Noticias

Biden vs. Sanders: cómo se comparan en salud, inmigración y otros temas clave

Posted March 9, 2020 5:32 a.m. EDT
Updated March 9, 2020 5:33 a.m. EDT

— Washington (CNN) — Los resultados que el exvicepresidente de Estados Unidos Joe Biden obtuvo durante el supermartes plantearon una competencia cara a cara con el senador por Vermont Bernie Sanders sobre el liderazgo en el Partido Demócrata y sobre quién enfrentará al presidente Donald Trump en noviembre.

Biden continúa el legado de los ocho años que sirvió junto al presidente Barack Obama mientras que Sanders, un independiente, ofrece una plataforma socialista democrática con una visión radicalmente diferente para Estados Unidos.

Ambos aspirantes presentarán sus respectivas plataformas antes de las contiendas del martes en Idaho, Michigan, Mississippi, Missouri, Dakota del Norte y Washington. También están programados para reunirse en el debate de CNN/Univisión en Arizona el 15 de marzo.

Aquí hay un vistazo a sus propuestas sobre temas clave.

Salud

Biden

Biden se ha apegado a la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio, el plan de salud característico de Obama, pero ha ofrecido propuestas de enormes subsidios nuevos para hacer que la cobertura a través de los intercambios de Obamacare sea menos costosa. Su plan incluye una nueva “opción pública” que permitiría a las personas comprar un programa que, según su campaña, sería similar a Medicare.

La propuesta tendría un precio de 750.000 millones de dólares durante 10 años, dijo su campaña. Biden propone pagar el proyecto de ley elevando los impuestos sobre la renta de los estadounidenses más ricos al 39,6%, revirtiendo parte de la Ley de reducción de impuestos apoyada por un Congreso de mayoría republicana en 2017, y al exigir a quienes ganan más de un millón de dólares al año que paguen 39,6% de impuestos sobre las ganancias de capital, en lugar del 20% actual.

Sanders

El programa de atención médica “Medicare para todos” propuesto por Sanders es la base de su plataforma progresista.

Su plan dejaría intacta la infraestructura actual de médicos, hospitales y otros proveedores de atención médica, pero nacionalizaría la industria de los seguros de salud. Casi todo el dinero que las personas y los empleadores pagan actualmente a través de las aseguradoras, así como gran parte del dinero que pagan los estados, según el plan de Sanders, en su lugar sería pagado por el gobierno federal.

Sanders ha sugerido que Medicare para Todos terminaría reduciendo la cantidad que el país gasta en atención médica, lo que los expertos dicen que no es el caso, aunque los hogares individuales podrían terminar teniendo ventaja.

Múltiples estimaciones han fijado el costo de Medicare para Todos en más de 30 billones de dólares en una década, un gran cambio para que los contribuyentes lo cubran. Sanders ha dicho que pagaría el programa al revertir los recortes de impuestos republicanos de 2017, imponiendo impuestos adicionales sobre los ricos y los impuestos sobre las ganancias de capital. Parte de la financiación también procedería de la recaudación de dinero que los empleadores y las personas pagan actualmente a las aseguradoras privadas, es decir, cambiar las cotizaciones por impuestos más altos.

Crisis climática

Biden

Biden ha propuesto un plan de crisis climática que pondría a Estados Unidos en camino de eliminar las emisiones netas de gases de efecto invernadero para 2050.

La propuesta abarca elementos del progresivo Nuevo Pacto Verde y busca ir “mucho más allá” de la metas de cambio climático de Obama.

Como parte de la propuesta, Biden está pidiendo el fin de los subsidios a los combustibles fósiles y la prohibición de nuevos permisos de petróleo y gas en tierras públicas. Al igual que otros demócratas, también volvería a entrar en el acuerdo climático de París, el histórico acuerdo de 2015 sobre reducciones de emisiones del que Trump se retiró durante su primer año en el cargo.

El plan de Biden deja al Congreso decidir qué mecanismo de aplicación se usaría para exigir a las corporaciones en Estados Unidos que cumplan con los objetivos que él establece, y penalizarlos si se quedan cortos.

El plan tiene un precio de 1,7 billones de dólares en sus primeros 10 años, incluyendo 400.000 millones para investigación entre universidades y el sector privado. Biden lo pagaría deshaciendo los recortes de impuestos promulgados por Trump y los republicanos en el Congreso.

Sanders

Sanders, que criticó a Trump por retirarse del acuerdo de París, es uno de los principales defensores del Nuevo Pacto Verde y está pidiendo un ambicioso plan de crisis climática que incluya una vasta movilización para detener e invertir los efectos del calentamiento global durante una década.

Los objetivos principales incluyen alcanzar el objetivo del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático de energía 100% renovable para electricidad y transporte para 2030; reducir las emisiones nacionales en un 71% durante ese período; crear una “red inteligente” eléctrica de 526.000 millones de dólares; invertir 200.000 millones de dólares en el Fondo Verde para el Clima, y priorizar lo que los activistas llaman una “transición justa” para los trabajadores de combustibles fósiles que serían desplazados durante la transición.

En el proceso, según la campaña, crearía 20 millones de nuevos empleos en “fabricación de acero y automóviles, construcción, modernización de la eficiencia energética, codificación y granjas de servidores, y plantas de energía renovable”.

El plan viene con un precio de 16,3 billones de dólares, pero Sanders ha dicho que “se pagará por sí mismo en 15 años”. La mayor fuente de financiamiento potencial, un estimado de 6,4 billones de dólares, provendría de los ingresos generados por la venta de energía limpia, que será administrada por empresas de servicios públicos, entre 2023 y 2035. Antes de eso, Sanders recortaría el gasto militar utilizado para proteger intereses energéticos globales por más de 1,2 billones de dólares mientras impacta a las compañías de combustibles fósiles por más de 3 billones de dólares en “litigios (contra contaminantes), tarifas e impuestos”. La campaña dice que se recaudarán 2,3 billones de dólares adicionales de los impuestos pagados sobre los 20 millones de nuevos empleos que promete crear.

MIRA: Fracasa el Nuevo Pacto Verde de Alexandria Ocasio Cortez en el Senado, ¿por qué? (2019)

Inmigración

Biden

La plataforma de inmigración de Biden describe un camino hacia la ciudadanía para los inmigrantes indocumentados al tiempo que llama a revertir las políticas fronterizas de Trump.

El plan de Biden invertiría 4.000 millones de dólares en Centroamérica en un esfuerzo por lograr “reducciones cuantificables” en la violencia para frenar la migración a Estados Unidos. Su plataforma también aumentaría el límite de admisión de refugiados en EE.UU. de los actuales 18.000 a 125.000. En una entrevista con CNN en julio de 2019, Biden dijo que se opone a la despenalización de cruzar la frontera sin documentación. “Creo que las personas deberían tener que hacer cola, pero si vienen porque realmente buscan asilo, deberían tener la oportunidad de presentar su caso”.

Sanders

La plataforma de inmigración de Sanders exige una reestructuración del sistema a gran escala a través de acciones legislativas y una serie de decretos presidenciales.

Pondría una moratoria sobre las deportaciones, acabaría con las redadas del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas, detendría la construcción del muro en la frontera entre Estados Unidos y México, terminaría con las separaciones familiares y cerraría centros de detención con fines de lucro. Sanders también revocaría la llamada regla de carga pública de Trump y se aseguraría de que los inmigrantes no sean discriminados en función de sus ingresos o discapacidad, al tiempo que extendería el estado de protección temporal hasta que existan resoluciones más permanentes. El plan también reestructuraría el Departamento de Seguridad Nacional, de acuerdo con la propuesta, el Gobierno crearía un programa para dar la bienvenida a los migrantes desplazados por el cambio climático y establecería una meta de aceptar al menos 50.000 personas durante su primer año en el cargo.

OPINIÓN: Esta nueva regla de inmigración no es estadounidense

Educación

Biden

La plataforma educativa de Biden aumentaría los fondos para las escuelas en áreas de bajos ingresos, ayudaría a los maestros a pagar su deuda educativa y duplicaría el número de profesionales de la salud que trabajan en las escuelas.

El plan priorizaría el pago competitivo para los maestros, ampliando el acceso al preescolar para niños de 3 y 4 años y distritos que ofrecen cursos rigurosos.

Después de eso, el plan de Biden dejaría que los distritos escolares identifiquen sus mayores necesidades para abordar con el tope de fondos restante.

Dice que “la mayor parte” de sus propuestas educativas pueden convertirse en ley, incluso si los republicanos mantienen el control del Senado después de las elecciones de 2020.

Biden no ha ofrecido detalles sobre cuánto costaría el plan en general o cómo propone pagarlo. Un plan separado enfocado en la educación superior propone dos años gratis de colegio comunitario que, según su campaña, costaría 750.000 millones por año.

Sanders

El plan de política educativa de Sanders establece una agenda de 10 puntos que exige el fin de las escuelas charter con fines de lucro, crea un piso salarial para los maestros de las escuelas públicas, garantiza comidas escolares gratuitas para todos los estudiantes y se expande después de las clases y los programas de escuela de verano.

La plataforma propone un piso salarial de 60.000 dólares al año para los maestros vinculados al costo de vida y un aumento en la deducción de impuestos por encima de la línea para gastos de bolsillo en suministros.

Su plan también exige una prohibición total de las escuelas autónomas con fines de lucro y una moratoria en la financiación de toda la expansión de las escuelas públicas autónomas hasta que se complete una auditoría nacional de las escuelas.

Si bien Sanders no ofreció fuentes de financiamiento específicas para el plan, aludió al hecho de que reducir los recortes de impuestos promulgados durante la administración Trump ayudaría a pagar la factura.

Para la educación superior, Sanders ha impulsado un ambicioso programa de “universidad para todos” que eliminaría la deuda de préstamos estudiantiles de todos los estadounidenses y exige una matrícula gratuita en todos los colegios y universidades públicas de cuatro años, así como en los colegios comunitarios.

Sanders ha dicho que los nuevos impuestos en Wall Street recaudarían los 2,2 billones de dólares necesarios para pagar este programa y sus otros planes de financiación universitaria. Esto incluirá un impuesto de 0,5% sobre las transacciones de acciones (o 50 centavos por cada 100 dólares en acciones), una tarifa de 0,1% sobre bonos y una tarifa de 0,005% sobre derivados. Sanders cree que podría recaudar más de 2,4 billones de dólares en los próximos 10 años.

Violencia armada

Biden

El plan de control de armas de Biden requeriría que los propietarios de rifles de asalto vendan sus armas de fuego a través de un programa voluntario de recompra o las registren en el gobierno federal.

El plan abordaría la violencia armada urbana con un programa de ocho años y 900 millones de dólares que se destinaría a los esfuerzos para combatir los tiroteos en 40 ciudades con las tasas más altas de violencia armada. Eliminaría las protecciones legales que impiden que los fabricantes de armas sean responsables por cómo se utilizan sus productos. Biden también propone una serie de medidas que han sido ampliamente respaldadas en las primarias demócratas, incluido el cierre de lagunas en las verificaciones de antecedentes antes de la compra de armas, la prohibición de la venta de rifles de asalto y cargadores de cupo extra, y permitir establece implementar leyes de “bandera roja”.

MIRA: El mundo se pregunta cuándo implementará EE.UU. un control de armas

Sanders

Sanders, quien ha sido criticado por Biden por sus votos pasados en el Senado sobre el control de armas, está presionando para que se realicen más verificaciones de antecedentes y para cerrar varias lagunas en las compras de armas de fuego.

La política de Sanders apunta a regular las armas de asalto “de la misma manera que actualmente regulamos las armas totalmente automáticas, un sistema que esencialmente las hace ilegales de poseer”. Su plan presionaría por castigos más severos para las compras “falsas”, cuando alguien compra un arma para alguien que no puede poseer legalmente un arma de fuego. También exige la prohibición de los cargadores de cupo extra, así como la impresión en 3-D de armas de fuego y municiones.

Eric Bradner de CNN contribuyó a este informe.

Our commenting policy has changed. If you would like to comment, please share on social media using the icons below and comment there.