Noticias

Esto es lo que vale la pensión presidencial de Trump, si la mantiene

Posted January 21, 2021 1:43 p.m. EST

— (CNN Business) — A partir del mediodía de hoy, Donald Trump tiene derecho a una pensión anual de US$ 221.400 y beneficios que valen mucho más que eso.

Es posible, pero no seguro, que pueda perder eso si es declarado culpable en el próximo juicio político del Senado.

La ley no otorga pensión a los presidentes cuyo mandato finalice con la «destitución» por el proceso de acusación. Aunque Trump todavía se enfrenta a un juicio político en el Senado, una condena no puede resultar en la destitución de su cargo ya que su mandato terminó antes del juicio.

MIRA: Biden heredó de la administración de Trump un plan inexistente de vacunas de covid-19, según fuentes

Entonces, si el Senado lo condena, probablemente necesitaría una segunda votación para que Trump no sea elegible para su pensión y beneficios, según Michael Gerhardt, profesor de derecho en la Universidad de Carolina del Norte. Esa segunda votación lo sacaría de la oficina de expresidente, lo que resultaría en la pérdida de los beneficios de esa oficina, según Gerhardt. Pero otros expertos cuestionan si incluso una segunda votación podría despojarlo de la pensión y los beneficios.

«Eso parece bastante cuestionable», dijo Demian Brady, director de investigación de la National Taxpayers Union Foundation, un organismo de control del gasto del gobierno.

Otros beneficios

Los otros beneficios que recibirá Trump, además de su pensión, pueden ser sustanciales: las asignaciones de viaje, el espacio de oficina y el salario del personal pueden superar el millón de dólares anuales para un expresidente. Según un análisis de la National Taxpayers Union Foundation (NTUF), desde el año 2000 se brindó un total de US$ 56 millones en gratificaciones y beneficios a los cuatro expresidentes vivos actuales.

Brady señaló que una de los beneficios más costosos para los expresidentes es el alquiler de espacios de oficina, que no tiene límites. Los expresidentes Bill Clinton, George W. Bush y Barack Obama tenían cada uno más de US$ 500.000 en alquiler cubierto de oficinas el año pasado, dijo Brady. El alquiler de Jimmy Carter era solo una fracción de eso: US$ 118.000. Pero eso seguía siendo sustancial.

MÁS: Lo que viene en el juicio político contra el expresidente Trump, según un abogado

Y Trump, cuyas empresas han facturado a los contribuyentes estadounidenses más de 1 millón de dólares por alquiler y otros servicios desde que asumió el cargo, podría ser compensado por el alquiler de oficinas en su propia propiedad, según Brady.

Un beneficio que Trump no obtendrá y que otros expresidentes reciben es el seguro médico: un presidente debe estar en un cargo federal durante al menos cinco años para obtener ese beneficio, por lo que ni Trump ni Carter califican para eso.

La riqueza de Trump

Quizás la pensión no importe tanto: Trump parece haberlo hecho bien sin su salario presidencial durante su mandato.

Trump y la Casa Blanca han anunciado regularmente que devolvió su salario presidencial anual de $ 400.000 a diferentes departamentos gubernamentales mientras estaba en el cargo.

La ley que detalla las pensiones presidenciales se aprobó en 1958, cuando Harry Truman, entonces uno de los dos expresidentes vivos, presentaba problemas financieros. Pero ha habido llamamientos para poner fin o reducir la pensión y los beneficios para los expresidentes, especialmente porque la mayoría de los presidentes de hoy tienen un potencial de ingresos significativo a partir de libros y conferencias.

«Esta ley fue promulgada originalmente para un caso de mala suerte. En la era moderna, estos expresidentes tienen un potencial de ingresos tan sustancial que se ha convertido en millonarios subsidiados», señaló Brady de NTUF.

Brady argumenta que incluso si los beneficios llegan a solo US$ 4 millones al año, una parte minúscula de un presupuesto federal que está en los billones, es dinero que se puede ahorrar.

MÁS: La partida solitaria de Trump

«Cualquier oportunidad en la que podamos reducir gastos innecesarios, deberíamos aprovecharla», indicó.

En 2016, el Congreso controlado por los republicanos aprobó un proyecto de ley que habría fijado una cantidad fija de US$ 200.000 al año en pagos de pensiones y limitado otros gastos a US$ 200.000 al año por presidente. Los aumentos del costo de vida para la pensión estarían vinculados a la misma fórmula basada en la inflación que se usa para aumentar los beneficios de la seguridad social.

Pero esos US$ 400.000 podrían haber desaparecido rápidamente bajo la legislación, que recorta los pagos de pensiones y gastos en un dólar por cada dólar que gana un expresidente por encima de los US$ 400.000. De modo que los contribuyentes quedan completamente libres de responsabilidades una vez que un presidente gana US$ 800.000 al año.

Obama vetó la legislación y le dijo al Congreso que lo hizo porque el proyecto de ley también habría terminado con los salarios y beneficios del personal de los expresidentes y habría dificultado que el Servicio Secreto proteja a los expresidentes.

«Si el Congreso devuelve el proyecto de ley habiendo abordado adecuadamente estas preocupaciones, lo firmaré», dijo.

La legislación nunca volvió al escritorio de Obama. Y aunque la Cámara aprobó una legislación similar en 2019 después de que los demócratas tomaron el control de la cámara, el Senado nunca la votó.

Our commenting policy has changed. If you would like to comment, please share on social media using the icons below and comment there.