Noticias

“Nunca lo he visto comer un vegetal”: un menú sin carne espera a Trump en la India

Posted February 24, 2020 4:06 a.m. EST
Updated February 24, 2020 4:07 a.m. EST

— Delhi (CNN) — Cuando el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, viaja al extranjero –ya sea a Arabia Saudita o Singapur– sus anfitriones suelen intentar que se sienta como en casa con su comida favorita: filete con botellas de ketchup en miniatura a un lado. Pero, ¿qué puede hacer un amante de la carne en la India?

El presidente, cuya dieta habitualmente es una rotación de filetes, hamburguesas y pastel de carne, se enfrenta a un potencial shock mientras viaja a tres ciudades indias esta semana. Su viaje incluye paradas en el estado de Gujarat, Agra y Delhi, donde los hindúes son mayoría y las vacas son veneradas como sagradas. En algunos barrios, comer carne es tan tabú que no se hace en público.

El anfitrión de Trump, el primer ministro Narendra Modi, se ha esforzado por generar una elaborada recepción para el presidente, incluida la celebración de un evento masivo en el estadio de cricket más grande del mundo y la organización de un recorrido por el Taj Mahal (el verdadero, no el homónimo casino de Atlantic City que alguna vez fue propiedad de Trump).

Donald Trump en la India con su esposa Melania Trump y el primer ministro Narendra Modi.

Pero Modi es un vegetariano devoto y planea servir comida vegetariana al presidente, según personas familiarizadas con la planificación. Trump acudirá a varias comidas con Modi cuando esté en la India, incluido un almuerzo y un banquete formal el martes por la noche en el adornado Rashtrapati Bhavan, el palacio presidencial oficial en Delhi.

Las personas familiarizadas con la planificación del viaje advirtieron que los menús probablemente solo se definirán en el último minuto. Y se sabe que los asesores de Trump intervienen para garantizar que se atiendan los gustos de Trump cuando está de viaje (una vez comió filete dos veces en un día en el extranjero).

Una persona cercana al presidente que cenó con él en varias ocasiones dijo que, de vez en cuando, Trump incluye ensalada con su comida, pero aparte de eso, “nunca lo he visto comer un vegetal”.

No será la primera vez de Trump en India; el país alberga la mayoría de las propiedades de la Organización Trump fuera de Estados Unidos y él lo visitó antes de llegar a la Casa Blanca.

En el pasado, los países que Trump visitó a menudo se ajustan a su dieta, ofreciéndole cordero u otra alternativa si el filete no está en el menú. Pero varios funcionarios dijeron que es difícil imaginar que Modi sirva al presidente su menú habitual.

“No sé qué va a hacer en este caso. No sirven hamburguesas con queso”, dijo un exfuncionario sobre la situación.

Incluso uno de los restaurantes de comida rápida favoritos del presidente, McDonald’s, no sirve carne de res en la India. En cambio, los locales cenan hamburguesas de pollo o sándwiches de queso fresco frito.

Aún si la elección de comida de Modi no es muy del gusto de Trump, el resto de sus planes parecen diseñados para atraer al líder estadounidense amante de las multitudes. Para el presidente que encabezó tres mítines esta semana, Modi está creando un gran espectáculo. Se espera que el evento “Namaste Modi” en Ahmedabad atraiga a cientos de miles de personas, una cifra ligeramente inferior a los 6 o 7 millones que Trump ha predicho, pero sigue siendo su mayor multitud en territorio extranjero.

Forjando una amistad

En preparación, la ciudad ha comenzado a construir un muro que ocultará algunos de los barrios bajos de la ciudad al paso de la caravana de Trump, aunque funcionarios de la ciudad han dicho que su construcción fue planificada previamente.

Trump también recorrerá el Taj Mahal, una parada algo inusual para un presidente que rara vez visita sitios culturales en el extranjero. Algunos lugareños ya han expresado su preocupación por que las tropas de monos que viven en el sitio o cerca de él puedan interrumpir la gira del presidente y la primera dama.

El mausoleo blanco de fama mundial tiene un significado personal: el casino de oro y neón de Trump en Atlantic City, Nueva Jersey, fue diseñado para parecerse a él. Trump una vez lo consideró la “Octava maravilla del mundo”.

Las exhibiciones de amabilidad cuidadosamente planificadas están destinadas a subrayar los estrechos lazos entre los dos países y sus líderes mientras regatean sobre el comercio, la seguridad y el preocupante abandono de la India de la democracia secular. Trump aún no parece estar listo para llegar a un importante acuerdo comercial y los funcionarios de la administración insisten en que se enfrentará a Modi por los pasos recientes vistos como anti-musulmanes.

Washington y Delhi han estado buscando lazos más estrechos durante años, y Modi también trabajó para cultivar una cercanía con el predecesor de Trump. El propio Modi no es inmune al drama relacionado con el menú; cuando visitó la Casa Blanca en 2014, estaba a la mitad de un estricto ayuno religioso. Mientras otros invitados comían queso de cabra, halibut y crème brûlée de mango, él solo bebió agua tibia.

Trump y Modi tienen ciertas cosas en común, como un impulso hacia el nacionalismo y masas de seguidores devotos. Pero hay diferencias debajo de la superficie.

“No irán de pesca cuando no estén en reuniones”, dijo Rick Rossow, presidente de Wadhwani en estudios de política entre Estados Unidos e India en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales en Washington. “No es tan claro lo que los une”.

Trump se ofreció a mediar en las tensiones entre Pakistán e India sobre Cachemira, pero Modi lo rechazó, diciendo que el problema debería resolverse directamente entre los dos países. Mientras que otros presidentes han tendido a centrarse en un país u otro por razones de seguridad o económicas, Trump ha adoptado un enfoque más indiferente hacia el subcontinente.

En todo caso, su visita dejará una impresión, aunque solo sea porque Modi ha orquestado una bienvenida finamente sintonizada con el amor de Trump por los halagos.

“Este es un país ruidoso y bullicioso, y eso en cierto modo encaja exactamente con el estilo de Trump”, dijo Tanvi Madan, miembro de alto rango de la Brookings Institution. “Todas las visitas presidenciales estadounidenses a la India son de óptica pesada. En cierta forma, los presidentes estadounidenses van a la India para sentirse amados”.

Viajero reacio

Para Trump, el amor es un requisito previo para dejar la Casa Blanca. Después de que algunas visitas polémicas a cumbres internacionales lo hicieron sentirse atacado por otros líderes mundiales, dijo a sus asesores que prefería las visitas de Estado donde es el invitado de honor.

Es algo así como un viajero reacio, ya que visitó 23 países desde que asumió el cargo en 18 viajes separados. Eso es menos que su predecesor Barack Obama, quien había visitado 31 países en este momento de su presidencia.

Cuando Trump viaja al extranjero, sus asesores prestan especial atención a la comida que se le servirá y a cualquier situación incómoda que pueda encontrar. Se incentiva evitar los inconvenientes que llevarían al presidente fuera de su zona de confort, incluido, según un funcionario involucrado, la orden de que haya alimentos familiares disponibles durante las comidas de Trump.

“Ningún pescado entero todavía con la cabeza en su lugar, nada demasiado picante”, es cómo una persona involucrada en un viaje temprano en la presidencia caracterizaba las instrucciones para Trump.

Normalmente, el personal del presidente lleva comida cuando visita otros países, pero esta permanece en el Air Force One. La preparación de todas las comidas del presidente es supervisada por los comisarios de la Marina. Un puñado de funcionarios que se encargan de las comidas del presidente generalmente viajan con él en un viaje al extranjero.

Durante los primeros tres años de su mandato, Trump ha pasado de largos viajes al extranjero con múltiples escalas a excursiones más específicas que duran solo unas pocas noches. Solo se espera que pase una noche en la India y no tiene previsto visitar otros países.

Trump se ha quejado con sus asesores en el pasado cuando siente que lleva fuera mucho tiempo o cuando piensa que está desperdiciando su tiempo en el extranjero. También se queja del ritmo de algunos viajes al extranjero y rara vez duerme a bordo del Air Force One, donde los empleados se han quejado de su inclinación a mantenerse despierto incluso en viajes largos nocturnos.

Sus asesores y amigos describen a Trump como un viajero impaciente, uno que no disfruta particularmente de experimentar culturas extranjeras y preferiría estar durmiendo en su propia cama. Hotelero de profesión, Trump ha reprendido en más de una ocasión al personal por el alojamiento y la comida que consideró inadecuados, según personas familiarizadas con el asunto.

La semana pasada estuvo tres noches lejos de la Casa Blanca, pero insistió en quedarse en su propiedad del Hotel Trump en Las Vegas cada noche.

Our commenting policy has changed. If you would like to comment, please share on social media using the icons below and comment there.