Noticias

Los asesinos del mafioso James "Whitey" Bulger intentaron cortarle la lengua

Posted November 1, 2018 4:18 a.m. EDT

— (CNN) - Los asesinos del famoso jefe de la mafia James "Whitey" Bulger, quien estaba preso en una cárcel de alta seguridad en Virginia Occidental, Estados Unidos, intentaron cortarle la lengua, dijo un funcionario federal de seguridad.

Bulger, de 89 años, fue golpeado hasta ya no poder ser reconocido en el ataque mortal del martes en la prisión de Hazelton, en Bruceton Mills. El mafioso del sur de Boston murió un día después después de ser trasladado a otras instalaciones. Fue víctima del tipo de brutalidad que alguna vez lo caracterizó.

James "Whitey" Bulger

En el mundo del crimen organizado, cortar la lengua es un castigo popular para los soplones y las personas que cooperan con las autoridades.

Al momento del ataque, Bulger se encontraba entre la población general de la prisión, lo que permitió a sus atacantes acercarse a él, de acuerdo con el funcionario federal, quien tiene conocimiento de la investigación.

Bulger fue hallado a las 8:20 a.m. y fue declarado muerto después de fallidas medidas para salvarle la vida, dijeron funcionarios de la prisión.

Los investigadores creen que fue atacado por más de una persona. Al menos uno de los reos involucrados tiene nexos con el crimen organizado en Massachusetts, dijo el funcionario.

Uno de los sospechosos es un sicario de la mafiaUo de los sospechosos de la brutal golpiza fue identificado como Fotios "Freddy" Geas, un sicario de la mafia de Massachusetts, reportó The New York Times, citando fuentes no identificadas. El diario dijo que Geas fue traslado a confinamiento solitario tras el asesinato.

Geas, de 51 años, cumple una sentencia de por vida en la misma prisión por el asesinato de un jefe criminal y otro hombre que se cree era un informante del FBI.

La penitenciaría de Hazelton es una cárcel de máxima seguridad que alberga a 1.270 criminales hombres.

Ningún otro recluso ni funcionarios resultaron heridos en el ataque, dijo la oficina de prisiones. Funcionarios federales investigan la muerte de Bulger como homicidio.