Noticias

Fotografías estremecedoras muestran cómo el toque de queda por el covid-19 transforma París

Posted October 20, 2020 7:03 p.m. EDT

— (CNN) -– Hace apenas unas semanas, los cafés, bares y restaurantes de París permanecían bulliciosos hasta altas horas de la noche, los letreros de neón brillaban y se podía ver a los clientes con mascarillas en las terrazas llenas de flores, aún disfrutando de su libertad después de un estricto cierre de primavera.

La vida callejera por la que la ciudad es famosa había regresado. Y era casi como si la capital francesa hubiera vuelto a ser la misma que antes.

Ahora, esas mismas calles están desiertas de nuevo, tras la imposición de un nuevo toque de queda nocturno estricto para combatir un preocupante aumento de los casos de coronavirus en Francia. Un crecimiento que forma parte de una tendencia más amplia de aumento de los números en toda Europa.

Los lugares de esparcimiento deben cerrar y los ciudadanos deben quedarse en casa entre las 9 pm y las 6 am en todo París. Otras ciudades francesas, como Aix-en-Provence, Grenoble, Marsella, Montpellier, Toulouse, Saint Etienne, Lille, Rouen y Lyon también se ven afectadas por la decisión.

La violación de las reglas conlleva una multa de 135 euros (aproximadamente US$ 160) en la primera infracción, y sube a 1.500 euros (US$ 1.760) si se repite.

El fotógrafo Kiran Ridley recorrió los bulevares y callejones de París el 17 de octubre, la noche en que se introdujo el toque de queda, para capturar cómo se ve la ciudad cuando se apagan las luces. Y para contrastar estas estremecedoras imágenes con instantáneas de escenas más animadas de los mismos lugares en septiembre y principios de octubre.

Las imágenes muestran ese bullicio familiar de París y el cálido resplandor de los cafés reemplazados por esquinas frías y persianas cubiertas de graffitis. La Torre Eiffel aún permanece iluminada en el horizonte. Sin embargo, en las imágenes posteriores nadie está allí para disfrutar de su belleza.

Las respuestas en la calle al toque de queda en París

CNN también salió a las calles de París para hablar con los lugareños y conocer sus opiniones sobre las nuevas restricciones.

«Las nueve de la noche se han convertido en la nueva medianoche», dijo un estudiante francés llamado Alexiane. El joven de 22 años cuestionó si las multitudes que van a los restaurantes y se apresuran al metro cuando llega el toque de queda son mejores que los viajes de vuelta a casa a la medianoche.

También siente que la reducción del tiempo para socializar por la noche está «acabando con los pequeños trozos de diversión que todavía teníamos como jóvenes».

Dicho esto, el estudiante espera que las nuevas medidas ayuden a disminuir los casos de covid-19.

«Estamos empezando a sentir una fatiga general de tener que hacer sacrificios», dijo sobre el toque de queda en París.

LEE: Estos consejos te pueden ayudar a evitar la fatiga pandémica causada por el estrés del coronavirus

En un bistró parisino llamado Bar du Central, Mathilde, de 23 años, cuya familia es dueña del restaurante, habló con CNN desde detrás de la barra mientras lavaba vasos y se preparaba para la jornada laboral que se avecinaba.

El toque de queda tiene impactos económicos para los negocios, explicó Mathilde.

«Estamos perdiendo facturación durante la noche», dijo.

Mathilde agregó que es difícil depender de la concurrencia a la hora del almuerzo cuando muchos parisinos están trabajando desde casa o se han ido de la ciudad.

Y asegurarse de que los comensales de la noche hayan terminado de comer y se hayan ido antes de las 9 pm es difícil. «Echa a perder toda la experiencia del restaurante, pero tenemos que adaptarnos, dice.

El turismo en Francia ya ha disminuido debido a las restricciones de viaje generalizadas y los requisitos de cuarentena. Mathilde cree que el toque de queda afectará aún más el comercio turístico de la ciudad.

«Los turistas no quieren venir a visitar París debido al toque de queda», dijo.

Otros parisinos que hablaron con CNN dijeron que apoyaban las nuevas restricciones como una forma de disminuir los casos. Y que disfrutaban del beneficio adicional de una caída en la contaminación acústica.

«El toque de queda no es un problema para mí», dijo Mylene, quien charló con CNN mientras estaba de pie frente a una panadería bajo la lluvia. «Es importante tener cuidado y hacer de la salud nuestra prioridad en lugar de la economía. Mi calle se ha vuelto mucho más tranquila desde el toque de queda, es agradable», afirmó.

Lisa, gerente de una tienda de ropa que cierra todos los días a las 7 pm bajo las nuevas restricciones, solo tiene un par de horas entre el final del trabajo y el comienzo del toque de queda.

Lisa extraña no poder relajarse por la noche después del trabajo, pero en términos generales apoya las restricciones.

«Me permite descansar un poco y beber menos alcohol. Si el toque de queda lleva a una reducción de casos, entonces estoy a favor de esa medida», dijo.

«Está bien, podemos esperar dos meses y salir de fiesta más tarde», agregó.

Francesca Street reportó para este artículo desde Londres.

Our commenting policy has changed. If you would like to comment, please share on social media using the icons below and comment there.