Noticias

La empresa minorista de ropa J.Crew se declara en bancarrota

Posted May 4, 2020 10:46 a.m. EDT
Updated May 4, 2020 11:24 a.m. EDT

— (CNN Business) — El grupo J.Crew, que opera las marcas J.Crew y Madewell, se ha convertido en el primer minorista nacional de Estados Unidos en solicitar protección por bancarrota desde que la pandemia de coronavirus forzó a una ola de cierres de tiendas.

El minorista de ropa dijo este lunes que se registró para comenzar los procedimientos del Capítulo 11 en un tribunal federal de quiebras en el Distrito Este de Virginia. La compañía también dijo que había llegado a un acuerdo con sus prestamistas para convertir aproximadamente US$ 1.650 millones de deuda en capital.

El minorista espera permanecer en el negocio y salir de la bancarrota como una empresa rentable. Madewell, la marca de denim de rápido crecimiento que había sido programada para una oferta de Venta Pública Inicial (OPI), seguirá siendo parte del negocio.

“Continuaremos con todas las operaciones diarias”, dijo el presidente ejecutivo de J.Crew Group, Jan Singer, en un comunicado.

30 millones de estadounidenses han pedido subsidios de desempleo desde mediados de marzo

California: protestas y batalla política para reapertura 3:34

Una declaración de bancarrota no significa necesariamente que una empresa vaya a la quiebra. Muchas empresas usan la bancarrota para deshacerse de la deuda y otros pasivos que no pueden pagar al cerrar operaciones y ubicaciones no rentables.

Pero este es un momento único para una bancarrota minorista. Muchas tiendas han sido cerradas por cuarentenas y órdenes de confinamiento obligatorios, y algunos compradores potenciales están nerviosos por aventurarse a ir a cualquier tienda que esté abierta.

Los minoristas también utilizan con frecuencia las ventas de cierre de tiendas para liquidar el inventario y recaudar efectivo que necesitan para financiar las operaciones durante una reorganización por bancarrota, dijo Reshmi Basu, un experto en bancarrotas minoristas en Debtwire, que rastrea las finanzas de las empresas en problemas.

La declaración de quiebra de J.Crew es la última señal de la tensión que la pandemia ha puesto en los minoristas. Los analistas de UBS dijeron el mes pasado que “es probable que los cierres de tiendas minoristas se aceleren en un mundo posterior al covid-19”, y que la brecha entre los minoristas bien posicionados y las cadenas en dificultades se expandirá debido al brote.

El grupo estimó tanto los activos como los pasivos entre US$ 1.000 millones y US$ 10.000 millones en su declaración de quiebra.

J.Crew comenzó como minorista solo en catálogo en 1983, antes de abrir su primera tienda en la ciudad de Nueva York en 1989. La compañía, conocida por su ropa ‘preppy’ (un estilo de ropa asociada con los estudiantes estadounidenses de preparatoria, de colores y estilos clásicos), fue comprada por las firmas de capital privado TPG Capital y Leonard Green & Partners en un acuerdo de US$ 3.000 millones que se cerró en 2011.

Ha crecido rápidamente en los nueve años desde que se cerró el acuerdo, casi duplicando el número de tiendas. Pero también ha acumulado mucha más deuda. Tenía US$ 50 millones de deuda a largo plazo en sus libros de contabilidad en 2010 antes de que se anunciara el acuerdo. Tenía US$ 1.700 millones al 1 de febrero.

Una tienda J.Crew en la 5ta Avenida en la ciudad de Nueva York. El minorista anunció este lunes que había solicitado protección por bancarrota.

Numerosos minoristas que han cerrado sus negocios en los últimos años fueron comprados por primera vez por empresas de capital privado que pagaron una cantidad de deuda inasequible, incluidos Toys “R” Us, Sports Authority, Payless ShoeSource y Gymboree.

J.Crew Group tenía alrededor de 14.500 empleados hasta hace un año, de acuerdo con la presentación más reciente de la compañía para revelar un recuento. Alrededor de 10.000 de esos empleados eran de medio tiempo.

La compañía opera cerca de 500 tiendas, incluidas las fábricas J.Crew, Madewell y J.Crew, pero los puntos de venta han sido cerrados por problemas de salud relacionados con el coronavirus.

Los Boy Scouts de Estados Unidos se declaran en bancarrota en medio de cientos de demandas por abuso sexual

Aerolíneas en peligro de bancarrota por el coronavirus 8:01

Los cierres generalizados de tiendas debido al coronavirus no fueron solo un revés de ventas. También desviaron los planes de tener una oferta pública inicial de la marca Madewell más exitosa de la compañía, lo que le habría permitido pagar deudas.

Las ventas totales de la compañía aumentaron 2% el año pasado, a US$ 2.500 millones. Pero hubo una gran división entre el éxito de las dos marcas, ya que las ventas en las ubicaciones de Madewell abiertas durante al menos un año aumentaron un 10% el año pasado, mientras que las ventas cayeron un 1% en las tiendas de la marca J.Crew.

“Se suponía que Madewell era la gracia salvadora. Este es un activo por el que los prestamistas estaban luchando durante años”, dijo Basu. “Pero nadie quiere hacer una oferta pública inicial (OPI) en este momento, especialmente una OPI minorista. El covid-19 lo revirtió todo”.

La compañía registró una pérdida neta de US$ 78.800 millones durante su año fiscal más reciente, una mejora de la pérdida de US$ 120 millones del año anterior. Sus ganancias ajustadas antes de intereses e impuestos fueron de US$ 250,7 millones, más del doble que el año anterior, de US$ 112,8 millones, lo que sugiere que la compañía podría haber completado su cambio si los planes para una OPI de Madewell no se hubieran descarrilado por el virus.

“Mientras buscamos reabrir nuestras tiendas de la manera más rápida y segura posible, esta reestructuración financiera integral debería permitir que nuestro negocio y nuestras marcas prosperen en los próximos años”, dijo Singer el lunes.

— Michelle Toh contribuyó a este informe

Our commenting policy has changed. If you would like to comment, please share on social media using the icons below and comment there.