Noticias

ANÁLISIS | Lo que significa la victoria de Joe Biden para el mundo

Posted November 8, 2020 5:29 a.m. EST

— (CNN) — El mundo libre tendrá un nuevo líder.

La victoria de Joe Biden en las elecciones presidenciales de los Estados Unidos, derrotando al populista conservador Donald Trump, podría marcar el comienzo de un cambio dramático en la actitud de Estados Unidos hacia el mundo. ¿Pero eso significa que las cosas están volviendo a la normalidad?

El veterano político demócrata, que asumirá el cargo en enero de 2021, ha prometido ser un par de manos seguras para el mundo. Promete ser más amigable con los aliados de Estados Unidos que Trump, más duro con los autócratas y mejor para el planeta. Sin embargo, el panorama de la política exterior puede ser mucho más desafiante de lo que él recuerda.

El presidente de China, Xi Jinping (derecha), se da la mano con el entonces vicepresidente de EE.UU., Joe Biden (izquierda), en Beijing, el 4 de diciembre de 2013. (Photo by Lintao Zhang/Getty Images)

Mucho ha cambiado desde la última vez que Biden estuvo en la Casa Blanca como vicepresidente del expresidente Obama. Los enemigos de Estados Unidos, algunos incitados por Trump, otros habilitados por él, están más atrincherados.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin; el presidente de China, Xi Jinping; el líder norcoreano, Kim Jong Un, y otros explotaron la vanidad de Trump y engañaron su ego, mientras cosechaban sus propias ganancias. Algunos ahora son efectivamente líderes de por vida.

Biden promete ser diferente, revertir algunas de las políticas más controvertidas de Trump, incluido el cambio climático, y trabajar más de cerca con los aliados de Estados Unidos.

Sobre China, dice que continuará la línea dura de Trump sobre el comercio, el robo de propiedad intelectual y las prácticas comerciales coercitivas al cooptar en lugar de intimidar a los aliados como lo hizo Trump.

Sobre Irán, promete que Teherán tendrá una salida a las sanciones si cumple con el acuerdo nuclear multinacional que supervisó con Obama, pero que Trump abandonó. Y con la OTAN, ya está tratando de reconstruir la confianza prometiendo infundir miedo en el Kremlin.

LEE: El mundo reacciona a la victoria de Joe Biden y Kamala Harris en las elecciones de EE.UU.

Estas son acciones fáciles para complacer gente para el político veterano, que durante muchos años presidió la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado de Estados Unidos. Inmerso en las tradiciones del liderazgo global estadounidense que defiende la democracia y los derechos humanos, fue un defensor de las intervenciones estadounidenses en los Balcanes y Darfur, aunque sin éxito; e impulsó la no proliferación nuclear.

Pero ejecutar su visión de política exterior ahora no será sencillo. Durante cuatro años, países de Europa, Medio Oriente y más allá soportaron reveses de la política exterior de Estados Unidos. Un día, Trump estaba sacando a las tropas estadounidenses de Siria para la consternación de los aliados con tropas en peligro, solo para revertir el curso pronto. Putin, el presidente de Siria, Bashar al-Assad, e innumerables combatientes islamistas se beneficiaron de la confusión inmediata y a largo plazo de la dañada reputación de Estados Unidos como un aliado confiable.

Biden ahora corre el riesgo de encontrarse con un muro de amigos necesitados, todos ansiosos por corregir los errores percibidos. Después de que los aliados estadounidenses soportaron una estrategia de política exterior de Estados Unidos dispersa que socavó las alianzas tradicionales y amenazó el orden mundial, la gestión de sus expectativas de una nueva presidencia será clave.

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, también será un nuevo desafío para Biden. Erdogan está avivando los conflictos en Siria, Libia y Armenia, e incluso aumentando las tensiones con Grecia y Francia, para distraer la atención de sus fallas en casa.

El deseo de Trump de desconectarse de la región le había indicado a Erdogan que Estados Unidos no haría nada para que los aliados lo restringieran. Desde entonces, el líder turco ha dañado la alianza de la OTAN comprando armas rusas y respaldando ataques contra los intereses de los aliados europeos y del Medio Oriente de Estados Unidos de una manera que es poco probable que hubiera sido tolerada por administraciones estadounidenses anteriores.

1 de 22 | El evento motorizado en el que Joe Biden dio su discurso se llevó a cabo afuera del Chase Center. Gabriella Demczuk para CNN 2 de 22 | Krista Matheny reacciona mientras mira el discurso de Biden desde Times Square en Nueva York Andrew Kelly / Reuters 3 de 22 | "Esta noche el mundo entero está mirando a Estados Unidos, y creo que, en nuestro mejor momento, Estados Unidos es un faro para el mundo", dijo Biden en su primer discurso a la nación como presidente electo. "Lideraremos no solo con el ejemplo de nuestro poder, sino también con el poder de nuestro ejemplo". Andrew Harnik / AP 4 de 22 | Gente ve el discurso de Biden desde la entrada de una casa en Nueva Orleans. Gerald Herbert / AP 5 de 22 | Personas en Times Square, en Nueva York, observan el discurso de Biden. Craig Ruttle / AP 6 de 22 | Kamala Harris sube al escenario en Wilmington. Harris es la primera mujer negra y del sur de Asia en ser vicepresidenta electa de Estados Unidos. Carolyn Kaster / AP 7 de 22 | El número 46 se ve en el evento de Biden en Wilmington. Gabriella Demczuk para CNN 8 de 22 | Los seguidores de Biden celebran su victoria fuera del Chase Center. Gabriella Demczuk para CNN 9 de 22 | La gente llena la calle frente a la Casa Blanca el 7 de noviembre. Eric Baradat / AFP vía Getty Images 10 de 22 | La gente celebra en Filadelfia el 7 de noviembre. Pensilvania fue el estado que puso a Biden por encima de los 270 votos electorales necesarios para la presidencia. Rebecca Blackwell / AP 11 de 22 | El presidente Trump saluda a sus simpatizantes mientras abandona el Trump National Golf Club en Sterling, Virginia, el 7 de noviembre. Pete Marovich / The New York Times / Redux 12 de 22 | Partidarios de Trump oran junto con un manifestante contrario en Lansing, Michigan, después de que Biden fuera proyectado como el ganador el 7 de noviembre. David Goldman / AP 13 de 22 | Gente celebra la victoria de Biden en la Plaza Black Lives Matter en Washington. Alex Brandon / AP 14 de 22 | La esposa de Biden, Jill, tuiteó esta foto después de que se proyectara su triunfo el 7 de noviembre. "Él será el presidente de todas nuestras familias", dijo. Jill Biden / Twitter 15 de 22 | Un hombre celebra desde una azotea en Nueva York. Caitlin Ochs / Reuters 16 de 22 | Partidarios de Biden celebran en Miami el 7 de noviembre. Chandan Khanna / AFP / Getty Images 17 de 22 | Doug Emhoff, esposo de la vicepresidenta electa Kamala Harris, tuiteó esta foto de él y Harris que fue tomada el 7 de noviembre. "Estoy muy orgulloso de ti", escribió Emhoff. De Doug Emhoff / Twitter 18 de 22 | Partidarios de Trump se reúnen en el Capitolio del estado de Georgia en Atlanta el 7 de noviembre. Biden mantiene una pequeña ventaja en el estado, que no ha votado por un presidente demócrata desde 1992. Chris Aluka Berry / EPA-EFE / Shutterstock 19 de 22 | Olivia Cox reacciona a la victoria de Biden en la Plaza Black Lives Matter en Washington. Alex Brandon / AP 20 de 22 | Trump juega al golf en Sterling, Virginia, el 7 de noviembre. El presidente estaba en el campo cuando se proyectó a Biden como el ganador. Patrick Semansky / AP 21 de 22 | Gente celebra en Times Square, en Nueva York, el 7 de noviembre. Joel Marklund / Bildbyran / Reuters

end div.modal

Trump no es el único culpable del vacío de poder que hizo esto posible: el presidente saliente solo aceleró la deriva de la desconexión de la era Obama-Biden. Durante los próximos cuatro años, el propio legado aislacionista de Obama también perseguirá las relaciones de Biden con los aliados, particularmente en el Medio Oriente.

Durante su propio mandato, Obama dejó caer a los socios de Estados Unidos en Medio Oriente, el presidente Zine El Abidine Ben Ali en Túnez y el presidente Hosni Mubarak en Egipto, durante la «Primavera Árabe» de 2011, lo que provocó que otros aliados de la región temieran que ellos también podrían ser abandonados por Washington.

Sacó a las tropas estadounidenses de Iraq y las estaba retirando en Afganistán mucho antes de que Trump asumiera el cargo. Su incapacidad para castigar al dictador sirio al-Assad por gasear a su propio pueblo convenció incluso a los aliados en Europa de que Estados Unidos estaba en retirada y llevó a varios Estados del Golfo a gastar mucho en su propia defensa.

La dureza de Trump con Irán, en contraste, ha reafirmado a los aliados del Golfo que él los respaldaba. Pero las preocupaciones de que sus pasos en falso podrían desencadenar una guerra han alentado a los aliados a buscar apoyo en otros lugares de todos modos, profundizando los lazos con Moscú y Beijing. Biden ahora tendrá que convencer a los aliados de que Estados Unidos es un socio estable a largo plazo, mientras hace malabarismos con la amenaza a largo plazo que representa el ascenso de China.

En esto, Biden ya está detrás de la bola ocho. La significativa participación de votantes de este año para Trump mostró que 2016 no fue una aberración: Estados Unidos permanece profundamente dividido, y otro futuro presidente de EE.UU. podría potencialmente destruir los acuerdos de Biden al igual que Trump destruyó los de Obama. Aunque los votantes han seleccionado un candidato tradicional para la Casa Blanca, los aliados sienten escalofríos y no se calmarán fácilmente.

Para cuando asuma el cargo el próximo año, el camino hacia un mayor aislamiento ya estará bien recorrido. El nuevo presidente tendrá que calibrar cuán lejos y cuán rápido necesita retroceder para traer suficientes aliados detrás de él para poner al mundo en el camino que desea.

LEE: América Latina, dividida ante el triunfo de Joe Biden como presidente de Estados Unidos

Para tener una idea de lo difícil que será esto, imaginemos su plan para contener a Irán en un nuevo acuerdo nuclear multinacional para reemplazar el Plan de Acción Integral Conjunto, que Trump descartó.

¿Cómo convencerá Biden al Reino Unido, Alemania y Francia, que invirtieron una energía ilimitada en apoyar a EE.UU. para crear el acuerdo original, de unirse a él para comenzar de nuevo? Y eso es antes de que consideremos la complicación de volver a poner a Rusia y China de su lado, como lo hicieron él y Obama en 2015. Por ejemplo, es poco probable que China acepte un nuevo acuerdo con Irán hasta que Estados Unidos haga concesiones en el Mar de China Meridional y sobre el comercio.

El éxito de la política exterior no se tratará solo de ganarse la confianza de los amigos y la aquiescencia de los enemigos nuevamente. Se tratará de generar confianza internacional en la unidad de propósito de Estados Unidos, una tarea difícil para una nación tan dividida. Es posible que Biden descubra que el orden mundial ya no se puede restablecer de la manera que él quiere.

Después de algunas semanas en el cargo, el camino a la Casa Blanca podría parecer, en retrospectiva, la parte más fácil de su viaje como presidente.

Our commenting policy has changed. If you would like to comment, please share on social media using the icons below and comment there.