, agregó «¿cómo se vería la bandera?». Dado su historial de inconsistencias y su desprecio por los puertorriqueños, Trump no tiene opciones viables para atraer a los votantes puertorriqueños en el Corredor I-4 a su lado. Es muy posible que sean la clave de la suerte de Trump.

Our commenting policy has changed. If you would like to comment, please share on social media using the icons below and comment there.