Noticias

Los pasos hacia atrás de Trump frente a la pandemia muestran sus temores de cara a las elecciones

Posted July 21, 2020 4:10 a.m. EDT

— (CNN) — El repentino redescubrimiento de Donald Trump de la pandemia, su respaldo al uso de mascarillas y el regreso de sus notorias sesiones informativas sugieren una comprensión tardía de que el desprecio de la gente hacia su liderazgo plagado de negación podría poner fin a su presidencia.

Trump sugirió el lunes que “mucha gente dice” que usar una mascarilla para prevenir la propagación de la enfermedad es patriótico, en un tuit que usa un lenguaje ambiguo que insinúa su incomodidad por echarse para atrás. La medida a regañadientes llega después de semanas en que el presidente politizara y socavara el consejo del gobierno sobre las cubiertas faciales. Una vez compartió un tuit burlándose de su rival demócrata Joe Biden por usar un tapabocas.

Trump también prometió que volvería a hacer sesiones informativas por televisión sobre la respuesta del gobierno a la crisis a partir del martes, después de semanas de tratar de ignorar las altas tasas de infección y atacar los consejos científicos de los funcionarios del gobierno.

LEE: Mascarillas en Estados Unidos: ¿por qué la guía para usarlas ha ido cambiando tanto?

Cinco meses después de la peor crisis doméstica desde la Segunda Guerra Mundial, y después de que su desastroso llamado a abrir estados que aún no habían purgado la enfermedad provocara un aumento de infecciones, el presidente finalmente puede estar comprendiendo que su desempeño durante la pandemia será decisivo en las elecciones de noviembre. Pero sus comentarios recientes y las acciones de su gobierno también indican un intento de relaciones públicas en su mayoría cosmético para convencer a la gente de que está a cargo en lugar de un replanteamiento completo de la estrategia a medida que el virus se sale de control.

Las sesiones informativas le ofrecerán a Trump un regreso a las pantallas de televisión que anhela y probablemente no por casualidad se reanudarán después de que les dijo a sus partidarios el fin de semana que el empeoramiento de la pandemia lo mantendrá alejado de la campaña por ahora.

Su cambio de postura sobre el uso de mascarillas podría ser positivo si convence a los conservadores que ven las cubiertas faciales como una violación de sus libertades a dar un paso que podría frenar la propagación. Pero su retraso en la actuación puede haber dañado irrevocablemente la confianza pública en las recomendaciones de salud del gobierno y ha contribuido a la propagación de la enfermedad como un incendio forestal, especialmente en los estados del oeste y del sur.

LEE: Trump insiste en que “tiene razón” sobre el coronavirus a medida que más estadounidenses se enferman y mueren

El presidente apenas lidera allí: está siguiendo el ejemplo de muchos gobernadores republicanos que rompieron con él en cuanto al uso de máscaras cuando el virus pulverizó sus estados. Tampoco hay garantía de que el perfil más alto de Trump sobre la enfermedad revierta su caída política, ya que la última ronda del show del covid y Trump terminó después de que sus irritantes apariciones degeneraron en una reflexión abierta sobre si la ingestión de desinfectante podría curar el virus –lo que lo hace ver a él absurdamente poco apto para manejar la situación.

Varias fuentes le dijeron a CNN el lunes que los asesores, después de ver que las encuestas de Trump cayeron antes de las elecciones de noviembre, han gastado una energía considerable tratando de convencerlo de que necesita mostrar liderazgo en la pandemia acelerada y adelantársele al cuento.

Las nuevas sesiones informativas de Trump serán observadas en busca de signos de que está comprometido a nivelar con el pueblo estadounidense sobre la verdadera naturaleza del desafío y que ha aprendido y reconocido sus errores y ofrece un verdadero liderazgo.

Pero dejó en claro el lunes que su mayor preocupación no eran las cifras desenfrenadas sobre nuevas infecciones o el número de muertos de más de 140.000 estadounidenses.

Cuando dio a conocer el regreso de sus sesiones informativas en la Oficina Oval junto a los líderes republicanos del Congreso, fue como si se tratara de la semana cuando las cadenas de televisión lanzan nuevas temporadas de sus mejores series.

“Tuvimos sesiones informativas muy exitosas. Las estaba haciendo, y teníamos mucha gente mirando, números récord. Y en la historia de la televisión por cable, la televisión, nunca ha habido algo así”, dijo Trump.

El presidente dio a entender que una vez más pintaría una visión engañosamente positiva de la pandemia, exagerando las buenas noticias sobre temas como tratamientos y desarrollos de vacunas en lugar de la realidad desalentadora de la situación. Y como antes, parece probable que culpe a los demás.

“Discutiré, como lo llamo yo, el virus de China, la plaga china”, dijo Trump el lunes.

Trump ve otra oportunidad de dominar la pantalla

La decisión del presidente de volver a ser el rostro de la pandemia parece representar una llamada instintiva característica de que nadie puede presentar su caso mejor que él.

Si el presidente puede limitar el escepticismo sobre su manejo del virus en las áreas suburbanas que actualmente está atacando con un fuerte mensaje de ley y orden, es posible que pueda comenzar a mejorar su fortuna política. Su paso atrás sobre las máscaras se produce en medio de signos crecientes de frustración entre los republicanos de Washington a medida que se acerca el día de las elecciones.

Sigue a un torrente de encuestas que sugieren que Trump corre el riesgo de sufrir una gran derrota ante el ex vicepresidente Joe Biden en las elecciones de noviembre y que la gente está desesperada por su manejo del virus a medida que avanza por estados como Texas, la Florida y Arizona. En una encuesta de The Washington Post / ABC News del fin de semana, Trump estaba detrás del presunto candidato demócrata por 20 puntos cuando se les preguntó a los votantes quién manejaría mejor la pandemia.

Biden buscó capitalizar su ventaja el lunes.

“Parece que se dio por vencido. Ha levantado la bandera blanca”, dijo Biden a un recaudador de fondos virtual el lunes. “Simplemente ignorar la pandemia no hará que desaparezca aunque él crea que sí”.

MIRA: Biden eleva a más de 10 puntos su ventaja sobre Trump en encuestas de intención de voto

Trump se pliega a las mismas viejas falsedades

Hay poca evidencia de que la administración haya decidido cambiar la forma en que está luchando contra la pandemia.

En una entrevista polémica en Fox News Sunday, Trump repitió la falsedad de que la única razón por la que Estados Unidos está experimentando más casos es porque aumentó el número de pruebas. La administración se ha enfrentado con senadores republicanos que desean financiar un nuevo esquema de pruebas y rastreo que podría frenar la propagación del virus.

El regreso de Trump a las sesiones informativas también se produce una semana después de que los funcionarios de la Casa Blanca trataran de destruir la reputación del principal especialista en enfermedades infecciosas del gobierno, el Dr. Anthony Fauci, quien, a diferencia del presidente, ha dicho la verdad de que los nuevos brotes no son ascuas sino un furor en todo el infierno del país.

No estaba claro si Fauci se uniría al presidente en la sala de reuniones en una señal de que la administración finalmente está tratando la pandemia con el rigor científico que exige. Sin embargo, Fauci apareció con el vicepresidente Mike Pence en una llamada del grupo de trabajo sobre coronavirus con los gobernadores estatales y les pidió que realizaran los esfuerzos de mitigación recomendados para detener la propagación de la enfermedad.

Las sospechas de que Trump simplemente usará una nueva ronda informativa para perpetuar sus mentiras y las falsas narrativas sobre la pandemia se ven reforzadas por sus nuevas afirmaciones de que Estados Unidos lidera el mundo en términos de tasas de letalidad. En realidad, Estados Unidos tiene una de las tasas de letalidad más altas por el coronavirus. Lo hace mejor que el Reino Unido, España y Suecia, pero le va peor que varios países gravemente afectados como Brasil, México y Rusia, según datos de la Universidad Johns Hopkins.

Quizás el presidente finalmente absorberá esos datos y adoptará un enfoque más serio. Pero la experiencia de su mandato hasta el momento sugiere que exagerará enormemente los datos optimistas: por ejemplo, predijo repetidamente la luz al final del túnel en su ronda previa de informes. También usó el centro de atención para promover lo que él llamó tratamientos innovadores como la hidroxicloroquina, que resultó ser ineficaz contra el virus.

El impulso de las escuelas es un símbolo del verdadero enfoque de Trump

La demanda de Trump de una apertura a tiempo completo de todas las escuelas en las próximas semanas también muestra cómo tiende a poner sus propios intereses políticos por encima de las evaluaciones científicas y una percepción de lo que podría ser lo mejor para el país.

Es, en muchos sentidos, una repetición de su calamitoso llamado a los estados para que aceleren sus economías antes de que la ciencia respalde el regreso a bares, restaurantes y tiendas, especialmente con muchas personas que siguen el ejemplo del presidente y rechazan el uso de cubiertas faciales para evitar la propagación de la infección.

A pesar de los insistentes llamados de Trump para que los niños regresen a clase, la administración no ha realizado ningún trabajo preparatorio que pueda convencer a los padres y maestros de que es seguro hacerlo, incluso cuando el virus infecta a decenas de miles de personas todos los días.

Las consecuencias de no regresar a clases son graves, especialmente para los niños más pobres, cuya única fuente de estabilidad y nutrición a menudo llega en la escuela. El abuso en el hogar suele ser visto por primera vez por los maestros. Y los programas de aprendizaje en línea son, en muchos distritos escolares, un pobre sustituto de la escuela.

LEE: La Casa Blanca impide que los CDC testifiquen sobre la reapertura de las escuelas la próxima semana

Las fuentes le han dicho a CNN que el presidente cree que puede jugar con la frustración con los continuos cierres de escuelas entre los votantes suburbanos que hasta ahora desprecian su campaña de reelección.

Las fallas de Trump se resumieron en su comentario en la entrevista del domingo de Fox News cuando insistió en que Fauci era un “alarmista” y que “eventualmente” se demostraría que tenía razón sobre la enfermedad incluso cuando los estados rompen los récords de infecciones y la tasa de letalidad aumenta nuevamente.

Our commenting policy has changed. If you would like to comment, please share on social media using the icons below and comment there.