Noticias

Las partes de Estados Unidos aisladas por la pandemia

Posted October 15, 2020 5:34 p.m. EDT

— (CNN) — Cada noche, los residentes de Point Roberts Steve Work y Shauna Sylvester salen a caminar. Al pasear por las playas de arena que rodean la comunidad, Work dice que a menudo se siente como si la pareja estadounidense / canadiense tuviera los 12 kilómetros de costa para ellos.

Esto se debe a que muchas de las casas en su vecindario están vacías; los propietarios están ausentes porque meses de restricciones de viaje por coronavirus les han hecho imposible residir en Point Roberts.

«Es como una isla idílica»; dice Work de Point Roberts, «excepto que nunca fue creado para ser una isla».

Point Roberts es un puesto de avanzada de 20 kilómetros cuadrados separado del resto del condado de Whatcom, el estado de Washington y Estados Unidos por 40 kilómetros de Columbia Británica y dos cruces fronterizos.

Esos límites nunca solían importar porque Point Roberts estaba integrado en la cercana ciudad de Tsawwassen en Canadá, dice Work, «La frontera se sentía transparente. Era fácil ir y venir».

Pero cuando los casos de covid-19 comenzaron a dispararse en los Estados Unidos mientras crecían más lentamente en Canadá, los dos países acordaron restricciones fronterizas.

Un problema fronterizo

El cierre, que comenzó el 21 de marzo y se renovó mensualmente, resultó en una caída dramática en el tráfico entre los dos países, aunque los trabajadores esenciales, como conductores de camiones y profesionales de la salud, aún pueden cruzar.

«Este es un lugar hermoso con una comunidad sólida, pero estamos aislados de casi todo», dice Work, quien, como la mayoría de los residentes, está ansioso por que ambos gobiernos encuentren una solución que permita a los residentes entrar y salir de Point Roberts más. fácilmente.

El objetivo sería obtener una exención especial para cruzar a Canadá para abastecerse de suministros y visitar a la familia o regresar a través del cruce fronterizo de Peace Arch hacia el estado de Washington.

Point Roberts es solo una de las muchas comunidades transfronterizas unidas a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y Canadá que han estado aisladas desde que se implementaron las restricciones de viaje por el covid-19.

Pero a diferencia de las ciudades fronterizas más típicas, que pueden estar separadas de su contraparte canadiense pero aún están unidas a su condado y estado más grandes, Point Roberts es lo que los geógrafos llaman un exclave; un pedazo de tierra al que solo se puede llegar viajando por un territorio extranjero. Otros exclaves a lo largo de la frontera incluyen Hyder, Alaska; el ángulo noroeste en Lake of the Woods, Minnesota; y Campobello Island, New Brunswick.

La comunidad de Hyder, Alaska, ha sufrido una caída en la población y la actividad económica debido a las restricciones.Shutterstock

En tiempos normales, esto realmente no ha importado. Point Roberts desarrolló una identidad híbrida única donde los residentes tenían la misma probabilidad de ser canadienses que estadounidenses. En el exclave, las señales de velocidad del tráfico estaban en millas por hora, pero los precios de la gasolina eran dólares canadienses por litro.

La vida diaria tendía a moverse con fluidez a través de la frontera, con los residentes a menudo trabajando, comprando, recreando, yendo a la escuela o recibiendo atención médica en el lado canadiense.

El covid-19 detuvo todo esto.

Exclaves vacíos

Los exclaves como Point Roberts y Hyder a menudo surgieron de negociaciones de construcción de naciones. En el caso de Point Roberts, el istmo fue una vez un campamento de verano favorito para los pueblos indígenas de las naciones Cowichan, Lummi, Saanich y Semiahmoo.

Cuando la frontera entre Estados Unidos y Canadá se estableció en el paralelo 49 en 1846, se cruzó con la península de Tsawwassen, dejando una mancha de Estados Unidos colgando en la parte inferior.

Point Roberts es lo que los geógrafos llaman un exclave; un territorio al que solo se puede llegar viajando a través de un territorio extranjero.Cortesía de Diane Selkirk

En lugar de ser una supervisión cartográfica, esta línea era en realidad estratégica. Otorgó a los Estados Unidos un punto de apoyo militar, así como valiosos derechos de pesca y pesca de cangrejos. Durante décadas, el exclave fue una tierra de nadie ocupada por «contrabandistas y hombres sin ley» (según un informe).

Esto cambió cuando el gobierno de EE.UU. despejó la población en 1892, dando paso a los colonos en 1908.

MIRA: Nueva Zelandia eliminó el nuevo coronavirus gracias a su decidida respuesta temprana, según un estudio

Point Roberts nunca se convirtió en lo que llamarías bullicioso. La pequeña y tranquila comunidad con sus playas y paisaje boscoso atrajo a veraneantes y 1.191 residentes permanentes (aumentando a alrededor de 4.500 en el verano) que disfrutan de su ambiente relajado.

Desde el cierre de la frontera, se estima que la población se redujo a entre 800 y 900 personas, y las empresas acortaron sus horas de trabajo o cerraron, cayendo alrededor del 80%.

Comunidades en lucha

De manera similar, la comunidad de Hyder sufrió una caída en la población y la actividad económica. La ciudad más oriental de Alaska, que está aislada del resto del estado por un vasto desierto y montañas, depende de su contraparte canadiense de Stewart, Columbia Británica, para su combustible, comestibles y otras necesidades de vida.

Las restricciones de pandemia de Canadá sobre los cruces fronterizos han dejado a la comunidad de Point Roberts prácticamente vacía.Ruth Fremson / The New York Times / Redux

Hyder, que se encuentra al final de BC Highway 37A, es la única ciudad de Alaska a la que los conductores pueden llegar sin tener que viajar por la Alaska Highway. La comunidad suele recibir hasta 100.000 turistas en un año gracias a eventos como la reunión anual de motociclistas Hyder Seek.

«Antes del covid-19, la frontera apenas parecía importar, muchos de nosotros cruzábamos de un lado a otro dos o tres veces al día y nos movíamos de residencia con fluidez según la temporada», dice Jennifer Bunn, residente de Hyder y copresidenta de la Comisión de Acción de Hyder AK y Stewart BC Covid-19.

Ahora los 63 residentes de Hyder no pueden viajar a Stewart y los 425 ‘stewartites’ no pueden visitar Hyder. Actualmente, un miembro de cada hogar de Hyder se identifica como el «comprador designado» y se le permite un solo viaje cada semana para comprar combustible y alimentos. No se permite la socialización, recreación o asistencia a la escuela transfronteriza.

Las restricciones fronterizas han dejado a los escolares en Hyder, Alaska, sin poder llegar a su escuela en Stewart, Columbia Británica.Cortesía de Jennifer Bunn

Bunn dice que espera que los funcionarios reconozcan la interdependencia de las dos comunidades y les permitan crear una burbuja antes de que llegue el invierno. «Debido a las restricciones fronterizas, los residentes de Hyder no pudieron recolectar leña en Stewart, y no estoy seguro de cuántos calentarán sus hogares este invierno. No estamos preparados para el invierno, ni emocional ni físicamente».

En Point Roberts, el jefe de bomberos Christopher Carleton también espera que los legisladores de ambos lados de la frontera se den cuenta de lo únicos que son los exclaves. Si bien la prohibición de los viajes no esenciales a través de la frontera terrestre tiene sentido para él, señala que su comunidad sufre dificultades únicas, como familias que eligen irse para que sus hijos puedan ir a la escuela.

‘Soluciones de sentido común’

La isla de Campobello en New Brunswick es otro exclave. En este caso, la única ruta terrestre es a través de Estados Unidos.Shutterstock

Los casos de covid-19 han aumentado más lento en Canadá, donde ha habido 186.881 casos confirmados y 9.654 muertes en comparación con los 7.883.392 y las 216.323 muertes en Estados Unidos a las 3:30 p.m. (hora de Miami) del miércoles.

Esto, combinado con los visitantes estadounidenses que abusan de la laguna legal de Alaska, una disposición que permite a los estadounidenses conducir a través de Canadá para llegar y salir de Alaska, tomando la ruta más corta posible, deteniéndose solo para lo esencial y evitando atracciones turísticas, ha hecho que los funcionarios canadienses se muestren reacios a hacer cambios en las ya complejas restricciones fronterizas.

MÁS: Justin Trudeau advierte que la segunda ola de covid-19 ya está ocurriendo en Canadá

Pero Bunn y Carleton señalan que ninguna de las dos comunidades ha tenido un solo caso de covid-19 y que sus circunstancias muy inusuales deberían hacerlas elegibles para soluciones de sentido común.

La frontera entre Canadá y EE.UU. permanece cerrada a todos los viajes excepto los esenciales hasta al menos el 21 de octubre.

Sin embargo, las reglas recientemente anunciadas sobre la reunificación familiar, la entrada por razones compasivas y la entrada de estudiantes internacionales a Canadá, así como los esfuerzos mejorados de cumplimiento y aplicación, indican que la frontera permanecerá cerrada indefinidamente.

Our commenting policy has changed. If you would like to comment, please share on social media using the icons below and comment there.