Noticias

Corea del Sur podría ordenar su primer confinamiento de la pandemia ante imparable aumento de casos de coronavirus

Posted December 16, 2020 5:30 a.m. EST

— Seúl (CNN) — Funcionarios de salud de Corea del Sur advirtieron a los ciudadanos que se tomen en serio las actuales restricciones por coronavirus, ya que el país enfrenta la posibilidad de entrar en su primer confinamiento desde el comienzo de la pandemia en medio de un aumento alarmante de nuevas infecciones.

Corea del Sur ha sido considerada durante mucho tiempo un país modelo por su respuesta efectiva a múltiples oleadas de coronavirus, lo que se ganó el elogio de la Organización Mundial de la Salud a principios de este año, después de que las autoridades detuvieron con éxito la propagación del brote inicial.

Londres vuelve a un confinamiento estricto por covid-19; aparece nueva variante del virus

A pesar de estar entre los primeros países afectados por el virus, Corea del Sur ha logrado evitar el tipo de estrictas medidas de confinamiento que se ven en otras partes del mundo, gracias en gran parte a una combinación de agresiva aplicación de pruebas y técnicas sofisticadas de seguimiento y rastreo.

«Tercera ola» en Corea del Sur

Pero a medida que la pandemia se prolonga hasta el invierno, la aparición de la llamada «tercera ola» ha resultado en un aumento de nuevas infecciones aparentemente imposibles de rastrear.

El miércoles, Yoon Tae-ho, un alto funcionario del Ministerio de Salud, instó a las personas a participar plenamente en las medidas de distanciamiento social en el área metropolitana de Seúl, que representa alrededor de la mitad de los 51 millones de habitantes del país. Esas restricciones se encuentran actualmente en el nivel 2,5 en la escala del país, mientras que el nivel 3 es un confinamiento de facto.

Yoon dijo que los funcionarios actualmente están consultando con expertos, gobiernos locales y el comité de trabajo antivirus sobre si elevar las restricciones al nivel 3.

Tal movimiento probablemente constituiría «un gran cambio social», advirtió Yoon y podría resultar en daños a las pequeñas empresas y los trabajadores autónomos.

El martes, Corea del Sur informó 1,078 nuevos casos, el recuento diario más alto desde el inicio de la pandemia, lo que eleva el total nacional a 45,442. Unos 226 pacientes se encuentran en estado crítico, mientras que hubo 12 muertes adicionales el martes, lo que aumentó el total de fallecidos a 612.

Crisis en hospitales

El miércoles, el alcalde interino de Seúl, Seo Jung-hyup, advirtió que la capital enfrenta una escasez crítica de espacio hospitalario, con 77 de las 78 camas de unidades de cuidado intensivo (UCI) de la ciudad ahora ocupadas por pacientes con coronavirus.

Si bien estos números palidecen en comparación con los observados en gran parte de Europa o Estados Unidos, el último incremento demuestra las dificultades adicionales causadas por las gélidas temperaturas invernales, que llevan a las personas al interior, donde la infección es más fácil, y la creciente fatiga por las restricciones y precauciones.

Según un recuento de la Universidad Johns Hopkins, los casos en Corea del Sur han aumentado constantemente desde mediados de noviembre y, en respuesta, el país ha ido promulgando lentamente más restricciones y reglas de distanciamiento social.

La semana pasada, se llamó a los militares y la policía para ayudar con los esfuerzos de rastreo de contactos, mientras que los centros de pruebas extendieron su horario hasta la noche y los fines de semana para fomentar las pruebas en el área metropolitana de Seúl. En una sesión informativa para anunciar nuevos esfuerzos, un alto funcionario de salud de Corea del Sur advirtió que el país enfrenta su «mayor crisis» hasta la fecha.

Iglesias y escuelas

Las restricciones de nivel 3 podrían obligar a las escuelas e iglesias a trasladar sus operaciones a Internet. A principios de este año, múltiples brotes en Corea del Sur estuvieron vinculados a grupos religiosos y algunos encabezaron protestas contra el gobierno cuando las autoridades intentaron aplicar medidas de distanciamiento social.

Según la emisora pública KBS, al menos un grupo de contagios en Seúl ha sido vinculado a una iglesia.

«La iglesia celebró reuniones cuatro veces a la semana durante siete semanas en un espacio confinado durante un período prolongado, lo que significa que la posibilidad de que las gotas se propaguen entre los participantes era muy alta», dijo a KBS Park Yoo-mi, un funcionario de salud local. «Estamos investigando más el asunto».

La amenaza del frío

Durante mucho tiempo se esperaba que el invierno provocara un repunte de casos en gran parte del hemisferio norte, pero particularmente en países donde las temperaturas son más bajas: una mayor ventilación, que puede ayudar a prevenir infecciones, es mucho más difícil cuando las temperaturas diurnas promedio son inferiores a -5 ° C (23F), como en Seúl esta semana.

Un trabajador usa un soplador para quitar la nieve de un patio en el palacio Gyeongbokgung en el centro de Seúl el 13 de diciembre de 2020.

Hablando el martes, Jung Eun-kyeong, director de la Agencia de Prevención y Control de Enfermedades de Corea, dijo que «la tercera ola es diferente de las dos anteriores. Es el punto más crítico desde que comenzó la pandemia de covid-19».

En el vecino – e igualmente frío – Japón, las restricciones también se han incrementado en respuesta a una nueva ola de casos.

El martes, se registraron 2.410 casos nuevos y 45 muertes adicionales en todo el país, lo que eleva los totales respectivos a 184.754 casos y 2.701 muertes. El número de pacientes en cuidados intensivos está en su nivel más alto de todo el año, advirtieron los funcionarios de salud.

También en Japón

Japón también ha evitado en gran medida el tipo de confinamientos estrictos que se ven en otros lugares, optando en cambio por controles fronterizos intensivos, rastreo de contactos y distanciamiento social, un experimento que ha tenido un gran éxito. Pero la gran cantidad de tiempo que los ciudadanos han estado viviendo incluso con restricciones menores (el este de Asia fue la primera región del mundo en lidiar con el coronavirus, y se tomaron precauciones a partir de enero de este año) provoca que exista riesgo de fatiga.

«Por favor, no se acostumbre al coronavirus», dijo el mes pasado el presidente de la Asociación Médica de Japón, Toshio Nakagawa, en una sesión informativa, cuando los casos comenzaron a aumentar. «Por favor, no subestime el coronavirus».

Jake Kwon y Gawon Bae informaron desde Seúl, Corea del Sur. James Griffiths informó desde Hong Kong.

Our commenting policy has changed. If you would like to comment, please share on social media using the icons below and comment there.