Noticias

ANÁLISIS | Trump celebra victoria en la Corte Suprema mientras engaña a la nación por el empeoramiento de la pandemia

Posted October 27, 2020 4:56 a.m. EDT

— (CNN) — El presidente Donald Trump reclamó un lugar en la historia el lunes cuando la confirmación de Amy Coney Barrett aseguró una mayoría conservadora dominante en la Corte Suprema.

Pero la pompa de su vuelta de la victoria no pudo disfrazar la realidad de una pandemia que ha puesto su presidencia en grave peligro una semana antes de la elección.

Una ceremonia brillante en una fresca noche de otoño en la Casa Blanca tuvo profundas connotaciones políticas que solo exacerbarán la furia de los demócratas que sienten que las maniobras republicanas robaron dos escaños de la Corte Suprema.

También arrastrará inexorablemente a la corte a un combate político tóxico que ya ha manchado su reputación de no partidismo.

Evento de Amy Coney Barrett y rebrote

El evento se llevó a cabo a pesar de otro brote de covid-19 en la Casa Blanca, esta vez con el personal del vicepresidente Mike Pence.

Enmarcó a Trump, sonriendo, junto a una nueva jueza en deuda con él por un nombramiento de por vida.

Después de que el presidente advirtiera que podría disputar una elección que ya declaró injusta en la Corte Suprema.

La próxima semana más o menos dirá si la fiesta en la Casa Blanca fue un momento de gloria de despedida para un presidente que se dirige al desierto.

O presagia una celebración mucho más grande para un segundo mandato en la Casa Blanca la próxima semana.

La ceremonia tuvo lugar al final de un día en el que Trump recorrió Pensilvania.

Es el estado clave que podría ser el factor decisivo en el caso de una elección cerrada en la que actualmente está detrás del demócrata Joe Biden en la mapa electoral.

Solo mencionó la pandemia para engañar al país sobre el rápido empeoramiento de la emergencia que ha matado a 225.000 estadounidenses.

A medida que los hospitales se llenan y muchos estados marcan su mayor número de casos nuevos.

Espera que su boato junto a Barrett el lunes por la noche motive a los conservadores y provoque una gran participación de base.

Aunque también podría proporcionar a los votantes más moderados, especialmente las mujeres, otra razón para rechazarlo.

Barrett fue confirmada anteriormente en una votación de 52 a 48 en el Senado liderado por los republicanos.

Su llegada al estrado superior, solidificando una mayoría conservadora de 6-3, significa una gran remodelación de la tectónica del poder de Washington.

Solo una semana antes de una elección en la que los republicanos corren el riesgo de quedar excluidos del poder en las ramas ejecutiva y legislativa del gobierno.

LEE: OPINIÓN | Las afirmaciones de los republicanos sobre Amy Coney Barrett insultan nuestra inteligencia

Un momento de verdadero legado

El tercer nombramiento de Trump en la Corte Suprema marcó uno de los momentos más triunfantes de su presidencia.

Pero también fue la culminación de una lucha de décadas por una clara mayoría del movimiento conservador que abarcó múltiples presidencias.

Y fiel a su estilo, Trump organizó un espectáculo, con enormes banderas estadounidenses colgando del pórtico sur de la Casa Blanca.

Pero su reunión evocó recuerdos dolorosos del evento anterior que festejó a Barrett en septiembre en la Casa Blanca y se convirtió en un superpropagador de covid-19.

Esta vez, las sillas estaban espaciadas en el césped y la mayoría de los invitados usaban máscaras.

Pero el hecho de que cinco personas en la órbita de Pence dieron positivo por covid-19 llevó a los expertos en salud a desaprobar otro evento en el que Trump priorizó sus propias aspiraciones políticas personales sobre la salud pública.

Pence, quien antes había esperado presidir el Senado en el momento en que Barrett fue confirmada, no apareció ni en cámara ni en la celebración de la Casa Blanca.

Sin embargo, el vicepresidente se niega a ponerse en cuarentena, argumentando que su trabajo –no presidir el grupo de trabajo del coronavirus casi inactivo sino hacer campaña– es esencial y similar al que realizan los trabajadores de salud de primera línea.

Pero el hecho de que incluso la Casa Blanca de Trump admitiera que el distanciamiento social era necesario simboliza cómo el mensaje elegido del final de la campaña ha sido amortiguado por completo por el deterioro de la situación de la salud pública.

Nuevo equilibrio de poder

El nuevo equilibrio de poder en la corte trae implicaciones significativas para las leyes de derechos civiles, raciales, corporativos, reproductivos y de derecho al voto.

Y para que los futuros presidentes y legisladores demócratas utilicen mandatos electorales futuros para avanzar en sus prioridades progresistas.

Pero Barrett insistió después de que prestó juramento ante el decano del bloque conservador de la corte, el juez Clarence Thomas, que sería políticamente imparcial a pesar de la naturaleza altamente partidista de la celebración de Trump.

«El trabajo de una senadora es perseguir sus preferencias políticas. De hecho, sería una negligencia en el cumplimiento del deber dejar de lado sus metas políticas», dijo Barrett.

«Por el contrario, el trabajo de una jueza es resistirse a sus preferencias políticas. Sería una negligencia ceder a ellas».

En un sentido político, el evento también ayuda a explicar la propia presidencia de Trump. El trato entre conservadores ideológicos, sociales y cristianos con un presidente difícilmente piadoso ha dado buenos frutos para ambas partes.

El resultado de las elecciones de la próxima semana decidirá si la medida fortalecerá la coalición de Trump y potenciará su participación en la base lo suficiente como para que él forje una victoria venida de atrás sobre Biden.

Mayoría conservadora

Incluso si Trump pierde, los conservadores probablemente acumularán años de valor por estar junto a Trump y pueden agradecer al líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, por diseñar la mayoría clara, en parte por negarse a confirmar al candidato del entonces presidente Barack Obama, Merrick Garland, en un año electoral.

El nuevo lugar de Barrett en el estrado más importante de la nación también podría ser muy significativo en el corto plazo.

En sus primeras semanas en la corte, Barrett escuchará casos sobre el destino de Obamacare, el aborto y los impuestos de Trump. Así como posibles disputas que surjan de las elecciones de 2020. Todos estos casos tienen un gran interés para el presidente y su futuro político.

Por lo tanto, su decisión de participar en un evento altamente político después de aceptar un nombramiento vitalicio pocos días antes de una elección que Trump ya ha decretado como injusta generará más dudas sobre su capacidad para considerar casos con independencia.

La ira de los demócratas está provocando pedidos para que Biden y los demócratas del Senado aumenten el número de escaños de la Corte Suprema si toman el poder.

Una batalla por Pensilvania

Tanto Biden como Trump salieron a la campaña electoral en Pensilvania el lunes y subrayaron cómo la mancomunidad podría terminar siendo el estado decisivo en una elección cabeza a cabeza. El presidente celebró tres manifestaciones con grandes multitudes, no distanciadas socialmente. A pesar de las noticias que se dieron a conocer antes de tres grupos de infecciones vinculadas a manifestaciones que celebró en Minnesota en septiembre.

El presidente reaccionó bruscamente cuando los periodistas le preguntaron sobre la afirmación de Biden de que había ondeado la bandera blanca sobre la pandemia.

Después de que su secretario general, Mark Meadows, le dijera a Jake Tapper en «State of the Union» de CNN el domingo que el virus no puede ser contenido.

«Él ha ondeado la bandera blanca en la vida. No sale de su sótano, es un candidato patético», dijo el presidente.

Biden visitó el condado de Delaware, un bastión demócrata en el estado de Keystone. Reaccionó con enojo a la afirmación de Trump durante el fin de semana de que los médicos habían estado inflando el número de casos de covid-19 para ganar más fondos para sus hospitales.

«¿Qué diablos le pasa a este hombre?», preguntó Biden. Y agregó que más de 1.000 trabajadores de atención médica de primera línea han muerto a causa del coronavirus.

En campaña

Los planes de viaje de los candidatos en los próximos días reflejan la realidad de una elección en la que el presidente está defendiendo territorios en todo el mapa.

Y debe ganar una larga lista de estados indecisos para tener una ruta hacia 270 votos electorales.

LEE: ANÁLISIS | La afirmación de la Casa Blanca sobre la pandemia eclipsa el último impulso de Trump para la reelección

Los planes de Biden incluyen paradas en Iowa y Georgia. Georgia no ha votado por un demócrata en una elección presidencial desde Bill Clinton en 1992.

Dijo que también visitará pronto Wisconsin, un estado que Trump ganó hace cuatro años y ahora se inclina por los demócratas. Y el eterno estado indeciso de la Florida.

La candidata demócrata a la vicepresidencia, la senadora Kamala Harris, visitará esta semana Texas. Es un estado que se inclina hacia el rojo pero donde los demócratas tienen esperanzas de lograr un impacto.

El presidente estará en Michigan y Wisconsin el martes, dos estados que formaron la base del Medio Oeste de su victoria en las elecciones de 2016. Pero donde se encuentra significativamente a la zaga de Biden en las encuestas.

También se dirige a Nebraska para luchar por el voto único del Colegio Electoral en el segundo distrito del Congreso del estado que Biden tiene la oportunidad de ganar.

La campaña de Trump el lunes insistió en que las encuestas que mostraban al presidente a la zaga en casi todas partes no significaban mucho y reivindicaron una posición sólida en los estados clave que decidirán las elecciones.

El gerente de campaña Bill Stepien dijo que el presidente tenía múltiples vías para obtener 270 votos electorales.

Y dijo que su juego en terreno hundiría a los demócratas que han llamado muchas menos puertas en medio de la pandemia. Stepien dijo que el presidente estaba «expandiendo su base y obteniendo nuevos votantes».

Mapa electoral

Sin embargo, una mirada al mapa electoral muestra la difícil tarea que enfrenta el presidente al repetir su estrecha victoria sobre Hillary Clinton. Debe reunir casi todos los estados indecisos. Incluidos la Florida, Georgia, Texas, Ohio, Iowa y Carolina del Norte. Antes de mantener Pensilvania, donde Biden está por delante. Y potencialmente ganar uno de Arizona, Michigan o Wisconsin, que actualmente se inclinan hacia el exvicepresidente.

En una elección normal, ambos candidatos en este momento simplemente estarían tratando de aumentar su participación de base con unos días para el final. Especialmente porque en 2020, las encuestas muestran que quedan pocos votantes indecisos.

Este año, la perspectiva de un cambio de última hora es aún más problemática de lo habitual, ya que más de 60 millones de estadounidenses han votado anticipadamente.

Unos 33 estados han superado sus totales de votos previos a las elecciones de 2016. Y las cifras sugieren que es probable una alta participación en general.

Our commenting policy has changed. If you would like to comment, please share on social media using the icons below and comment there.