Noticias

ANÁLISIS | La muerte de Ruth Bader Ginsburg podría remodelar las elecciones

Posted September 19, 2020 7:49 p.m. EDT

— (CNN) — Mientras Estados Unidos lamentaba la muerte de la jueza de la Corte Suprema Ruth Bader Ginsburg, una brillante pionera para las mujeres y un ícono de la igualdad de derechos, un nuevo y feroz debate político comenzó a desarrollarse el viernes por la noche.

Con solo 45 días para las elecciones, la batalla sobre quién la reemplazará y cuándo ocurrirá la votación en el Senado ya regorganiza lo que está en juego en más de media docena de contiendas por el Senado, mientras impulsa a los votantes apasionados de ambos lados de la campaña presidencial.

MIRA: Muere la jueza Ruth Bader Ginsburg a los 87 años

La muerte de un juez de la Corte Suprema tan cerca de las elecciones de noviembre era casi seguro que devolvería a las guerras culturales de Estados Unidos al centro del debate político en un año dominado por las consecuencias de la pandemia de coronavirus y el renovado impulso por la justicia racial después de la muerte de George Floyd.

Esa batalla tiene la capacidad de infundir nueva energía al electorado, activando a los republicanos conservadores que se han cansado del presidente Donald Trump, pero ven la elección como una oportunidad para dar forma a la corte, al tiempo que moviliza a millones de votantes mujeres que ya están enfurecidas por la degradación a la mujer por parte de Trump y por considerar su capacidad para nombrar a tres jueces de la Corte Suprema en un solo período como un ataque a sus valores.

Los discursos más memorables de Ruth Bader Ginsburg 2:44

Nuevas líneas de batalla

El líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, trazó de inmediato esas líneas de batalla partidistas el viernes por la noche poco más de una hora después del anuncio de la muerte de Ginsburg, cuando prometió que habrá una votación sobre el nominado de Trump para fines de este año.

El republicano de Kentucky, que se postula para la reelección contra una potencia de recaudación de fondos, enfrenta la posibilidad de que el Partido Republicano pierda el control del Senado y que Trump pierda la Casa Blanca. El equilibrio de poder en el Senado es tan estrecho que McConnell solo puede permitirse perder tres votos republicanos en su afán por conseguir la confirmación de un candidato a la Corte Suprema de Trump.

«El nominado del presidente Trump recibirá una votación en el pleno del Senado de Estados Unidos», dijo McConnell en un comunicado. Los asistentes del Partido Republicano le dijeron a CNN por separado que son escépticos de que haya suficiente tiempo antes del día de las elecciones el 3 de noviembre para examinar, realizar verificaciones de antecedentes y establecer el elaborado proceso de nominación y confirmación que normalmente toma de dos a tres meses.

En un mensaje a sus colegas republicanos el viernes por la noche, McConnell los instó a «mantener la pólvora seca», según una persona que vio la nota.

El sábado por la mañana, Trump tuiteó que los republicanos tienen la obligación de ocupar el escaño sin demora.

«@GOP Fuimos puestos en esta posición de poder e importancia para tomar decisiones por las personas que con tanto orgullo nos eligieron, la más importante de las cuales se ha considerado durante mucho tiempo como la selección de los jueces de la Corte Suprema de Estados Unidos. Tenemos esta obligación, ¡sin retraso!» Trump escribió.

El candidato demócrata Joe Biden, quien se refirió a la muerte de Ginsburg después de que bajó de un avión en Delaware el viernes por la noche, señaló que la decisión sobre su reemplazo debería esperar hasta después de las elecciones.

Aludió al precedente establecido por McConnell en 2016 cuando se negó a cubrir la vacante de la Corte Suprema creada por la muerte del juez Antonin Scalia, a pesar de que el entonces presidente Barack Obama había nominado a Merrick Garland para el escaño en marzo de ese año – meses antes de las elecciones presidenciales.

«Permítanme aclarar que los votantes deben elegir al presidente y el presidente debe elegir a la justicia para que el Senado lo considere», afirmó Biden, calificando a Ginsburg como una defensora «feroz e inquebrantable» de los derechos civiles y legales de todos los estadounidenses.

«Esta fue la posición que tomó el Senado republicano en 2016 cuando faltaban casi 10 meses para las elecciones. Esa es la posición que el Senado de Estados Unidos debe tomar hoy, y solo quedan 46 días libres», explicó el exvicepresidente.

Obama hizo eco de ese llamado en su propia declaración, diciendo que los republicanos del Senado deberían adherirse al precedente que establecieron hace cuatro años y medio cuando se negaron a realizar una votación a favor o en contra de Garland.

«Un principio básico de la ley, y de la justicia cotidiana, es que aplicamos las reglas con coherencia y no basándonos en lo que es conveniente o ventajoso en el momento», afirmó Obama.

Otros demócratas se apresuraron a criticar la declaración de McConnell como el colmo de la hipocresía dado que el líder de la mayoría del Senado se sentó en la nominación de Garland por parte de Obama durante todo 2016, lo que llevó a muchos votantes demócratas a decir que a su partido le robaron un escaño en la Corte Suprema, como argumentó McConnell que «el pueblo estadounidense debería tener voz en la dirección de la corte».

Más allá de la indignación demócrata, McConnell se enfrenta a muchos obstáculos logísticos mientras busca que se nombra a un sucesor en la corte para fin de año.

Ginsburg –quien fue elogiada como una «litigante brillante y exitosa» que dejó un «legado imponente» incluso por partidarios como el secretario de Justicia republicano William Barr–, dio a conocer sus propios deseos dictando una declaración a su nieta Clara Spera.

«Mi deseo más ferviente es que no sea reemplazada hasta que se instale un nuevo presidente», le dijo a su nieta días antes de su muerte, según la Radio Pública Nacional.

El impacto de la muerte de Ruth Bader Ginsburg en la Corte 4:17

Senadores republicanos en una situación difícil

Varios senadores republicanos que enfrentan duras campañas de reelección están atrapados en un lugar políticamente desalentador. Desafiar los deseos de Ginsburg podría erosionar cualquier apoyo duradero que tengan entre los moderados e independientes, mientras que desafiar a McConnell y Trump podría deprimir la participación de las bases que necesitan para ganar.

Entre ellos se encuentran los senadores Susan Collins de Maine, Cory Gardner de Colorado, Martha McSally de Arizona, Thom Tillis de Carolina del Norte y Lindsey Graham de Carolina del Sur, quien se encuentra en una batalla de reelección inesperadamente cerrada y también es presidente de la Comisión Judicial.

McSally tuiteó el viernes por la noche que «este Senado de Estados Unidos debería votar sobre el candidato del presidente Trump para la Corte Suprema de Estados Unidos».

Pero Collins le dijo a Jonathan Martin de The New York Times en una entrevista a principios de este mes que no ocuparía un puesto como juez de la Corte Suprema en octubre.

«Creo que eso está demasiado cerca, de verdad», le dijo Collins a Martin, y agregó que tampoco se sentiría cómoda sentando a un juez durante la sesión del Congreso si los demócratas ganan la Casa Blanca.

Tillis, quien forma parte del Comité Judicial del Senado, dijo en un comunicado el sábado que apoyaría al eventual candidato de Trump.

En una entrevista antes de la muerte de Ginsburg el viernes con Alaska Public Media, la senadora republicana Lisa Murkowski, quien rompió con Trump y su partido al votar en contra de seguir adelante con la confirmación del juez de la Corte Suprema Brett Kavanaugh a la Corte Suprema, también dijo que no estaría de acuerdo con confirmar a un candidato antes del día de las elecciones.

«No votaría para confirmar a un nominado a la Corte Suprema. Estamos a 50 días de una elección», dijo la republicana de Alaska, que no se enfrenta a los votantes este año, al reportero Casey Grove de Alaska Public Media.

En octubre de 2018, antes de ser vencido por un oponente demócrata que ahora está incluso con él en algunas encuestas públicas, Graham dijo a los reporteros que si una apertura de la Corte Suprema ocurría en el último año del mandato de Trump y el proceso primario había comenzado, «Nosotros esperaremos a las próximas elecciones. Y tengo muchas posibilidades de ser el poder judicial (presidente)».

Pero desde entonces ha retrocedido. «Me gustaría llenar una vacante. Pero tendríamos que ver. No sé qué tan práctico sería», dijo Graham a CNN en julio. «Veamos qué soportará el mercado».

En todas esas contiendas por el Senado, es probable que la muerte de Ginsburg reavive los debates sobre las posiciones de los candidatos sobre temas clave que enfrenta la Corte Suprema, incluidos el aborto, la atención médica, los derechos de los homosexuales, el derecho al voto y la inmigración.

Los grupos políticos de ambos lados ya se preparan. El grupo progresista «Demand Justice» envió una solicitud de recaudación de fondos el viernes por la noche pidiendo a sus partidarios que «protejan el legado de Ruth Bader Ginsburg» y afirmó que «esta es una lucha que marcará el futuro de la Corte Suprema en las próximas décadas». El grupo planea gastar US$ 10 millones en una campaña publicitaria argumentando que la vacante de Ginsburg no debería cubrirse hasta después de la posesión.

MIRA: FOTOS | Una mirada a la vida de Ruth Bader Ginsburg, jueza de la Corte Suprema de EE.UU.

Una bendición política inesperada para Trump

Ginsburg lideró el ala progresista de la corte, que tenía una mayoría conservadora de 5-4 antes de su muerte. Ella era una campeona progresista que continuó luchando por sus creencias liberales en la cancha incluso durante cinco rondas de cáncer. Durante una aparición en el Yale Club en Nueva York en 2019, dijo que prefería seguir trabajando incluso mientras luchaba contra el cáncer: «Descubrí cada vez que cuando estoy activa, soy mucho mejor que si solo estuviera recostada  y sintiendo lástima por mí misma».

Pero al quitar parte del foco de los errores de Trump, su muerte podría replantear un debate de año electoral que se ha centrado principalmente en la pandemia de coronavirus y la crisis económica resultante que expulsó a millones de estadounidenses de sus trabajos.

La capacidad de nominar a alguien que dirija a la Corte Suprema en una dirección más conservadora es una bendición política inesperada para Trump en un momento en el que está detrás de Biden en las encuestas nacionales y en muchas encuestas estatales. En opinión de muchos de la derecha, su historial de confirmación de jueces conservadores es lo más destacado de su caótica presidencia. Una nueva pelea por el equilibrio de la corte podría redimir a Trump a los ojos de los votantes que estaban comenzando a desvanecerse en medio de una pandemia mal administrada.

Muy consciente de la importancia de su historial en los nominados judiciales, Trump dio a conocer su lista de 20 posibles nominados conservadores a la Corte Suprema a principios de este mes en un esfuerzo por generar más entusiasmo dentro de su base. En ese momento, Trump había designado a 205 jueces federales, incluidos dos nominados a la Corte Suprema, según una portavoz de la Comisión Judicial del Senado.

MÁS: Las reacciones a la muerte de Ruth Bader Ginsburg

Trump incluyó los nombres de tres senadores republicanos en esa lista: Ted Cruz de Texas, Tom Cotton de Arkansas y Josh Hawley de Missouri.

«Aparte de los asuntos de guerra y paz, la nominación de un juez de la Corte Suprema es la decisión más importante que puede tomar un presidente estadounidense», afirmó durante el evento.

Trump estaba en el escenario en un mitin en Minnesota, avivando los temores racistas sobre los refugiados, cuando se anunció la muerte de Ginsburg. Habló durante 114 minutos sin mencionarla y solo se enteró de su fallecimiento por los reporteros cuando se dirigía de regreso al Air Force One.

En un comunicado, Trump dijo que demostró «que uno puede estar en desacuerdo sin ser desagradable con sus colegas de diferentes puntos de vista», un rasgo completamente en desacuerdo con sus propias tácticas políticas.

Trump habló positivamente sobre Ginsburg el viernes por la noche, pero una fuente cercana al presidente le dijo a Jim Acosta de CNN que Trump ha estado ansioso por nominar a un reemplazo para la progresista, que fue la segunda mujer nombrada para la Corte Suprema. Durante su vida, Ginsburg no ocultó su desdén por el presidente y le dijo a Joan Biskupic de CNN que él era «un farsante» que «se había salido con la suya sin entregar sus declaraciones de impuestos».

Trump dijo que Ginsburg había «avergonzado a todos al hacer declaraciones políticas muy tontas sobre mí» y le pidió que renunciara.

Ginsburg estuvo a la vanguardia de muchos debates políticos ardientes, y el debate sobre cómo su legado debe ser honrado por la administración actual y el partido en el poder en el Senado puede terminar siendo uno de los más combativos.

Our commenting policy has changed. If you would like to comment, please share on social media using the icons below and comment there.