Noticias

OPINIÓN | El gran problema de Trump en la Florida

Posted October 27, 2020 6:38 a.m. EDT

— Nota del editor: Chris King fue el candidato demócrata de 2018 para vicegobernador de la Florida, una carrera decidida por un 0,4% de más de 8 millones de votos. Es el director ejecutivo de Elevation Financial Group, un proveedor de viviendas asequibles con sede en Orlando, Florida. Síguelo en Twitter @ChrisKingFL. Las opiniones expresadas en esta columna son suyas. Lee más artículos de opinión en CNN.

(CNN) — «Florida, Florida, Florida», dijo el difunto Tim Russert la noche de las elecciones de 2000, una observación profética sobre lo que se convertiría en el campo de batalla electoral más importante de la nación. Dos décadas y cinco campañas presidenciales más tarde, el estatus de la Florida como el eterno estado más cambiante de los estados indecisos sigue sin ser cuestionado. Y este año volveremos a emitir los votos decisivos sobre si acabar o extender la presidencia de Donald Trump.

Estas son las buenas noticias para Trump: a la Florida le gustan los presidentes en ejercicio. La Florida no ha votado en contra del político en el cargo en 40 años, entregando nuestros votos electorales al presidente en ejercicio de ambos partidos durante las últimas cuatro décadas seguidas. Trump también es un floridano ahora, ganando la ventaja del campo local después de que cambió su residencia al condado de Palm Beach.

Aquí están las malas noticias para Trump: todo lo demás.

El estado está en caída libre. Los hoteles y parques temáticos han despedido a decenas de miles de personas. Las líneas de distribución de alimentos tienen cientos de coches de profundidad. Cerca de 100.000 pequeñas empresas han sido cerradas permanentemente, acabando con una generación de empresarios. Los hoteles abandonados se alinean en las calles de Kissimmee, a la sombra del ratón más famoso del estado, y sirven como último recurso de sufrimiento para muchos.

Nuestras playas se están erosionando y nuestras ciudades se están hundiendo, las últimas víctimas del cambio climático descontrolado. Tenemos una crisis de viviendas asequibles en medio del peor desastre de salud pública en los tiempos modernos. Y la Florida, que no adoptó la Ley de Atención Médica Asequible bajo el liderazgo del Partido Republicano, ha dejado a millones de personas sin seguro y desprotegidas de este virus mortal.

Entre marzo y agosto, 3,5 millones de floridanos solicitaron beneficios por desempleo, y el sistema inadecuado del estado ha dejado a los residentes de todo tipo en la calle sin poder ni siquiera acceder a la plataforma en línea. Aquellos que reciben beneficios sufren bajo tasas brutalmente bajas. Y se espera que las familias sobrevivan con un par de cientos de dólares cada semana. Una cantidad tan insignificante que nuestro gobernador respaldado por Trump tuvo que rechazar la contribución del gobierno federal por no cumplir con los requisitos mínimos. Las cosas no están soleadas en el estado del sol.

Necesitamos esperanza. Necesitamos liderazgo. Necesitamos un gobierno que pueda mantener a las personas seguras. Y crear una atmósfera en la que todos, no solo los ricos, puedan prosperar. Como empresario de toda la vida y propietario de una pequeña empresa, sé de primera mano cómo la economía de la Florida está dejando atrás a nuestros trabajadores esenciales.

Los empleados de nuestra industria de servicios suelen ser los peor pagados, los menos asegurados y los primeros en ser despedidos cuando surgen problemas. Nuestros comerciantes y maestros no piden más que un salario justo, solo quieren el sueldo justo que merecen. Millones de floridanos no pueden pagar una vivienda o una atención médica adecuada, y quieren un presidente que no solo vea su difícil situación, sino que realmente se identifique con ellos y quiera ayudar. Aquí es donde Joe Biden sobresale; rezuma compasión en un momento en que los votantes más lo desean.

MIRA: Trump votó anticipado en el estado de Florida

Después de derrotar al virus, el próximo presidente tendrá la monumental tarea de reconstruir nuestra economía. Por desalentador que parezca, un líder competente y estratégico puede aprovechar esta oportunidad para compartir una visión de una nueva economía con empleos mejor remunerados, más atención a las necesidades de los trabajadores y un compromiso con los avances en energía renovable. La economía de la Florida siempre ha sido más vulnerable por su dependencia del turismo. Aprendimos duramente esa lección en la Gran Recesión. Y las sucesivas administraciones estatales republicanas no han logrado abordar el problema. Ni preparar adecuadamente a nuestro estado para la recesión económica que enfrentamos ahora.

Mickey Mouse, los cruceros y las playas de arena pueden atraer a los visitantes de todo el mundo. Pero cuando la música se detiene y los barcos no pueden navegar, es la Florida quien sufre más que la mayoría. No necesitamos que el gobierno resuelva todos nuestros problemas por nosotros. Solo necesitamos las herramientas, los incentivos y el acceso al capital para que la próxima generación de emprendedores pueda encontrar las soluciones creativas que hemos estado esperando. Una nueva era de empleos de energía limpia en la Florida traerá la estabilidad y la diversificación económica que necesitamos desesperadamente.

La nueva administración también debe asegurarse de que esta no sea una recuperación «en forma de K». Donde los que están en la cima de la sociedad prosperen mientras que las clases medias y bajas se quedan más atrás. Podemos hacer eso reduciendo la carga de gastos para la familia promedio, a través de viviendas asequibles, educación superior y atención médica. Mientras promovemos políticas económicas que apoyen a las personas que no pueden pagar una membresía de US$ 200.000 en Mar-A-Lago.

La Florida necesita que nuestro nuevo presidente nos una. No es suficiente decir a regañadientes que se opone al supremacismo blanco. Nuestro presidente debe ser un campeón sin complejos para las comunidades de color. La Florida es rica en diversidad y nuestro nuevo presidente debe tener una visión equitativa de cómo levantará a las comunidades negras y morenas, eliminará las políticas racistas y creará oportunidades que permitan a cada persona perseguir su propósito divino.

En otras palabras, necesitamos al próximo presidente para reconstruir mejor. Y solo hay una persona preparada para hacerlo.

La campaña de 2018 me dio un respeto palpable por cómo el presidente Trump puede subir la puntuación en lugares como el suroeste de la Florida y el Panhandle. Por lo que no podemos dar por sentadas las encuestas… Lo sé mejor que la mayoría.

En un estado donde las elecciones a menudo se deciden por unos pocos miles de votos, Trump no puede permitirse perder a un solo partidario. Sin embargo, sus fracasos económicos, su incompetencia en el manejo de esta pandemia y la cruel indiferencia hacia los que sufren se han sentido por todas partes. Y no podrá escapar de ello.

Si Joe Biden continúa compartiendo un mensaje claro y compasivo de salud económica y pública, el estado que lo enviará a la Casa Blanca es el mismo que Donald Trump ahora llama hogar: Florida, Florida, Florida.

Our commenting policy has changed. If you would like to comment, please share on social media using the icons below and comment there.