Noticias

ANÁLISIS: la sesión fotográfica de Trump plantea nuevas preguntas sobre qué tan en serio se toma el virus

Posted October 4, 2020 9:12 p.m. EDT

— (CNN) — En pleno tratamiento contra el coronavirus el presidente Donald Trump salió del hospital con su equipo de seguridad el domingo para poder viajar en una camioneta junto a sus seguidores que lo animaban fuera del Centro Médico Militar Nacional Walter Reed.

El corto viaje, donde Trump saludó a sus simpatizantes a través de la ventana mientras usaba una máscara en la parte trasera de su SUV, fue un intento de demostración de fuerza que mostró el juicio cuestionable del presidente, su disposición a poner en peligro a su personal y el hecho de que todavía no parece comprender la gravedad de una enfermedad altamente contagiosa y mortal.

Las fotos del periplo sin anunciar de Trump publicadas por Getty Images muestran a un agente del Servicio Secreto en la primera fila con una bata médica completa, máscara respiratoria y un protector facial transparente.

MIRA: Asesores hicieron un esfuerzo de último minuto para llevar a un reacio Trump a Walter Reed

Solo unas horas antes, sus médicos proporcionaron detalles sobre su condición a los reporteros, incluidas varias caídas alarmantes en sus niveles de oxígeno, pero la sesión fotográfica del domingo por la noche mostró que la principal preocupación del presidente es proyectar una imagen dominante al público, en medio de informes de que estaba furioso con su secretario por decirle a los reporteros el sábado que sus signos vitales temprano el viernes eran preocupantes.

El médico de Trump, el comandante de la Marina. el Dr. Sean Conley, realizó una segunda sesión informativa médica el domingo que nuevamente generó más preguntas que respuestas sobre la condición del presidente.

En esa discordante conferencia de prensa el domingo por la mañana, los médicos de Trump dijeron que a pesar de que el presidente ha tenido al menos dos descensos preocupantes en los niveles de oxígeno, esperan que pueda ser dado de alta este lunes de Walter Reed.

Conley y otros médicos involucrados en la atención del presidente ofrecieron cierta información sobre la condición del presidente y los tratamientos que está recibiendo, pero aún existían brechas importantes que dificultaban descifrar el panorama completo.

El médico nuevamente no respondió preguntas básicas sobre la condición del mandatario y admitió el domingo que había omitido esas alarmantes caídas en los niveles de oxígeno del presidente durante la conferencia de prensa del sábado porque quería «reflejar la actitud optimista» que el equipo y el presidente tenían sobre su condición, y no quería «dar ninguna información que pudiera desviar el curso de la enfermedad en otra dirección».

Conley reconoció que sus respuestas evasivas «dieron como resultado que estábamos tratando de ocultar algo», pero dijo que «no era necesariamente cierto», y agregó que el presidente «lo está haciendo muy bien» y está respondiendo al tratamiento.

El presidente ha experimentado «dos episodios de caídas transitorias en su saturación de oxígeno», indicó Conley el domingo. El primer episodio significativo ocurrió el viernes por la mañana cuando, según Conley, el presidente tenía «fiebre alta y su saturación de oxígeno descendía transitoriamente por debajo del 94%». El mandatario recibió oxígeno en ese momento, dijo Conley, respondiendo una pregunta que había eludido durante su sesión informativa del sábado.

«Después de aproximadamente un minuto con solo dos litros, sus niveles de saturación volvieron a estar por encima del 95%. Permaneció en eso durante aproximadamente una hora, y se apagó y desapareció», dijo Conley el domingo. Tarde el viernes, reveló Conley, Trump estaba fuera de la cama, moviéndose por la residencia de la Casa Blanca con solo síntomas leves.

El sábado, el nivel de oxígeno del presidente volvió a bajar «a alrededor del 93%», según Conley. «Lo vimos y volvió a aparecer». Pero el incidente llevó a los médicos a comenzar a tratar a Trump con el esteroide dexametasona, que se ha demostrado que ayuda a los pacientes con covid-19. Por lo general, se administra a pacientes que reciben oxígeno suplementario o ventilación.

Conley explicó que el nivel actual de oxígeno en la sangre del presidente es del 98%.

Pero Conley se negó a decir qué tan bajos habían caído los niveles de oxígeno en la sangre del presidente durante ese primer episodio alarmante en la Casa Blanca.

Cuando se le preguntó si el nivel de oxígeno en sangre de Trump había caído por debajo de 90, respondió: «No tenemos registros aquí de eso». Presionado nuevamente sobre si el nivel había caído por debajo de 90, Conley dijo que los niveles de oxígeno en la sangre del presidente no disminuyeron a «los 80 bajos».

No ofreció detalles sobre lo que han mostrado las radiografías o las tomografías computarizadas o sobre si ha habido algún daño en los pulmones del presidente.

«Hay algunos hallazgos esperados, pero nada de gran preocupación clínica», aseguró Conley, sin explicar si se trataba de hallazgos esperados en los pulmones de un paciente normal o de un paciente con covid-19.

Una crisis de liderazgo

Unos siete meses después de una pandemia que ha matado a más de 209.000 estadounidenses, la nación se enfrenta ahora a una grave crisis de gobierno con su comandante en jefe hospitalizado, –su condición depende de su progreso en los próximos días–, al tiempo que los eventos de la Casa Blanca de la semana pasada sirvieron como ejemplo de libro de texto sobre cómo no manejar un virus mortal.

La Casa Blanca ya tiene un gran problema de credibilidad con el público, y la falta de información oficial de los funcionarios de la Casa Blanca el viernes y el sábado sirvió como una clase magistral de opacidad y contradicción que planteó importantes interrogantes sobre la salud del presidente.

Fue solo el sábado por la noche, más de 24 horas después de que el presidente había estado en Walter Reed, que el público se enteró de los detalles específicos sobre por qué Trump fue trasladado vía aérea al hospital el viernes, cuando el secretario general Mark Meadows dijo durante una entrevista con Fox que Trump tuvo fiebre el viernes por la mañana y su nivel de oxígeno había «bajado rápidamente».

Más temprano el sábado, Meadows también intentó señalar que la condición inicial del presidente era más grave cuando habló con los reporteros del grupo como un funcionario no identificado después de la sesión informativa de Conley esa mañana. Pero su identidad fue revelada más tarde por The New York Times y The Associated Press, y Trump estaba furioso con su secretario general por contradecir la evaluación optimista del médico de la Casa Blanca, dijeron dos fuentes con conocimiento de la situación a Jim Acosta de CNN el domingo.

Otro funcionario de la Casa Blanca confirmó que Trump está descontento con Meadows, ya que los asesores de Trump ahora consideran que el secretario general de la Casa Blanca ha dañado la credibilidad de las reuniones informativas médicas actuales sobre la lucha del presidente con el coronavirus.

La aversión del presidente a parecer débil y enfermo es ahora lo que está impulsando el esfuerzo por proyectar resolución, incluido un video que tuiteó desde Walter Reed el sábado, las fotos publicadas por la Casa Blanca de él trabajando y las múltiples cuentas de llamadas telefónicas donde sonó fuerte por sus aliados y miembros de la familia. El domingo por la tarde, Trump tuiteó otro video en el que se refirió de su paso sorpresa frente a simpatizantes reunidos fuera del hospital.

Conley dijo el domingo que él y Meadows «trabajan codo con codo» y que la declaración secretario general había sido mal interpretada.

«Lo que quiso decir fue que hace 24 horas cuando él y yo estábamos revisando al presidente, hubo ese episodio momentáneo de fiebre alta y ese descenso temporal de la saturación, lo que nos impulsó a actuar con prontitud para trasladarlo aquí», dijo Conley, refiriéndose a Walter Reed.

Trump comenzó a tomar remdesivir, de acuerdo a publicación de su médico 2:37

Un posible evento de mucha propagación en la Casa Blanca

Muchos de los asistentes o contactos de Trump que recientemente dieron positivo por covid-19 asistieron a las festividades de la Casa Blanca en honor a la designada a la Corte Suprema Amy Coney Barrett el 26 de septiembre, en el Rose Garden.

Al menos siete personas que asistieron al evento, incluidos el presidente y la primera dama, dieron positivo. El presidente de la Universidad de Notre Dame, el reverendo John Jenkins, la exconsejero de la Casa Blanca Kellyanne Conway y los senadores republicanos Mike Lee de Utah y Thom Tillis de Carolina del Norte, que estaban sentados relativamente cerca uno del otro, dieron positivo. El exgobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, también dio positivo y se registró en el hospital el sábado como medida de precaución, porque sufre de asma.

Conway, Christie, la asesora principal de Trump, Hope Hicks, y su director de campaña Bill Stepien, quienes dieron positivo en la prueba, también participaron en la preparación del debate antes del choque del martes entre Trump y el candidato demócrata Joe Biden.

«Parece muy probable que esto se haya originado en el anuncio de la designada a la Corte Suprema la semana pasada», dijo un alto funcionario de la administración a Jake Tapper de CNN sobre el brote entre los funcionarios republicanos. «Puede haber venido de Hill. La próxima gran preocupación será asegurar el Capitolio y proteger a los legisladores», agregó el funcionario.

Trump no abordó el diagnóstico de nadie más durante un mensaje de video desde Walter Reed el sábado. Mientras elogiaba la atención médica que había recibido en Walter Reed, trató de aprovechar su hospitalización haciendo que pareciera que su diagnóstico había sido inevitable, a pesar de que tomó pocas precauciones para evitarlo.

El presidente afirmó que estaba «empezando a sentirse bien» y que estaba recibiendo terapias que dijo son como «milagros que vienen de Dios».

«Esto fue algo que sucedió, y le sucedió a millones de personas en todo el mundo y estoy luchando por ellos, no solo en Estados Unidos», expresó Trump. «Vamos a vencer a este coronavirus, o como quieras llamarlo, y lo vamos a vencer de manera contundente».

Al agradecer al pueblo estadounidense sus buenos deseos, Trump dijo que la verdadera naturaleza de su condición se revelaría en los próximos días: «No lo sabes. Durante el próximo período de unos pocos días, creo que esa es la verdadera prueba, así que estaremos viendo lo que sucede en los próximos días», dijo Trump.

En el video, el presidente dijo que la decisión de ir a Walter Reed el viernes fue suya. Sugirió que no le gustaba la perspectiva de quedarse aislado en la residencia: «Enciérrate, no te vayas nunca, ni siquiera vayas a la Oficina Oval, quédate arriba y disfrútalo, no veas a la gente, no hables con la gente y acaba con eso».

Esa declaración de Trump, claramente intentando parecer un tomador de decisiones al mando de la situación, contradice los informes de Kevin Liptak y Kaitlan Collins de CNN de que el presidente se mostraba reacio a ir al hospital.

«Tenía que estar al frente y esto es Estados Unidos, esto es Estados Unidos, este es el país más grande del mundo, este es el país más poderoso del mundo», continuó Trump en el video. «No puedo estar encerrado en una habitación arriba y totalmente seguro, y simplemente decir, oye, que pase lo que pase. No puedo hacer eso».

El impacto económico del contagio de Trump 4:03

La realidad alternativa de Trump

Durante gran parte de este año, Trump ha planteado una realidad alternativa sobre los peligros del coronavirus: disputando la ciencia y la eficacia de las máscaras, minimizando los riesgos para el pueblo estadounidense y haciendo declaraciones falsas sobre cómo el 99% de los casos de coronavirus en Estados Unidos son «totalmente» inofensivos «o que el virus» no afecta prácticamente a nadie».

Alentó a sus asistentes y asesores a vivir en esa peligrosa tierra de fantasía, llevando su suerte al límite hasta la semana pasada cuando nuevamente reunió imprudentemente a miles de estadounidenses desenmascarados en sus mítines políticos y apiñó a los principales funcionarios del gobierno en el jardín de rosas en la ceremonia para su candidata a la Corte Suprema. Mientras tanto, los funcionarios de la Casa Blanca abrazaron la falacia de que administrar pruebas rápidas de coronavirus con frecuencia en la Casa Blanca podría proporcionar un escudo de inmunidad.

La construcción del presidente se derrumbó el viernes cuando fue trasladado vía aérea a Walter Reed después de contraer el virus, mientras que muchos ayudantes, asesores y aliados daban positivo por covid-19 después de interactuar con él durante la semana pasada.

La Casa Blanca parecía seguir minimizando las preocupaciones sobre la gravedad del virus el sábado por la mañana durante la primera conferencia de prensa de Conley en Walter Reed, donde describió al presidente como optimista y sintiéndose bien, sin revelar ninguno de los acontecimientos alarmantes con sus niveles de oxígeno durante el día anterior.

Conley declaró repetidamente el sábado que el presidente no estaba recibiendo nada. Pero sus optimistas pronunciamientos sobre la condición del presidente fueron contradichos minutos después en una declaración que fue dada a los reporteros por una fuente familiarizada con la salud de Trump.

«Los signos vitales del presidente durante las últimas 24 horas fueron muy preocupantes y las próximas 48 horas serán críticas en términos de su cuidado. Todavía no estamos en un camino claro hacia una recuperación completa», dijo al grupo de periodistas la fuente, posteriormente identificada como Meadows.

Esa es la declaración que enojó a Trump y lo llevó a Twitter para decir que se sentía bien.

El sábado por la noche, Conley siguió con otro memorando que decía que Trump «permanece sin fiebre y sin oxígeno suplementario con un nivel de saturación entre 96% y 98% durante todo el día», que está dentro del rango normal para los niveles de oxígeno en sangre. Esa declaración ahora parece entrar en conflicto con la información que Conley reveló el domingo por la mañana cuando describió la caída en el nivel de oxígeno del presidente al 93% el sábado, aunque Conley no especificó a qué hora sucedió.

Mientras el presidente todavía estaba en la Casa Blanca el viernes, se le administró el coctel experimental de anticuerpos de Regeneron, un tratamiento prometedor que aún no ha sido aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos y que estaba destinado a ayudar a estimular el sistema inmunológico del presidente mientras lucha contra el virus.

MIRA: Reportes confusos sobre el estado de salud de Trump tras contraer covid-19

Una vez que Trump estuvo en Walter Reed, los médicos iniciaron el medicamento antiviral remdesivir. Está recibiendo un tratamiento de cinco días con el medicamento, que se ha demostrado que acorta el tiempo de recuperación para algunos pacientes con coronavirus. El presidente completó su segunda dosis el sábado por la noche. También continúa con dexametasona, cuya primera dosis recibió el sábado.

El Dr. Brian Garibaldi, uno de los médicos de Trump, dijo que el mandatario ha estado «despierto» el domingo.

«Nuestro plan para hoy es que coma y beba, que se levante de la cama tanto como sea posible para moverse», dijo Girabaldi. «Y si sigue luciendo y sintiéndose tan bien como hoy, nuestra esperanza es que podamos planificar el alta tan pronto como mañana a la Casa Blanca, donde podrá continuar con su tratamiento».

Existe una larga historia de funcionarios de la Casa Blanca que encubrieron u ocultaron la condición médica del presidente en funciones, desde la cirugía secreta de Grover Cleveland para extirpar un tumor en la boca a bordo del yate de un amigo, hasta John F. Kennedy que ocultó su enfermedad de Addison.

Los funcionarios de la Casa Blanca de Trump han calibrado cuidadosamente sus declaraciones sobre la salud del presidente durante los últimos días en lo que parece ser un esfuerzo por poner la mejor cara al diagnóstico en un momento en que el presidente está a 29 días del día de las elecciones y está por detrás en las encuestas. La votación por correo ya comenzó en ciertos estados del país.

El presidente tuiteó que había dado positivo por coronavirus alrededor de la 1 a.m. (hora de Miami) del viernes, horas después de asistir a una recaudación de fondos el jueves por la noche en Bedminster, Nueva Jersey, donde se reunió con un pequeño grupo de donantes en el interior sin máscaras, antes de dirigirse a una multitud más grande al aire libre. Trump obtuvo su primer resultado positivo en una prueba de coronavirus el jueves después de regresar de ese viaje, dijo un funcionario de la Casa Blanca el sábado por la noche.

Hicks había comenzado a experimentar síntomas la noche anterior mientras acompañaba al presidente en su viaje a Minnesota para una recaudación de fondos y una manifestación el miércoles por la noche. No está claro si el mandatario fue evaluado en ese momento, dada la estrecha colaboración entre ambos.

El asesor principal de la campaña de Trump, Jason Miller, no pudo explicar el domingo por qué Trump se adelantó a la recaudación de fondos de Nueva Jersey después de que Hicks dio positivo y acusó a Biden de usar máscaras faciales como accesorio durante una aparición en «This Week» de ABC. El asesor principal de Biden, Symone Sanders, le dijo a Jake Tapper de CNN en «State of the Union» que Biden y sus funcionarios de campaña siguen las pautas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU.: «Llevamos las máscaras que nos mantienen a salvo».

Kevin Liptak de CNN contribuyó a este informe.

Our commenting policy has changed. If you would like to comment, please share on social media using the icons below and comment there.