Noticias

El caótico debate de Trump subraya lo que está en juego en las elecciones de noviembre

Posted September 30, 2020 10:36 a.m. EDT

— (CNN) — Fue fácilmente el peor y más rencoroso debate presidencial de la historia. Pero aún así el evento entre Trump y Biden dejó al país de cara a las elecciones más difíciles en muchas generaciones.

Los estadounidenses deberán decidir en las elecciones si quieren cuatro años más de la furia, los insultos, el caos y el ensimismamiento que ha mostrado Donald Trump a millones de espectadores. Si abrazan a un presidente con reflejos autoritarios que nuevamente dijo que no puede aceptar el resultado de una elección democrática y nuevamente se negó a condenar a los supremacistas blancos. O pueden elegir al otro tipo.

Trump entró en el debate del martes buscando derribar a su rival demócrata Joe Biden con un torrente de ataques, y por un tiempo pareció que podría hacerlo. Convirtió el debate en Cleveland en una metáfora extravagante de 90 minutos de su presidencia: rompiendo todas las reglas, tratando de intimidar a Biden y abrumando al moderador Chris Wallace de Fox News, lanzando mentira tras mentira, mientras se comportaba como una agitada versión de la vida real de su cuenta de Twitter despiadada y acosadora.

MIRA: Primer debate entre Trump y Biden: ¿el peor de la historia?

Su negativa a condenar a los supremacistas blancos y la verificación del nombre del grupo neofascista Proud Boys, a quienes les dijo que «se aparten y se mantengan al margen», fue impactante en ese lugar. Pero eso no fue sorprendente dado que los últimos cuatro años subrayaron lo que está en juego en las elecciones que se acercan, y fracasó por completo en lograr su objetivo principal de ampliar su apoyo en una carrera en la que va detrás.

«El comandante en jefe se negó a condenar a los supremacistas blancos en el escenario mundial frente a mis hijos, frente a las familias de todos y se le dio la oportunidad varias veces de condenarlos», dijo Van Jones, comentarista de CNN y exasesor del gobierno de Obama que también ha trabajado con la Casa Blanca de Trump en la reforma de la justicia penal. Habría sido una actuación extraordinaria, autocompasiva y salvaje de un candidato con pocos votos. Pero para un presidente, con el control de los códigos nucleares, que se supone que está llevando al país a través de la peor crisis de salud en 100 años, la depresión económica más dura en 90 años y el ajuste de cuentas racial más profundo en 50 años, era preocupante en extremo.

Análisis: las claves del debate Trump-Biden y el impacto en las elecciones

Inadvertidamente, las explosiones de Trump jugaron a favor del argumento central que Biden y una pequeña banda de republicanos disidentes están tratando de vender a la mitad del país que no es un partidario leal de Trump o no está inclinado a apoyarlo. Eso es si la mala conducta y la anarquía personal mostrada por Trump el martes por la noche es apropiada en un presidente y ofrece un escape de tiempos desesperados.

El enfrentamiento entre los dos hombres que se batieron en duelo por la Casa Blanca el 3 de noviembre no mereció el término debate. Dana Bash de CNN describió con precisión la conflagración como un «espectáculo de mierda». Pero solo había un candidato a quien culpar por eso.

Trump arremetió contra las reglas acordadas por su campaña de que cada candidato tendría igual tiempo. Los intentos de Biden por pronunciar una palabra solo llevaron a un ruido confuso. Si Biden esperaba a que el presidente hablara, Trump se alargaba, y Wallace intentaba infelizmente controlarlo, como lo han hecho todos los asesores de la Casa Blanca durante cuatro años.

MIRA: ANÁLISIS | Éxitos y fallas del primer debate Trump-Biden

«¿Quieres callarte, hombre?»: el candidato demócrata, que por la mayor parte se resistió a las incitaciones de Trump, se exasperó en un momento, comportándose más como un espectador frustrado que podría haber estado viendo el debate buscando pistas sobre cómo el presidente planea llevar a Estados Unidos a través de un momento de peligro nacional.

Trump no tuvo buenas respuestas sobre la pandemia, culpó a China, alegando que millones más habrían muerto si Biden hubiera sido presidente, socavando las mascarillas y prometiendo invalidar a sus científicos sobre si una vacuna venidera era segura.

Biden puede haber ganado por descarte el debate frente a Trump: ¿le ayudará en las elecciones?

Biden, interpretando el papel de un político convencional atrapado en un tsunami demagógico, no fue especialmente impresionante, y en ocasiones careció de seriedad, al calificar en el debate a Trump de «payaso», «tonto» y «cachorro de Putin». Su respuesta sobre el escaño vacante de la Corte Suprema de la fallecida Ruth Bader Ginsburg no hará que los liberales corran a las urnas en las elecciones apoyar su campaña moderada.

Pero si bien el debate fue un flaco favor a la democracia, Biden no participó de igual forma que Trump en hacer que fuera un desastre.

MIRA: Mientras Trump se niega comprometerse con una transición pacífica, el Pentágono enfatiza que no tendrá ningún papel en las elecciones

Al llegar a la noche con una ventaja en las encuestas, la principal tarea del exvicepresidente de 77 años era desmentir en el debate las afirmaciones de Trump que ha dicho que Biden a duras penas sabe dónde está y no puede unir dos palabras. Ciertamente lo hizo, mostrando energía hasta el final del debate. Difícilmente podía dejar de lucir más parecido a un estadista que la rabieta furiosa que estaba haciendo Trump en el escenario. Y sobre la pandemia, la economía y la raza, el candidato demócrata encajó algunos golpes sustanciales contra el presidente, y se dirigió a los estadounidenses que miraban en casa en vivo expectantes por las elecciones, si es que alguno de los millones de espectadores pudo escucharlos por encima de la cacofonía.

«No tiene un plan. El hecho es que este hombre no sabe de lo que está hablando», dijo Biden, condenando los esfuerzos del presidente para erradicar Obamacare sin ofrecer una alternativa realista.

«¿Cuántos de ustedes se levantaron esta mañana y tenían una silla vacía en la mesa porque alguien murió de covid-19?», preguntó Biden, culpando a Trump por su mal manejo del virus por miles de muertes en Estados Unidos.

«Es lo que es, porque eres quien eres», le dijo Biden a Trump.

Una encuesta de CNN a los observadores del debate le dio la noche a Biden por un amplio margen: el 60% de los encuestados dijo que Biden ganó, mientras que solo el 28% le dio la noche a Trump.

Our commenting policy has changed. If you would like to comment, please share on social media using the icons below and comment there.