Noticias

ANÁLISIS | Trump reprimió su enojo en el debate, pero su actuación no cambia los hechos

Posted October 23, 2020 1:30 p.m. EDT

— (CNN) — Todos el mundo esperaba una pelea el jueves por la noche y estalló un debate.

La principal conclusión del enfrentamiento final de la carrera por la Casa Blanca fue que el presidente de Estados Unidos no se incendió, metafóricamente hablando, un indicador de cómo medir por lo bajo se ha necesitado durante la última extremos cuatro años.

Pero en su última oportunidad de cambiar la dinámica de su carrera por la reelección contra el candidato demócrata Joe Biden, incluso el presidente Donald Trump parecía haber concluido que una repetición de su primer debate grosero e indómito sería un desastre.

Así es un día cubriendo un evento de campaña de Donald Trump

Así usó Trump sus primeros dos minutos en debate final 2:29

La interrupción incesante de Trump fue reemplazada por poner los ojos en blanco y hacer muecas. Cuando Trump se puso nervioso, hizo su característico gesto de acordeonista con las manos. Mientras el presidente recitaba otra falsedad, Biden se quedó con los ojos cerrados como si rezara en silencio. El exvicepresidente, sin embargo, logró evitar las trampas de su oponente, aunque le tocó limpiar una respuesta sobre la transición de los combustibles fósiles que el equipo de Trump usará en su contra hasta el día de las elecciones en solo 11 días.

Gracias a la actuación moderada de Trump y a la moderación autoritaria de Kristen Welker de NBC, los estadounidenses pudieron escuchar más sobre el contraste entre el presidente y su rival en cuanto al carácter, los valores y las políticas sobre inmigración, cambio climático, raza, economía y justicia penal para informarse sobre una elección fatídica.

Trump se controló en el debate pero siguió diciendo falsedades

Trump pudo haber modulado sus arrebatos, pero no rechazó el torrente de falsedades, especialmente cuando negó que se avecinara un «invierno oscuro». En realidad, la pandemia está nuevamente en auge con casi 2.000 nuevas muertes reportadas solo en los últimos dos días en una tragedia que ahora han visto morir a 223.000 estadounidenses.

Las primeras palabras que salieron de la boca de Trump fueron desinformación (dijo que se había pronosticado que 2 millones de personas morirían en Estados Unidos por el virus), pero esa cifra solo era cierta si el gobierno o la ciudadanía no intentaban detener el virus.

7 conclusiones del debate final entre Trump y Biden

Biden critica manejo de pandemia de Trump en inicio del debate 1:55

«Desaparecerá y como digo, estamos doblando, estamos doblando la esquina, [el virus] se está yendo», dijo Trump, dando garantías y haciendo llamados a aperturas estatales generales tan fantásticamente desconectado de la realidad como siempre.

Biden aprovechó la llegada del temido aumento repentino de las infecciones por coronavirus para prometer traer de vuelta a Estados Unidos, diciendo: «Amigos, me ocuparé de esto. Voy a terminar con esto».

Mirando a la cámara a millones de espectadores que han estado atrapados en casa durante meses, dijo: «Cualquiera que sea responsable de tantas muertes no debería permanecer como presidente de Estados Unidos de América».

El intercambio subrayó que una elección que se desarrolla en la peor crisis interna desde la Segunda Guerra Mundial y la emergencia de salud pública más profunda desde la Primera Guerra Mundial es mucho más probable que sea decidida por el manejo de Trump de la enfermedad y la consiguiente plaga económica de los últimos nueve meses que por un debate que ocurrió cuando más de 40 millones de personas ya habían votado.

«¿Es demasiado tarde? Podría ser»

Si Trump logra uno de los grandes regresos políticos el 3 de noviembre, su actuación moderada el jueves por la noche podría ser una de las razones.

Pero estratégicamente, también parece un riesgo pensar que su mejor desempeño y el esfuerzo más coherente de Biden cuando no fue interrumpido cada dos segundos mientras hablaba cambiarán de manera apreciable la forma de la contienda electoral. El demócrata está a la cabeza en la mayoría de los campos de batalla y Trump confía en una participación masiva de bases. Pero al menos el presidente le dio a su equipo de campaña algo con lo que trabajar después de seguir su consejo para atenuar las payasadas que emocionan a sus partidarios pero alienan a muchos otros votantes.

«Finalmente», le dijo un importante asesor republicano a Jeff Zeleny de CNN.

«¿Es demasiado tarde? Podría ser», dijo otro asesor, pero agregó que el desempeño del presidente inyectaría optimismo en las filas republicanas que habían estado ausentes durante semanas.

Los ataques de Trump a Biden durante el debate

La conducta menos ofensiva de Trump puede haber convencido a algunos votantes vacilantes de no abandonarlo a último minuto. Con su ataque más efectivo contra Biden retomó el papel de forastero antiWashington en el que siempre se ha sentido más cómodo.

«Tuviste ocho años para hacerlo. Ahora estás diciendo que vas a hacerlo, porque estás hablando y sin tomar acción, Joe», dijo Trump en una serie de variaciones, fijando el término de dos mandatos del exvicepresidente y señalándolo como político de toda la vida. Su asalto al historial de Biden en el Senado, en los proyectos de ley de justicia penal de la década de 1990, parecía diseñado para ayudarlo al margen de los votantes masculinos negros en los estados indecisos.

Pero la lección de la presidencia de Trump es que la disciplina momentánea se puede dañar en los días siguientes mediante actuaciones furiosas y controversias que descarrilen sus propias aspiraciones políticas.

También es difícil ver cómo la cruel decisión de Trump sobre más de 500 niños inmigrantes indocumentados, separados de sus padres en la frontera y a quienes la administración no puede encontrar, pueda ayudar al apoyo que ya estaba perdiendo el presidente entre las votantes cruciales de los suburbios.

«Están tan bien cuidados, están en instalaciones que estaban tan limpias», dijo Trump, dejando una gran oportunidad para que Biden, quien frecuentemente compara su propia humanidad con la insensibilidad del presidente, entregara una línea bien ensayada.

«Los niños fueron arrancados de los brazos de sus padres y separados. Y ahora no pueden encontrar más de 500 de esos padres, y esos niños están solos. No tienen adónde ir. No tienen adónde ir. Es criminal. Es criminal», enfureció Biden.

La campaña de Biden puede celebrar que el exvicepresidente escapó en gran parte ileso de dos compromisos altamente peligrosos con el debatiente más impredecible de la política moderna. Y también probablemente salió fortalecido. Para un favorito, eso no tiene precio. Y la decisión del presidente de retirarse de lo que debería haber sido un segundo debate virtual después de contagiarse con covid-19 ahora se siente como un gran error.

Verificación de datos: ¿Recibió Biden US$ 3,5 millones de Rusia como dijo Trump?

Biden esquiva la trampa de Trump

La línea dura del presidente sobre la inmigración refleja la forma en que siempre se ha comportado en el cargo, como si se postulara en una primaria republicana. Lo mismo sucedió con sus acusaciones de corrupción contra Biden y su hijo por supuestos negocios en Ucrania y China.

Los dos hombres ofrecieron visiones marcadamente diferentes para los próximos meses en un momento en que los casos de covid-19 están aumentando en más de 30 estados. (Morry Gash / Pool / AFP / Getty Images)

Quejarse de la «computadora portátil del infierno» y pedirle a Biden que «lo aclare y hable con el pueblo estadounidense» pudo haber sido comprensible para los espectadores de Fox News que estaban preparados para la última teoría de la conspiración, pero probablemente desconcertó a todos los demás. Y la táctica de Trump solo abrió la puerta para que Biden lo golpeara por su negativa a publicar sus declaraciones de impuestos y planteara preguntas sobre los conflictos comerciales del propio presidente.

«¿Qué estás escondiendo? ¿Por qué no estás dispuesto? … ¿Qué está pasando aquí?», le preguntó Biden a Trump.

El intercambio subrayó dos cosas. Primero, que Biden no cayó en la trampa de Trump al perder la calma cuando su hijo fue atacado de una manera que podría haberlo distraído de su camino hacia el día de las elecciones. También enfatizó cómo el intento del presidente de cargar a su enemigo con un escándalo de correo electrónico en los últimos días de la carrera no está teniendo la misma resonancia que tuvo al final de su duelo con Hillary Clinton, cuyos 40 años de combate con el conservador y la máquina de los medios dejó su reputación de honestidad y confiabilidad peor que la de Biden.

El exvicepresidente también pareció mejorar su desempeño desde el primer debate. Lo más importante para los demócratas es que no se parecía en nada a la caricatura que la campaña de Trump lleva meses construyendo. Biden en realidad podía unir palabras y era agudo y no vacilante. En gran medida conquistó su hábito de senador y se recuperó de su balbuceo. Ha tenido una campaña afortunada en la que la pandemia lo protegió del escrutinio y los ataques de Trump durante meses. Pero cuando lo ha necesitado en eventos importantes, ha superado las expectativas anteriores por sus habilidades políticas: durante la Convención Nacional Demócrata, en un discurso en Gettysburg y en los dos debates.

Biden se propuso a sí mismo como el antídoto a la división que el presidente ha fomentado como herramienta de gobierno.

«Este Abraham Lincoln»

Como Trump, Biden evitó los gritos y los insultos personales que empañaron el primer debate. Pero se apresuró a despreciar al presidente cuando tuvo una oportunidad. Por ejemplo, cuando Trump, que ha exacerbado constantemente las divisiones raciales, declaró que era la «persona menos racista de la sala».

«Este Abraham Lincoln es uno de los presidentes más racistas que hemos tenido en la historia de Estados Unidos», respondió Biden. «Echa leña a cada fuego racista».

Las líneas de Biden presentaban material mucho más nuevo que el presidente, cuya ubicuidad significa que todos lo han escuchado antes. Pero las bromas del demócrata reflejaron el beneficio de practicar para un debate incluso cuando la campaña de Trump se burlaba de él por hacerlo, y el presidente, como siempre, se enorgullecía de improvisar.

Biden tuvo sus propias colisiones con los hechos. Él, por ejemplo, manipuló la posición del presidente sobre los impuestos. Negó falsamente las acusaciones de Trump de que en el pasado se había opuesto al fracking, a pesar de que actualmente no propone una prohibición total de la práctica. Pero su comparativa lealtad a la verdad sugiere que una presidencia de Biden no se basaría en la misma montaña de desinformación que la de Trump.

El equipo del presidente cree que Biden les dio una oportunidad para restaurar su posición en los cruciales campos de batalla del medio oeste y en otros lugares cuando dijo que estaba a favor de una transición desde una economía de combustibles fósiles para luchar contra la crisis climática.

«Lo que está diciendo es que va a destruir la industria petrolera. ¿Recordarán que Texas, recordarán que Pensilvania, Oklahoma …», dijo Trump, aunque sus propias reflexiones sobre que los demócratas planean edificios con ventanas más pequeñas y cómo «la energía eólica puede matar a todos los pájaros” dejó ver la banalidad de su propia política climática.

Las últimas palabras del debate resumieron las diferencias temperamentales y políticas entre los dos hombres, uno de los cuales asumirá el cargo por un período de cuatro años el 20 de enero de 2021.

La apelación de Trump mostró cómo el multimillonario y exmagnate de la finca raíz tiende a ver todo a través de un prisma económico.

«Estamos en el camino del éxito … Él lo destruirá. Si él gana, tendrán una depresión como nunca antes la han visto», dijo Trump. «Tus [planes de ahorro] 401K se irán al infierno y será un día muy, muy triste para este país».

Biden enmarcó la elección como fundamental para el alma de Estados Unidos.

«Lo que está en la boleta aquí es el carácter de este país. Decencia, honor, respeto, tratar a las personas con dignidad; me aseguraré de que todos tengan la misma oportunidad, y me aseguraré de que lo entiendan. No han tenido esto los últimos cuatro años».

Our commenting policy has changed. If you would like to comment, please share on social media using the icons below and comment there.