Noticias

OPINIÓN | 10 protecciones para los trabajadores que deberían estar en el próximo paquete de ayuda del gobierno de EE.UU.

Posted May 13, 2020 10:18 p.m. EDT

— Nota del editor: Elizabeth Warren es la senadora estadounidense de Massachusetts. Ro Khanna es representante para el Distrito 17 de California. Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivas de los autores.

(CNN) — Los trabajadores esenciales de Estados Unidos están a lo largo de todos los sectores económicos. Incluyen personal de limpieza que desinfecta los espacios públicos, empleados de supermercados que almacenan estantes, conductores de reparto que llevan alimentos a las familias, trabajadores de atención domiciliaria que apoyan a personas mayores y personas con discapacidades y trabajadores de almacenes que procesan nuestros envíos de necesidades básicas. Los trabajadores estatales y municipales en trabajos de saneamiento, tránsito y servicios públicos se aseguran de que la infraestructura básica de nuestras comunidades siga funcionando. Y, por supuesto, nuestros médicos, enfermeras y personal del hospital están luchando contra este virus en primera línea. Sin nuestros trabajadores esenciales, los estadounidenses que tengan la suerte de refugiarse en el lugar estarían hambrientos, enfermos y sentados en la oscuridad mientras la basura se acumula afuera.

La pandemia del covid-19 está poniendo en atención que nuestro sistema ha sido manipulado durante mucho tiempo contra las familias trabajadoras y de clase media. Y ha resaltado la importancia crítica de los trabajadores en empleos de bajos salarios que rara vez reciben dignidad o compensación suficiente, pero de cuyo trabajo dependemos, durante una crisis o no. La mayoría de los trabajadores esenciales son mujeres, y un número desproporcionado son mujeres de color. De los miles de proveedores de atención médica infectados con el virus en Estados Unidos, más del 70% son mujeres, según un estudio reciente de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

LEE: Demócratas presentan paquete de US$ 3 billones de ayuda por coronavirus y planean votar esta semana

Millones de trabajadores esenciales no terminaron en los márgenes financieros por accidente o de la noche a la mañana. La desigualdad es el resultado de décadas de trabajo de las tres ramas del gobierno. El Congreso dio un doble golpe, aprobando repetidamente exenciones impositivas gigantes para los ricos y negándose a aumentar el salario mínimo durante más de una década. Innumerables fallos administrativos y judiciales han dificultado la organización y negociación de los trabajadores para obtener más salarios y mejores condiciones.

Durante más de medio siglo, el crecimiento de nuestra economía se ha dirigido casi por completo a los ricos. Los salarios han estado esencialmente estancados desde la década de 1960, mientras que los costos de los elementos esenciales, como la atención médica y la vivienda, han seguido aumentando. Los costos promedio de vivienda y atención médica solo, incluso con seguro médico provisto por el empleador, ahora consumen más del 70% del salario promedio del conserje en este país. Esa no es una economía establecida para tratar al personal de custodia como esencial.

Es hora de que hagamos una elección diferente. Tenemos que proteger a estos trabajadores que nos protegen, y debemos actuar con urgencia. Es por eso que hemos presentado una propuesta de 10 puntos que llamamos la Declaración de Derechos de los Trabajadores Esenciales, y debería incluirse en el próximo paquete de ayuda. Nuestra propuesta garantizará que los trabajadores esenciales tengan el equipo, las normas de seguridad y la protección laboral que necesitan durante esta pandemia:

Protecciones de salud y seguridad apropiadas para el lugar de trabajo, incluidos equipos de protección personal y un estándar temporal de emergencia de la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional. Pago de primas justo y sustantivo durante esta crisis que reconozca los mayores riesgos que enfrentan los trabajadores esenciales, con mayores beneficios para los trabajadores que ganan salarios bajos y, por lo tanto, lo necesitan más. Protección para todos los acuerdos de negociación colectiva para que los empleadores no puedan cambiarlos ni disolverlos durante esta crisis, incluso durante los procesos de bancarrota. Licencia por enfermedad y licencia médica y familiar verdaderamente universales, tal como se describe en la Ley de Días de Licencia Asegurados del senador Murray, de modo que todos los trabajadores esenciales, sin excepción, pueden cuidarse a sí mismos, a sus familiares o dependientes sin tener que presentar una nota del médico. Protecciones para los denunciantes, por lo que los trabajadores que presencian condiciones inseguras pueden manifestar inquietudes sin temor a ninguna forma de represalia, incluida la terminación del contrato. El fin de la clasificación errónea por parte de los empleadores de los trabajadores como “contratistas independientes” como una forma de evitar brindarles el conjunto completo de beneficios y protecciones disponibles para los empleados. Atención médica para todos los trabajadores durante esta crisis, independientemente del estado de inmigración, brindada sin costo a través de programas públicos, y un subsidio federal completo por 15 meses de cobertura médica continua para empleados que pierden la elegibilidad. Cuidado infantil garantizado para garantizar que los trabajadores esenciales tengan acceso a un cuidado infantil confiable, seguro, saludable y de alta calidad sin costo alguno. Un lugar en la mesa de negociación para que los trabajadores establezcan estándares de seguridad y compensación en respuesta al coronavirus, de modo que las políticas actuales y futuras reflejen los conocimientos de los trabajadores sobre las necesidades y las brechas en las protecciones existentes. Responsabilidad de las corporaciones para que los dólares de los contribuyentes vayan a ayudar a los trabajadores, no a los presidentes ejecutivos, accionistas o amigos políticos adinerados.

No podemos borrar décadas de desigualdad de la noche a la mañana. Los trabajadores esenciales tampoco son los únicos que sufren durante esta crisis: alrededor de 33,5 millones de personas han solicitado el desempleo desde mediados de marzo. En el futuro, necesitaremos tomar medidas grandes y audaces para reiniciar y transformar nuestra economía, y realizar cambios estructurales para que las familias no tengan que seguir viviendo crisis a crisis. La política económica estadounidense se ha centrado durante demasiado tiempo en ayudar a los ricos a enriquecerse. Necesitamos reconstruir la economía para que funcione para todos los estadounidenses y reequilibrar el poder económico para que ningún trabajador tenga que pasar dificultades para llegar a fin de mes.

Es hora de que valoremos la dignidad y la importancia del trabajo esencial que millones de trabajadores de primera línea hacen todos los días, y debemos cuidarlos mientras nos cuidan a todos.

Our commenting policy has changed. If you would like to comment, please share on social media using the icons below and comment there.