Noticias

Cuando un tiburón atacó a su esposo, una mujer embarazada entró en acción

Posted October 1, 2020 10:32 p.m. EDT

— (CNN) — Momentos después de que su esposo saltara a las aguas turquesas de los Cayos de Florida, Margot Dukes-Eddy vio una aleta de tiburón y sangre alrededor del área por donde había entrado al agua. Sin dudarlo, Dukes-Eddy, que está embarazada, saltó al agua y lo puso a salvo del ataque.

En unas vacaciones familiares en Florida la semana pasada, la pareja de Atlanta, acompañada por los padres de Duke-Eddy, la hermana y el novio de su hermana, decidieron pasar el día nadando y buceando a bordo de una lancha privada de 20 pies, según el Miami Herald, que reportó por primera vez la historia.

La familia se propuso explorar la vida marina del Sombrero Reef en los Cayos de Florida, la cadena de islas de 200 km de largo que comienza justo al sur de Miami.

Como había varias otras personas de barcos cercanos que ya estaban nadando en el agua, Andrew Eddy, de 30 años, no dudó en saltar. Casi inmediatamente después de entrar al agua, un tiburón, descrito por testigos como de 2,4 a 3 metros tiburón toro, se estrelló contra Eddy y se aferró a su hombro, según testigos.

Dukes-Eddy, observando desde el barco, se puso inmediatamente en acción.

Como escribió el agente Christopher Aguanno en su informe para la Oficina del Sheriff del condado de Monroe, ella «vio la aleta dorsal del tiburón y luego la sangre llenando el agua», y «sin dudarlo, se zambulló en el agua y llevó a Eddy a la seguridad del bote».

Eddy fue llevado de inmediato a Sombrero Beach y luego trasladado en avión a un hospital cercano en Miami, donde la lesión en su hombro se consideró grave, según la Oficina del Sheriff del condado de Monroe.

Dukes-Eddy no ha respondido a una solicitud de comentarios.

No había nadie «pescando o cazando» en el agua donde el grupo estaba buceando y no se reportaron otros heridos, confirmó Aguanno.

El condado de Monroe, ubicado a unos 250 km al suroeste de Miami, ha tenido solo 17 ataques de tiburones confirmados y no provocados desde 1882, según el Archivo Internacional de Ataques de Tiburones de la Universidad de Florida, lo que hace que este caso sea aún más sorprendente.

Our commenting policy has changed. If you would like to comment, please share on social media using the icons below and comment there.