Noticias

Con los votos programados, Washington tantea una manera para salir del cierre de gobierno

Posted January 23, 2019 1:31 p.m. EST

— (CNN) — Puede parecer una típica farsa de Washington, pero un par de votos en el Senado esta semana podría ser el primer paso tentativo en un largo camino del cierre de gobierno más largo de la historia.

La Casa Blanca, la Cámara demócrata y el Senado republicano están a punto de realizar un esfuerzo teatral para hacer ver que están haciendo todo lo posible para restablecer los salarios de 800.000 trabajadores federales.

El líder republicano de la mayoría, el líder Mitch McConnell, planea recoger la oferta del presidente Donald Trump de cambiar temporalmente la protección de algunos inmigrantes indocumentados por 5.700 millones de dólares en fondos para su muro fronterizo totémico.

LEE: Esta podría ser la única forma en que se termine el cierre del Gobierno de EE.UU.

“La oportunidad de terminar con todo esto es mirarnos a la cara … todo lo que debe suceder es que los demócratas acuerden que es hora de poner al país delante de la política, dar una respuesta y votar para dejar esto tras nosotros”, dijo McConnell el martes.

Un proyecto demócrata rival que reabriría el gobierno pero no financiaría el muro se basa en una medida que ya pasó por la Cámara y fue presentada por el líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer, que tildó a McConnell como “co-conspirador del cierre”.

Pero a pesar de todo el ruido y los insultos, todas las partes saben que el par de votos en el Senado seguramente fracasarán en todas las líneas partidistas, y son más una oportunidad de desatar un golpe político que un intento de romper el estancamiento. Entonces, salvo una especie de capitulación milagrosa por parte del presidente o de sus oponentes demócratas recién llegados al poder, nada de lo que ocurra en los próximos días probablemente dará como resultado que se resuelva el callejón sin salida que se tiene en este momento.

Pero el Senado a menudo trabaja de maneras misteriosas.

Una vez que ha transcurrido la coreografía, y cada lado ha matado la solución preferida del otro, hay una posibilidad de que una reunión tras bastidores entre los líderes de la Cámara Demócrata y el Senado republicano pueda encontrar una ruta de escape.

Al menos así es como terminan los enfrentamientos entre cada extremo de la Avenida Pennsylvania. Pero, dada la naturaleza impetuosa de Trump —y su repentina decisión de desencadenar el cierre parcial del gobierno— nadie sabe si se aplicarán las reglas normales de la carretera.

Si la táctica del Senado de dar dos pasos hacia atrás parece ser absurda, una pelea sobre el discurso del Estado de la Unión, que la presidenta Nancy Pelosi le ha dicho a Trump que olvide mientras el gobierno está parcialmente cerrado, aumenta aún más la credulidad.

LEE: Este es el cierre de gobierno más largo de la historia: ¿por qué el presidente sí recibe salario y los trabajadores no?

La Casa Blanca solicitó —pero no se le concedió— una visita del sargento en armas antes de la dirección, que se suponía que tendría lugar el próximo martes, sugiriendo que Trump podría intentar aparecer de todos modos.

Ya que irrumpir en la Cámara sin el permiso de Pelosi encendería un embrollo Constitucional, Trump también piensa irse de la ciudad, para darle un discurso del Estado de la Unión a sus partidarios —o algo así como a la mitad de la unión— en una manifestación al estilo campaña política.

¿Gasolina o leche?

Todas las jugarretas políticas pueden ser viejas para los conocedores de la disfunción de Washington. Pero se está volviendo cada vez más absurdo para los trabajadores federales desesperados, que aparecen cada hora en las noticias con desgarradoras historias de omisiones de dosis de medicamentos vitales o pagos de renta faltantes.

Francis Nichols III, un oficial de la corte, dijo el martes en New Day de CNN que estaba dejando de comprar gasolina para “poder tener comida y darle a mi hijo 55 centavos (para) leche todos los días, para leche que a él le gusta”.

J. David Cox, presidente nacional de la Federación Estadounidense de Empleados Gubernamentales, propuso una cita del libro bíblico de Levítico para argumentar que “los contratados”, en este caso los trabajadores del gobierno, deberían ser pagados “antes de que llegue el día final”.

“Es inconcebible que el gobierno de los Estados Unidos no pague a sus empleados que van a trabajar todos los días brindando servicios al pueblo estadounidense y a todos los que visitan nuestro gran país”, le dijo Cox a Christiane Amanpour de CNN.

Pero la verdad brutal es que el sufrimiento de las víctimas del cierre aún no es suficiente para cambiar el cálculo político de los jugadores clave.

Puede ser diferente si los trabajadores de la Administración de Seguridad del Transporte (TSA) en los puntos de control del aeropuerto abandonan el trabajo en masa, en lugar de reportarse enfermos cada vez más para protestar por tener que trabajar sin paga. O si se retienen los reembolsos de impuestos de millones de estadounidenses.

Pero a pesar de que los medios se enfocan en su difícil situación, el sufrimiento de los trabajadores federales no está imponiendo suficiente presión política sobre Trump o los demócratas de Pelosi para forzar un rápido final del cierre.

Las encuestas muestran que la mayoría de los estadounidenses culpan a Trump y no a los demócratas por el cierre. Eso significa que Pelosi, si bien puede lamentar el dolor de los trabajadores del gobierno, no tiene una razón política convincente para retirarse.

Y Trump ya ha demostrado que está más preocupado por alienar a su base y a sus conservadores que en ampliar su apoyo, por lo que le importa menos que los demás presidentes alejarse de los votantes de la mitad del camino.