Noticias

El presidente Trump elige a Amy Coney Barrett como candidata a la Corte Suprema

Posted September 26, 2020 5:18 p.m. EDT
Updated September 26, 2020 6:21 p.m. EDT

— (CNN) — El presidente Donald Trump designó el sábado a Amy Coney Barrett, una jueza conservadora de la corte federal de apelaciones, para suceder a la difunta juez Ruth Bader Ginsburg en la Corte Suprema de Estados Unidos.

Trump lo calificó como un «momento muy orgulloso», y dijo que Barrett era una mujer de «intelecto imponente» y «lealtad inquebrantable a la Constitución».

Barrett, según Trump, es «una de las mentes legales más brillantes y talentosas de nuestra nación».

Amy Coney Barrett. Crédito: OLIVIER DOULIERY/AFP via Getty Images

La postulación esperada llega en un momento crítico de la historia, ya que el presidente cuestiona abiertamente la integridad de las próximas elecciones y no se ha comprometido con una transferencia pacífica del poder en caso de que pierda.

En repetidas ocasiones ha dicho que la Corte Suprema necesitaba llenar los nueve escaños antes del día de las elecciones, en caso de que la corte necesitara evaluar la legalidad de las boletas electorales por correo que se envían a los estadounidenses en todo el país en medio de la pandemia de coronavirus.

Y varios casos importantes se vislumbran en el horizonte inmediato, en caso de que se confirme tan rápidamente como esperan los republicanos, incluido uno que podría determinar el destino de la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio (Affodable Care Act, en inglés).

Barrett fue postulada por Trump para la Corte de Apelaciones del Séptimo Circuito de EE.UU. en 2017 y los defensores de la derecha han respaldado su designación debido a sus escritos sobre la fe y la ley. El Séptimo Circuito tiene su sede en Chicago y cubre casos de Illinois, Indiana y Wisconsin. Si su confirmación en el Senado tiene éxito antes de las elecciones de noviembre, el nombramiento marcaría la tercera elección de Trump en la Corte Suprema de Estados Unidos en un período presidencial, cimentando un bastión conservador en la corte durante una generación.

Barrett, de 48 años, se graduó –y ahora trabaja a tiempo parcial como profesora– en la Facultad de Derecho de Notre Dame. Se desempeñó como asistente legal del difunto juez de derecha Antonin Scalia. La madre de siete hijos nació en Nueva Orleans, Louisiana, y ahora vive en South Bend, Indiana, con su esposo Jesse M. Barrett.

Tras la muerte de Ginsburg la semana pasada, Trump expresó su entusiasmo por nombrar a su reemplazo, argumentando que tenía el deber constitucional de ocupar su puesto y se comprometió a nombrar a una candidata. Barrett será la quinta mujer designada en la corte y la segunda conservadora, si se confirma.

En la semana que Trump deliberó sobre su última elección ante la Corte Suprema, Barrett, una vez finalista para el puesto de la Corte Suprema que fue para Brett Kavanaugh en 2018, emergió como la favorita entre su corta lista, luego de reunirse con el presidente en la Casa Blanca, según fuentes cercanas.

El proceso de nominación de Barrett al Senado está programado para comenzar rápidamente, ya que los conservadores apuntan a ubicarla antes del día de las elecciones.

Dos senadores republicanos han dicho que no apoyan la votación sobre la designación de un juez de la Corte Suprema antes de las elecciones, pero ahora que el senador republicano de Utah Mitt Romney ha señalado que está de acuerdo con seguir adelante con una votación, es probable que Barrett sea confirmada salvo posibles errores.

Filosofía jurídica

Desde que se unió al tribunal de apelaciones, Barrett ha sido una jurista cautelosa, plenamente consciente de que permanece bajo el microscopio nacional para cualquier batalla de confirmación de la Corte Suprema. Aun así, ha demostrado su buena fe conservadora sobre los derechos de armas, la inmigración y el aborto en la Segunda Enmienda, posiciones que los demócratas están preparados para expresar su oposición en las próximas audiencias de confirmación.

El año pasado, ella discrepó sola cuando una mayoría del panel del Séptimo Circuito rechazó una impugnación de la Segunda Enmienda de un hombre declarado culpable de un delito grave de fraude postal y al que se le prohibió poseer un arma de fuego según las leyes federales y de Wisconsin.

En 2018, se unió a un desacuerdo con sus compañeros conservadores en una disputa sobre el aborto en Indiana y se refirió a una disposición que prohibía que los médicos practicaran un aborto debido a la raza, sexo o discapacidad del feto como un «estatuto eugenésico».

Más recientemente, en junio, discrepó cuando un panel del Séptimo Circuito dejó intacta una decisión de la corte de distrito de EE.UU. que bloquea temporalmente una política de Trump que perjudicaba a los solicitantes de tarjetas verdes que piden asistencia pública.

Y los conservadores religiosos se sintieron especialmente motivados por un intercambio con la senadora Dianne Feinstein de California, la principal demócrata en la Comisión Judicial del Senado, durante la audiencia de confirmación de Barrett en 2017 para su cargo de juez actual.

En un tenso ida y vuelta, la senadora demócrata cuestionó duramente si la candidata judicial podría separar sus puntos de vista católicos de sus opiniones legales.

«La conclusión a la que se llega es que el dogma vive ruidosamente dentro de ti», dijo Feinstein intencionadamente. «Y eso es preocupante cuando se trata de grandes problemas por los que un gran número de personas ha luchado durante años en este país».

Los partidarios de Barrett creían que la designada fue menospreciada por su catolicismo. Pero los demócratas dijeron que el intercambio se refería a los propios escritos de Barrett sobre el tema que había provocado preguntas de ambas partes, y preocupaciones de los progresistas de que ella socavaría el derecho al aborto.

En la audiencia, Barrett testificó que sus creencias religiosas no interferirían con sus decisiones como juez federal. Pero los demócratas, incluido Feinstein, no estaban convencidos, preocupados de que las opiniones de Barrett significaran que atacaría el derecho al aborto como juez federal.

Si Barrett es confirmada antes del día de las elecciones o poco después, uno de sus primeros casos sería el último desafío del Obamacare. La corte está programada para escuchar ese caso el 10 de noviembre.

Barrett también puso en duda la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio, siendo autora de un ensayo de revisión de la ley de 2017 que criticó el fundamento legal del presidente del Tribunal Supremo John Roberts para salvar la ley.

Joan Biskupic y Manu Raju de CNN contribuyeron a este informe.

Our commenting policy has changed. If you would like to comment, please share on social media using the icons below and comment there.