Noticias

ANÁLISIS | Trump hablará a cientos de personas desde el balcón de la Casa Blanca este sábado

Posted October 9, 2020 6:15 p.m. EDT

— (CNN) — El presidente Donald Trump saldrá de su aislamiento forzado por el covid-19 este sábado para dar un discurso desde un balcón de la Casa Blanca, según un funcionario del gobierno. Esto le permitirá al público el vistazo independiente en días de un líder que se recupera del coronavirus.

Cientos de personas han sido invitadas a la Casa Blanca para el evento. Esto a pesar de las preocupaciones por una ceremonia a fines de septiembre en el Jardín de las Rosas que puede haber sido el nexo de un brote viral que ha arrasado con el personal de Trump.

Esta vez, el presidente no estará cerca de los invitados que asistan. Pero la perspectiva de albergar otra gran reunión a medida que se propaga el contagio ya ha generado preocupación entre algunos asistentes de Trump.

Una fuente con conocimiento de la planificación indicó que los asistentes deben traer máscaras y cumplir controles de temperatura.

Ahora también está programado un mitin de campaña de Trump en Florida en la noche de este lunes. El evento tendrá lugar en un hangar de aeropuerto en Sanford, Florida, en las afueras de Orlando.

Desde que regresó a la Casa Blanca en la noche de este lunes, Trump no ha sido visto en público. En una serie de largas entrevistas telefónicas, dijo que está listo para poner fin a su aislamiento por covid-19 y volver a la campaña. Esto a pesar de la poca claridad sobre su condición médica, de la falta de información independiente de su estado físico y de las advertencias de los expertos en salud de que es probable que aún esté propagando el virus.

Trump, angustiado por su posición política muy debilitada semanas antes de las elecciones, ha implorado a sus asistentes y a su equipo médico que lo autoricen a regresar a la campaña. El jueves dijo que estaba planeando mítines para este sábado. Sin embargo, los asistentes minimizaron la posibilidad de organizar un evento tan rápido y dijeron que actualmente no hay ningún viaje planeado para este fin de semana.

Fauci advirtió sobre un evento de superpropagación días atrás en la Casa Blanca

En cambio, el evento en el Jardín Sur se organizó como un medio para que el presidente se dirija a sus seguidores y demuestre al país que está lo suficientemente bien como para reanudar la campaña. La elección de la Casa Blanca es impactante, dado que el último gran evento que organizaron allí, la ceremonia en el Jardín de las Rosas donde se anunció la designación de la jueza Amy Coney Barrett a la Corte Suprema, se ha relacionado con múltiples infecciones por covid-19.

El Dr. Anthony Fauci, el principal especialista en enfermedades infecciosas del país, calificó este viernes a la ceremonia de Barrett como un «evento de superpropagación».

«Fue en una situación en la que la gente estaba muy cerca y fue sin usar mascarillas. Así que los datos hablan por sí mismos», dijo Fauci en una entrevista con CBS Radio.

Trump ofreció entrevistas telefónicas esta semana, incluida una que se extendió hasta el mediodía del viernes con el presentador de radio conservador Rush Limbaugh. Fue la tercera conversación telefónica de Trump con un medio que le es amigable desde el jueves. Y ha programado entrevistas adicionales para el fin de semana.

Cambios de temperamento y opinión

¿Dañará el tratamiento contra el covid-19 la salud mental de Trump? 1:10

Dentro de la Casa Blanca, Trump ha cambiado de opinión tempestuosamente sobre cuestiones como si participará en el próximo debate presidencial o si negociará con los demócratas sobre otro paquete de estímulo.

«No creo que los debates signifiquen tanto», dijo Trump a Limbaugh. Esto a pesar que su campaña estaba presionando a la Comisión de Debates Presidenciales para que organizara un evento presencial la próxima semana.

Antes de la llamada, Trump escribió en Twitter que las «Negociaciones de Alivio del Covid están avanzando». Lo hizo a pesar de que él mismo interrumpió abruptamente las conversaciones con los demócratas unos días antes. Esta medida que provocó la caída de las acciones, lo que asustó al presidente.

LEE: Pelosi impulsa un nuevo proyecto de ley para determinar si Trump es capaz de servir como presidente

Todo esto ha dado la impresión de un líder y un gobierno en un nuevo estado de confusión, incluso para un mandato marcado por el caos. Algunos de los asistentes de Trump han especulado que sus salvajes cambios de temperamento y de decisiones están relacionados con su condición médica, y específicamente con su uso de dexametasona, el esteroide que tomó como parte de su tratamiento para el coronavirus.

Pocos asesores han visto a Trump en persona

Trump ha estado realizando la mayor parte de sus actividades por teléfono, ya que los funcionarios evitan tener un contacto cercano con él. Quienes recibieron sus llamadas lo describieron de manera uniforme como «optimista». Sin embargo, eso no ha sido evidente en sus entrevistas llenas de ira en Fox News y Fox Business, en las que arremetió airadamente tanto contra sus rivales políticos como contra los miembros de mayor rango del gabinete de su propia administración.

Desde que Trump regresó del hospital este lunes, solo algunos funcionarios de alto rango lo han visto en persona mientras trabaja desde la residencia de la Casa Blanca y la Oficina Oval. Si bien se le organizaron oficinas en el nivel inferior de la mansión ejecutiva, Trump las encontró deficientes (se quejó varias veces sobre su teléfono durante una entrevista el jueves por la mañana en Fox Business) e insistió en regresar a la Oficina Oval.

Entre los asistentes que se reunieron con él se encuentran el secretario general de la Casa Blanca, Mark Meadows, el asesor de redes sociales Dan Scavino y su asesor principal Jared Kushner, quien estuvo con Trump en la Oficina Oval este jueves. El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, también se sumó para discutir las conversaciones sobre el estímulo económico que lidera en el Capitolio.

Trump ha sido evaluado por miembros del equipo médico y sigue teniendo un destacamento del Servicio Secreto. Todos usan batas amarillas, gafas de plástico y máscaras N95 cuando están cerca de él.

Pero el círculo de personas que lo han visto en persona desde el lunes es muy pequeño. Se ha mantenido al mínimo su personal para evitar los contagios, pero también porque muchos de sus asistentes se han infectado con el coronavirus.

Algunos del círculo íntimo de Trump siguen en recuperación

Los miembros del círculo íntimo de Trump que normalmente interactuarían con él varias veces al día –incluidos los asesores Hope Hicks y Stephen Miller, y la secretaria de Prensa, Kayleigh McEnany– se están recuperando del coronavirus en casa. Su hija, Ivanka Trump, también está en cuarentena en casa, aunque no hay información de que tenga el virus.

El vicepresidente Mike Pence, que había estado viajando esta semana cerca de su aparición en el debate, regresó a Washington antes de lo planeado el jueves. Pero no se esperaba que se reuniera con Trump en persona.

En una serie de videos publicados por la Casa Blanca, Trump se mostró optimista, pero por momentos parecía tener problemas para recuperar el aliento. También llevaba mucho maquillaje. Los videos, grabados el miércoles en los terrenos de la Casa Blanca, parecían ligeramente editados.

Entrevistas, mitin virtual y discusión sobre sesión fotográfica

Es probable que el círculo de personas que han visto a Trump se expanda este viernes. Participará en su primera entrevista en persona desde que contrajo el coronavirus con el Dr. Marc Siegel, analista médico de Fox News. Siegel entrevistó a Trump durante el verano, cuando defendió sus habilidades cognitivas recitando una secuencia que afirmó haber memorizado durante una prueba.

Aun así, la entrevista se llevará a cabo de forma remota, por lo que no está claro quién verá realmente a Trump en persona.

Los asistentes también discutían la posibilidad de algún tipo de sesión fotográfica al aire libre que podría poner fin a las preocupaciones sobre su condición física. Pero los planes aún eran preliminares y no se había decidido nada.

Trump también participará en un mitin virtual al mediodía con el presentador conservador Rush Limbaugh. Su campaña lo describe como el «mitin virtual más grande en la historia de la radio».

El parte médico de Trump

El jueves por la noche, Trump tuvo su segunda entrevista telefónica con Fox de ese día. La conversación coincidió con un nuevo memorándum de su médico, el Dr. Sean Conley, que decía: «Espero plenamente el regreso del presidente a la participación pública» para el sábado.

Trump tomó eso como una señal de que estaba autorizado para volver a organizar mítines, incluso cuando se detuvo varias veces durante la entrevista para toser o recuperar el aliento.

A la mañana siguiente, su secretaria de Prensa llamó a Fox desde su propio aislamiento por coronavirus para para poner en duda si se podía organizar un mitin tan rápido como el sábado.

«Quiere estar ahí fuera y logísticamente, si mañana es posible, sería difícil», dijo McEnany. «Sería una decisión de la campaña, pero logísticamente, solo estamos tratando de mantenernos al día con el presidente que está listo para partir, listo para salir tan pronto como obtenga el visto bueno de su médico», agregó.

No quedó claro cuándo se volvería a hacer una prueba a Trump y si esos resultados se divulgarían públicamente. La Casa Blanca se ha negado en repetidas ocasiones a decir cuándo dio negativo por última vez, lo que genera dudas sobre la cronología de su enfermedad.

Conley dijo el jueves que el sábado sería el día número 10 de la enfermedad de Trump. Sin embargo, anteriormente había dicho que el lunes era el día en el que se sentiría cómodo con respecto a que el presidente estuviera fuera de peligro.

Jim Acosta y Kaitlan Collins, los dos de CNN, contribuyeron a este informe.

Our commenting policy has changed. If you would like to comment, please share on social media using the icons below and comment there.