Noticias

Biden firma un memorándum que revierte las restricciones de Trump al acceso al aborto

Posted January 28, 2021 5:13 p.m. EST

— (CNN) — El presidente Joe Biden firmó un memorándum presidencial el jueves para revertir las restricciones de acceso al aborto en el país y en el extranjero impuestas y ampliadas por el gobierno de Trump.

El memorándum «revertirá el ataque de mi predecesor al acceso a la salud de las mujeres», dijo Biden a periodistas durante una ceremonia de firma en la Oficina Oval.

Agregó que la medida «se relaciona con la protección de la salud de las mujeres en el hogar y en el extranjero, y restablece los cambios que se hicieron al Título X y otras cosas que dificultan que las mujeres tengan acceso a atención médica asequible en lo que respecta a sus derechos reproductivos».

La medida de Biden cumplió una promesa de campaña de rescindir la llamada Política de la Ciudad de México, una prohibición de la financiación del gobierno de Estados Unidos para organizaciones extranjeras sin fines de lucro que realizan o promueven abortos. La administración de Trump restableció la restricción en 2017 mediante un memorándum presidencial y luego la extendió para cubrir todos los fondos de salud globales aplicables de EE.UU. Eso generó alrededor de US$ 9.500 millones en ayuda para todo, desde el tratamiento del VIH hasta proyectos de agua potable e inmunizaciones infantiles, dependiendo de que los grupos acuerden no discutir o realizar abortos.

El memorándum también ordena al Departamento de Salud y Servicios Humanos que proceda de inmediato a considerar la revocación de la regla de la administración Trump que bloquea a los proveedores de atención médica en el programa de planificación familiar Título X financiado con fondos federales de derivar pacientes para abortos, según la administración Biden.

En conjunto, las acciones muestran un gobierno receptivo al menos a las solicitudes iniciales de defensores ansiosos por codificar una nueva era de protecciones contra el aborto después de que la administración anterior llevó las restricciones sobre el procedimiento a niveles sin precedentes.

MIRA: Biden firma un decreto para reabrir la inscripción a la Ley del Cuidado de Salud Asequible

Los defensores de las restricciones al aborto criticaron a Biden por el anuncio, que coincide con la víspera de los activistas antiaborto que celebran el viernes el evento anual March for Life, aunque este año será virtual. El expresidente Donald Trump hizo historia en 2020 al ser el primer presidente en funciones en participar en el evento, que durante décadas ha atraído a grandes multitudes de seguidores cada año al National Mall.

Las medidas se producen cuando los proveedores de atención médica, los grupos de derechos reproductivos y los legisladores progresistas buscan un fin más permanente a las barreras de larga data al procedimiento.

Acceso al aborto en el extranjero

Más allá de las fronteras estadounidenses, el impacto de la política ampliada de Trump, llamada formalmente «Proteger la vida en la asistencia sanitaria global», ha sido «realmente devastadora», dijo Melvine Ouyo, enfermera de salud reproductiva con sede en Nairobi y exdirectora de la clínica de Family Health Options. Kenia. «Se perdieron tantas vidas».

La política, también conocida como la «regla de mordaza global», ha sido instituida por gobiernos republicanos desde el presidente Ronald Reagan y derogada por los demócratas. Una revisión del Departamento de Estado publicada el año pasado de la política del gobierno de Trump para prohibir el financiamiento de organizaciones extranjeras sin fines de lucro que realizan o promueven abortos encontró que también ha afectado los esfuerzos para tratar la tuberculosis y el VIH/SIDA, así como para brindar asistencia nutricional, entre otros programas, y ha tenido un impacto significativo en el África subsahariana.

Defensores y practicantes como Ouyo dicen que las muertes son el resultado de los recortes a la atención médica de todo tipo para las mujeres, incluido el acceso a la anticoncepción, que las envía en busca de abortos ilegales, a menudo inseguros y mortales.

«Esta regla de mordaza global ha sido una de las políticas más perjudiciales para la vida de las mujeres, especialmente las mujeres que provienen de comunidades marginadas», le comentó Ouyu a CNN. «Biden realmente tiene mucho que hacer».

Seema Jalan, directora ejecutiva del Proyecto y Política de Acceso Universal de la Fundación de las Naciones Unidas, dijo que los defensores ven una oportunidad para que la administración de Biden trabaje con el Congreso para realizar cambios amplios. Citó la Enmienda Helms, que prohíbe la ayuda exterior de Estados Unidos para realizar o promover el aborto, no solo a organizaciones sin fines de lucro extranjeras, sino a gobiernos, organizaciones multilaterales y organizaciones sin fines de lucro estadounidenses, y la Enmienda Hyde, que impone restricciones similares a grupos dentro del país. Actualmente, las políticas permiten abortos en casos de violación, incesto o amenaza a la vida de la embarazada.

«Estuvo el arduo trabajo del gobierno trabajando con el Congreso para implementar soluciones permanentes a las políticas dañinas: abordar la mordaza global, Helms, Hyde y otras correcciones técnicas que son muy importantes», dijo Jalan.

Los defensores del antiaborto, sin embargo, criticaron el retroceso, argumentando que va en contra de los esfuerzos declarados de Biden por unir al país.

«Canalizar dólares de impuestos estadounidenses a grupos de abortos en el extranjero es una práctica abominable que va en contra de la ‘unidad’ que Joe Biden y Kamala Harris prometieron inspirar», dijo la presidenta de la Lista de la SBA, Marjorie Dannenfelser.

«Rescindir la Política de la Ciudad de México en vísperas de la Marcha por la Vida es una medida profundamente inquietante, especialmente cuando el presidente dice que quiere la unidad nacional», afirmó el jueves la presidenta de la Marcha por la Vida, Jeanne Mancini, y agregó que el gobierno «debe trabajar para proteger dignidad inherente a todas las personas, nacidas y no nacidas».

¿Cómo Biden planea enfrentar el cambio climático? 1:47

Acceso al aborto en EE.UU.

El memorándum de Biden también se ocupa del Título X, un programa financiado con fondos federales que atendió a aproximadamente 4 millones de personas un año antes de la implementación de la regla de derivación de abortos, según el HHS. El programa proporciona recursos que incluyen anticoncepción, exámenes de detección de cáncer de mama y de cuello uterino, educación preventiva y pruebas de detección de enfermedades de transmisión sexual y VIH, pero no abortos.

En 2019, el HHS de Trump emitió una regla para prohibir que los proveedores de atención médica que participan en el programa ofrezcan derivaciones para abortos, una política que, según los opositores, afectaría más a las personas de bajos ingresos, los residentes rurales, las comunidades de color y las personas sin seguro. La regla provocó múltiples impugnaciones en los tribunales federales y finalmente fue bloqueada en un tribunal federal. Pero en julio de ese año, la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito de EE.UU. permitió que la regla entrara en vigencia a pesar del desafío continuo en su contra.

Los efectos de la regla han sido severos. Planned Parenthood, que anteriormente cubría al 40% de los pacientes del Título X y había estado involucrado en el programa desde que comenzó, según la organización, se retiró del programa poco después de la decisión del Noveno Circuito. Clínicas adicionales han abandonado el programa desde que entró en vigencia la regla, dejando a seis estados sin proveedores del Título X, según datos de la no partidista Kaiser Family Foundation. Más de 1.000 subreceptores y sitios del Título X, aproximadamente el 25% de las 4.000 clínicas en el programa antes de la regla, se han retirado del programa, según Kaiser.

La presidenta de National Right to Life, Carol Tobias, lamentó el memorándum de Biden el jueves.

«Durante la campaña presidencial, Joe Biden dejó en claro que promover el aborto sería una prioridad en su gobierno y se haría a expensas de los contribuyentes», dijo Tobias, acusándolo de desmantelar «las protecciones internas que han salvado innumerables vidas – y poner dinero de los contribuyentes en los bolsillos de los abortistas».

El memorándum de Biden, si bien representa un significativo cambio de dirección, representa solo el comienzo de los objetivos de los defensores por restaurar el programa.

MÁS: Entra en vigor la ley de aborto en Argentina: ¿cómo se implementa la práctica?

«Esperamos cierto compromiso para reparar el programa, rescindir la regla y lograr que los proveedores de larga data vuelvan a la red para que los servicios puedan restablecerse en partes del país que han estado sin fondos del Título X durante tanto tiempo», señaló Audrey Sandusky, directora de comunicaciones. para la Asociación Nacional de Planificación Familiar y Salud Reproductiva (NFPRHA).

Alrededor de 1,5 millones de personas perdieron el acceso a la cobertura del Título X después de que se implementó la regla, según Sandusky. El grupo cuenta con casi las tres cuartas partes de los beneficiarios del Título X entre su membresía de proveedores y administradores y trabajó con el equipo de transición de Biden y el personal de HHS en el futuro del Título X, aseguró.

A la luz de cómo algunos «pacientes han estado en la oscuridad» después de que ya no pudieron obtener atención médica gratuita o de bajo costo de sus proveedores habituales, «yo diría que los proveedores tardarían mucho tiempo en recuperar la confianza y la seguridad que los pacientes han tenido en ellos», dijo Sandusky, así como «para recuperar la confianza en el gobierno federal y asegurar a los proveedores que tienen el apoyo que necesitan de este gobierno y del Congreso».

En una llamada con reporteros el miércoles, el presidente y director ejecutivo de Planned Parenthood, Alexis McGill Johnson, dijo que revertir la Política de la Ciudad de México y la restricción de derivación de abortos del Título X es «un gran comienzo, que aumentará el acceso y tendrá un impacto significativo en la vida de las personas, pero enfatizo otra vez, esto es un comienzo».

Cuando se le preguntó sobre las conversaciones entre Planned Parenthood y el gobierno de Biden sobre el Título X, McGill Johnson describió «conversaciones muy sólidas, y yo diría, emocionantes, no solo sobre la regla de la mordaza doméstica, sino también sobre cómo se pueden invertir más en el acceso a la planificación familiar y la anticoncepción, cómo ser más inclusivos, cómo podemos usar la política para involucrar también a los hombres, para involucrar a otras poblaciones».

«Necesitamos mejorar y modernizar el Título X», dijo McGill Johnson, y luego agregó, «asegurándonos de que refleje de manera significativa las necesidades de atención de la salud sexual y reproductiva de todos los pacientes».

Más allá de las acciones de Biden

Los legisladores, señalando datos que muestran que las políticas resultan en más abortos inseguros, más embarazos no deseados, más muertes maternas y tienen un impacto desproporcionado en las mujeres negras y morenas, dicen que también aprovechan el momento.

La representante demócrata Rosa DeLauro de Connecticut, presidenta de la Comisión de Asignaciones de la Cámara que supervisa los fondos del Título X, le dijo a CNN en una entrevista el miércoles que si bien no había estado en contacto con el gobierno de Biden sobre el Título X, está enfocada en regresar el programa a su forma previa.

«Con lo que estoy comprometida en Asignaciones, porque tenemos jurisdicción sobre los fondos del Título X, es trabajar con la administración y los proveedores, aquellos que se vieron obligados a salir del programa, para asegurarme de que los fondos estén ahí para que ellos los obtengan de vuelta», dijo. «O trabajar en esa dirección legislativa y garantizar que haya salvaguardas para asegurarnos de que no podamos tener lo que el gobierno de Trump intentó hacer aquí».

Cuando se le preguntó si buscaría aumentar los fondos en esta sesión legislativa, DeLauro respondió: «Voy a echar un vistazo a lo que tenemos a modo de asignación y demás y, si puedo, trabajaré para aumentar los fondos.»

La senadora demócrata Jeanne Shaheen de New Hampshire está lista para reintroducir el jueves la Ley Global HER, que derogaría permanentemente la Política de la Ciudad de México. Dijo que era «vergonzoso» que la administración de Trump no solo lo implementara, sino que lo expandiera.

«Estoy tan aliviado de que el presidente Biden haya hecho de la rescisión de esta política una prioridad temprana», dijo Shaheen a CNN. «Los datos no mienten. Sabemos cuán perjudicial ha sido esta política, cómo probablemente contribuyó al aumento de las muertes maternas, los abortos inseguros y el acceso comprometido a la atención crítica. Rescindir esta regla es el comienzo, pero no es suficiente, debe ser una solución permanente».

Y en la Cámara, el representante demócrata Jan Schakowsky de Illinois y otros volverán a presentar un proyecto de ley para derogar la Enmienda Helms. También tienen en la mira la Enmienda Hyde.

El acceso a la atención de la salud reproductiva y al aborto, además de necesario, «es fundamental para la independencia, el éxito y la autonomía corporal de las mujeres», dijo Schakowsky a CNN. «Si no puedes controlar la reproducción por ti misma, nunca podrás realmente planificar tu vida».

Y algunos legisladores, junto con grupos de derechos reproductivos, están presionando a Biden y a la vicepresidenta Kamala Harris para que vayan más allá. El grupo Pro-Choice del Congreso le pide a Biden que tome medidas inmediatas en múltiples frentes más allá de revocar la política de la Ciudad de México y reconsiderar la regla del Título X, incluida la expansión del apoyo de la asistencia exterior de EE.UU. para la atención del aborto, rescindiendo un decreto que restringe el acceso al aborto bajo la Ley de Cuidado de Salud Asequible y ordenar al Secretario de Salud y Servicios Humanos que levante la decisión de la Administración de Medicinas y Alimentos de que no se puede enviar por correo un medicamento de venta libre para terminar de manera segura el embarazo temprano durante la pandemia.

Más de 90 grupos de defensa, incluidos NFPRHA y Planned Parenthood, han presentado al gobierno de Biden un «Plan para la salud, los derechos y la justicia sexuales y reproductivos» pidiendo tales acciones y otras, como la revocación de la Enmienda Hyde.

Marcela Howell, presidenta de In Our Own Voice: Agenda Nacional de Justicia Reproductiva de Mujeres Negras, que es uno de los grupos, dijo a periodistas el miércoles que los legisladores que discutían libremente el acceso al aborto contribuían a sus objetivos.

«La realidad es que todos hemos luchado contra el estigma en torno al aborto, y si no podemos lograr que el gobierno y los miembros del Congreso usen el término atención del aborto, eso aumenta el estigma», afirmó. «Y creemos que es un procedimiento seguro y legal al que las mujeres han accedido en varios momentos de sus vidas y el estigma que lo rodea debe ser eliminado».

Our commenting policy has changed. If you would like to comment, please share on social media using the icons below and comment there.