Noticias

Cómo una estación de esquí austríaca ayudó a que el coronavirus se extendiera por Europa

Posted March 24, 2020 6:58 a.m. EDT

— Viena, Austria (CNN) — Henrik Lerfeldt tiene buenos recuerdos de Kitzloch, un popular restaurante y bar en la ciudad austríaca de estaciones de esquí de Ischgl, donde estuvo varias noches de vacaciones hace tres semanas.

El danés de 56 años de edad, quien habló con CNN desde su propia cuarentena en su casa a 80 kms de Copenhague la semana pasada, dijo que su tiempo en Kitzloch, en la provincia austriaca del Tirol, era la forma en que se supone que debe ser el “post-esquí”. “Mucha gente, muchas bebidas y buenos camareros felices de servirte más”.

Cuatro días después de su regreso a casa, Lerfeldt dio positivo por coronavirus, o covid-19, al igual que uno de los amigos con los que viajaba. Pero son solo dos entre cientos de personas de toda Europa cuyas infecciones se remontan a Ischgl, algunas de ellas directamente a Kitzloch, según las autoridades europeas.

Kitzloch declinó hacer comentarios cuando CNN se comunicó con ellos para hacer comentarios. Su propietario, Bernhard Zangerl, le dijo al sitio de noticias alemán t-online el 16 de marzo que sus empleados también deben haber contraído el virus de alguien, y el sitio informa que Zangerl dijo que era audaz intentar atribuir esto a una compañía.

A pesar de una advertencia oficial del Gobierno islandés el 4 de marzo de que un grupo de sus ciudadanos había contraído el coronavirus en Ischgl, las autoridades austriacas permitieron que el turismo de esquí, y la fiesta que lo acompaña, continuara durante otros nueve días antes de establecer la cuarentena por completo el 13 de marzo. Los bares en Ischgl se cerraron el 10 de marzo.

Incluso después de que un cantinero dio positivo por el virus, la autoridad médica de Tirol, donde el turismo de esquí es uno de los principales impulsores económicos, reiteró en un comunicado de prensa del 8 de marzo que “no había razón para preocuparse”. CNN se contactó con Franz Katzgraber, el director de la autoridad médica del Tirol, para obtener más comentarios y no recibió respuesta.

Ischgl y sus aldeas vecinas atraen alrededor de 500.000 visitantes cada invierno, con celebridades de alto perfil y políticos como Paris Hilton, Naomi Campbell y Bill Clinton entre ellos en años anteriores.

Después de una serie de refutaciones de que la ciudad y el bar estaban vinculados a la propagación del virus, las autoridades austriacas han admitido que así es.

En un comunicado enviado por correo electrónico a CNN, el gobierno provincial negó haberse demorado para tomar medidas, diciendo que actuó de manera oportuna y eficiente. “Con las medidas tomadas, las autoridades pudieron contener la continuación de la cadena de infecciones”, dijo en el comunicado Bernhard Tilg, concejal provincial de Tirol responsable de salud, centros de atención, ciencia e investigación.

Los expertos en salud, sin embargo, dicen lo contrario.

Encender las alarmas

El asistente del director de salud de la dirección de salud islandesa le dijo a CNN que el epidemiólogo jefe del país, Thorolfur Gudnason, informó a las autoridades austriacas el 4 de marzo que varios turistas islandeses estaban infectados con el virus mientras estaban en Ischgl. Gudnason utilizó el sistema de alerta temprana y respuesta oficial de Europa, según confirmó la dirección en un correo electrónico.

El 5 de marzo, el día después de que Islandia notificara a Austria que los turistas islandeses habían contratado covid-19, Reykjavik agregó a Ischgl a su lista de zonas de riesgo para la transmisión de covid-19, poniendo el riesgo de infección en el pueblo a la par con China, Corea del Sur, Italia e Irán.

Jan Pravsgaard Christensen, profesor de inmunología de enfermedades infecciosas en la Universidad de Copenhague, le dijo a CNN que la lista de Islandia debería haber encendido inmediatamente las alarmas.

MIRA: La cloroquina, ¿será la cura para el coronavirus?

“Considerando que es un lugar donde las personas están en contacto cercano en bares, restaurantes, etc., una vez que conocen que hay personas infectadas en la misma área, deberían haber iniciado una cuarentena muy rápidamente”, dijo.

Sin embargo, las autoridades regionales en Tirol minimizaron el riesgo. En una primera reacción oficial a la lista de Islandia, Katzgraber dijo en un comunicado de prensa del 5 de marzo que era “poco probable” que hubiera un contagio en Tirol.

Con base en una declaración de un solo viajero que dijo que un turista enfermo que había visitado Italia compartió el mismo vuelo de regreso a Islandia, Katzgraber dijo en el mismo comunicado de prensa que el grupo de turistas islandeses probablemente contrajo el virus después de que salieron de Austria, sin dar evidencia.

Cerveza y silbatos compartidos

El 7 de marzo, tres días después de la advertencia de Islandia, un camarero de 36 años de Kitzloch dio positivo. Veintidós de los contactos del cantinero fueron puestos en cuarentena, 15 de los cuales desde entonces dieron positivo para covid-19, confirmó el gobierno provincial en comunicados de prensa.

El brote se había extendido mucho más allá del Tirol.

Las cifras disponibles más recientes del Gobierno danés muestran que de más de 1.400 casos en Dinamarca, 298 contrajeron el virus en Austria. En comparación, solo 61 casos están relacionados con viajes a Italia, hasta ahora el país más afectado en Europa.

A partir del 20 de marzo, las autoridades islandesas están al tanto de ocho personas que se infectaron con coronavirus en Ischgl específicamente, dijo la autoridad de salud a CNN.

“Al principio, no entendíamos cómo podían haber sucedido tantos casos”, dijo Christensen, quien había sido informado por expertos que trabajaban en la respuesta de Islandia a la pandemia. Pero surgió una imagen más clara cuando los funcionarios descubrieron lo que estaba sucediendo en algunos de los bares y clubes llenos de Ischgl.

“Nos dimos cuenta de que intercambiaban saliva porque estaban jugando al ping pong de cerveza”, usando su boca, dijo, aunque no destacó ningún bar específico donde se desarrollara el juego. El juego consistía en escupir pelotas de ping pong de sus bocas en vasos de cerveza, y esas pelotas fueron reutilizadas por otras personas.

Lerfeldt informó que los cantineros de Kitzloch, incluido el de 36 años que luego dio positivo por coronavirus, hicieron sonar un silbato de latón para que las personas se apartaran de su camino mientras tomaban vacunas a los clientes. Varios clientes también hicieron sonar el silbato por diversión, dijo Lerfeldt. “Puedo ver por qué la gente querría silbarlo, y nadie sabía que estaba enfermo”, dijo Lerfeldt.

Monika Redlberger-Fritz, directora del departamento de influenza de la Universidad de Medicina de Viena, dijo a CNN que la forma en que el virus se propagó en Ischgl significa que es probable que haya al menos una persona que haya infectado a un gran número de personas.

“Eso significa que había al menos un paciente que tenía una carga viral muy alta, y aunque la mayoría de las personas infectarían a dos o tres más en promedio, estas personas pueden transmitir la enfermedad a 40, 50 u 80 personas”. Redlberger-Fritz dijo que esto puede haber reducido el tiempo de espera para que las autoridades reaccionaran en varios días.

Anita Luckner-Hornischer, una funcionaria con autoridad médica del Tirol, dijo en un comunicado de prensa el 8 de marzo que “desde el punto de vista médico, una transmisión del virus a los invitados del bar es bastante improbable”. Ella no dio evidencias.

Las autoridades cerraron Kitzloch el 9 de marzo y dijeron que no había un riesgo mayor de transmisión.

Para el 10 de marzo, Günther Platter, el gobernador provincial del Tirol, dijo en una conferencia de prensa que todos los casos nuevos confirmados en la provincia ese día, 16 en total, estaban vinculados a un solo bar y uno de sus cantineros. Las autoridades locales más tarde confirmaron que el bar era Kitzloch, el pequeño pero bullicioso bar donde Lerfeldt dijo que él y sus amigos estuvieron de fiesta durante cinco noches.

“Hemos encontrado que el riesgo de infección es muy alto en los bares. Todos los casos vuelven a un bar”, dijo Platter en la conferencia de prensa.

LEE: ¿Por qué el jabón, el desinfectante y el agua tibia funcionan contra el covid-19 y otros virus?

Cientos de casos se remontan a Ischgl

Al menos cuatro países han reportado relación con Ischgl, mostrando cómo la pequeña aldea, hogar de no más de 1.600 residentes permanentes, se convirtió en un vector importante en la difusión de covid-19.

Junto con Dinamarca e Islandia, Alemania ha rastreado unos 300 casos hasta Ischgl, más de 80 de ellos en Hamburgo y 200 en la pequeña ciudad de Aalen, según los medios alemanes. CNN no ha podido verificar independientemente estas cifras.

El conteo es tan alto que Aalen configuró una nueva dirección de correo electrónico específicamente para las personas que visitaron Ischgl para ponerse en contacto con las autoridades. En una conferencia de prensa virtual el 17 de marzo, el ministro de Salud del estado alemán de Baden-Württemberg dijo, según la agencia de noticias estatal alemana DPA: “Nuestro problema no se llama Irán, es Ischgl”.

Noruega también confirmó que, a partir del 20 de marzo, 862 de sus 1.742 casos fueron contagiados en el extranjero y dijo que rastreó a 549 de ellos hasta Austria, según el Instituto Noruego de Salud Pública.

Kitzloch tiene capacidad para 100 personas y, cuando Lerfeldt estaba allí, estaba lleno de clientes de Dinamarca, Suecia, Noruega y Alemania, dijo.

Cuando el gobierno nacional anunció un cierre de la zona en la tarde del 13 de marzo, nueve días después de la notificación de Islandia, se pidió a los turistas restantes que abandonaran el pueblo y regresaran a casa sin paradas.

La mayoría regresó directamente a sus respectivos países de origen, dijo a la emisora pública austríaca ORF Tilg, concejal provincial responsable de los servicios de salud, atención e investigación, pero los propietarios de hoteles en la capital provincial de Innsbruck confirmaron a los medios locales que cientos de turistas de Ischgl que estaban varados ese viernes por la tarde en sus establecimientos para esperar los vuelos del sábado.

“Las autoridades actuaron correctamente en todos los aspectos”, reiteró Tilg varias veces en la entrevista de ORF el 16 de marzo, y rechazó todas las críticas en un correo electrónico a CNN.

Tilg culpó de la propagación del virus en Tirol, que representa aproximadamente una cuarta parte de los más de 4.400 casos de coronavirus de Austria a partir del 23 de marzo, a los turistas que lo llevaron a la provincia o no siguieron los consejos de las autoridades regionales para regresar a casa de inmediato.

LEE: Qué debes comprar para mantenerte saludable y otras reglas para la cuarentena por coronavirus

Europa es ahora el epicentro del brote de coronavirus y la Unión Europea ha cerrado sus fronteras a todos los viajes no esenciales mientras intenta frenar su propagación. El gobierno austríaco puso a Ischgl en cuarentena total el 13 de marzo. Cinco días después, el 18 de marzo, los funcionarios locales ampliaron estas medidas y ordenaron a las 279 comunidades en el Tirol que se aislaran.

Mientras que Lerfeldt y sus amigos dicen que se han recuperado completamente, Christensen dijo que es imposible determinar la cantidad de personas que fueron contagiadas por los turistas de esquí de Ischgl una vez que regresaron a casa, en países de toda Europa.

Our commenting policy has changed. If you would like to comment, please share on social media using the icons below and comment there.