Noticias

6 conclusiones de la noche final de Trump en la Convención Nacional Republicana

Posted August 28, 2020 12:56 p.m. EDT

— (CNN) — Para cuando el presidente Donald Trump bajó las escaleras del Pórtico Sur el jueves, los objetivos de la Convención Nacional Republicana de esta semana estaban claros: recuperar la confianza de las mujeres, dejar atrás el coronavirus y convencer a los estadounidenses de que el mandatario no es racista.

En uno de los discursos de aceptación de candidatura más largos jamás pronunciados, con un tono severo y leído casi en su totalidad de un teleprónter, Trump trató de cumplir con esos tres objetivos –preparados para él por los oradores anteriores de la convención–, al tiempo que apaciguaba a la base de partidarios que ayudaron a impulsarlo a la Casa Blanca en primer lugar.

El resultado fue un mundo producido para la televisión en el que la pandemia de coronavirus se ha desvanecido en gran medida, el presidente rezuma empatía y las acusaciones de que es racista se reciben con una negación horrorizada.

Fuera de las puertas fortificadas de la Casa Blanca, las cosas se ven diferentes. El tipo de reunión masiva que organizó el presidente no es posible en ningún otro lugar. Su cuenta de Twitter llena de insultos da a los votantes poca evidencia de una calidez oculta. Y su postura de línea dura de «ley y orden» se ha convertido en una retórica racista.

Sin embargo, en su discurso, Trump esencialmente pidió a los espectadores que creyeran lo que él estaba ofreciendo en lugar de la propia realidad en la que viven.

El presidente proclamó que sus esfuerzos para combatir el virus se centraron en «la ciencia, los hechos y los datos», a pesar de los numerosos ejemplos de lo contrario, incluida la multitud sin mascarillas que se reunió para escuchar su discurso.

Declaró, «muy modestamente», que había superado los esfuerzos de cualquier presidente anterior para ayudar a la comunidad negra, salvo Abraham Lincoln, incluso cuando se negó a abordar la cuestión del racismo sistemático que ha provocado protestas en todo el país.

Y aunque afirmó ser «un aliado de la luz», en un guiño al discurso de aceptación de su rival Joe Biden la semana pasada, profundizó en oscuras premoniciones sobre «anarquistas violentos, agitadores y criminales» a quienes, según él, se les daría rienda suelta si Biden gana.

Trump: Nadie va a estar seguro en el EE.UU. de Biden 10:33

«Todo lo que hemos logrado ahora está en peligro», dijo. «Esta elección decidirá si defenderemos el estilo de vida estadounidense o permitiremos que un movimiento radical lo desmantele y destruya por completo».

La convención de cuatro días, que se produjo mientras Trump lucha por revertir números deficitarios de las encuestas causados por su manejo de la pandemia, fue la oportunidad más destacada del presidente para enmarcar la carrera en sus propios términos.

La última noche fue el intento más claro hasta ahora de revertir las impresiones cada vez más duras entre los estadounidenses de que Trump ha manejado mal la pandemia y se ha comportado como un matón durante su mandato.

Aquí hay 6 conclusiones de la última noche de la Convención Nacional Republicana:

Viviendo como si no hubiera una pandemia

Si los oradores de la convención de esta semana proporcionaron un retrato de la presidencia de Trump que no siempre se ajustó a la realidad, las imágenes de las multitudes reunidas sin mascarillas ni distanciamiento social ayudaron a reforzarla.

Las imágenes, combinadas con las repetidas referencias a la pandemia de coronavirus en tiempo pasado, proyectaban un mundo pospandémico, incluso mientras aumentan las muertes.

Trump no abordó la pandemia en gran medida. Cuando lo hizo, predijo una rápida resolución de la crisis en curso utilizando afirmaciones dudosas sobre su propio desempeño.

«En los últimos meses, nuestra nación, y el planeta entero, ha sido golpeado por un enemigo invisible nuevo y poderoso. Como esos valientes estadounidenses antes que nosotros, estamos enfrentando este desafío», dijo. «Estamos ofreciendo terapias que salvan vidas y produciremos una vacuna antes de fin de año, o tal vez incluso antes».

Más tarde, trató de presumir sobre su manejo de la pandemia utilizando cifras engañosas y exagerando la medida en que había abordado el brote en sus primeras etapas.

Es una imagen que Trump quiere proyectar mientras intenta convencer a los estadounidenses de que está al frente de la pandemia. Para dar fe de su manejo del virus, Trump no confió en expertos médicos sino en Dana White, presidente de Ultimate Fighting Championship que es amigo suyo desde hace mucho tiempo.

Por supuesto, la pandemia no ha terminado. Más de 3.200 estadounidenses han muerto desde que comenzó la Convención Nacional Republicana hace tres días, más de los que murieron durante los ataques terroristas del 11 de septiembre.

A diferencia de la mayoría de estadounidenses, Trump tiene acceso a un amplio régimen de pruebas que, según sus asistentes, lo convierte en el «hombre al que se le han hecho más pruebas en Estados Unidos». Cualquiera que se acerque a él, recibe una: el jueves eso incluyó al menos a algunos de los más de 1.000 invitados en el Jardín Sur para su discurso.

El efecto fue proporcionar a Trump las multitudes que durante mucho tiempo deseaba para su convención. Pero también le ha permitido proyectar una realidad que simplemente no existe para el resto del país.

No está claro qué tan efectivo es esto para convencer a los estadounidenses de que Trump ha manejado bien el virus. Las personas que vivieron el brote todavía sienten sus efectos. Las imágenes del presidente viviendo su vida con normalidad no pueden cambiar esa realidad.

«Esto es lo que debes comprender sobre la naturaleza de una pandemia: es implacable. No puedes detenerla con un tuit. No puedes crear una distracción y esperar que desaparezca. No desaparece», dijo la candidata demócrata a la vicepresidencia, la senadora Kamala Harris, en un discurso previo al de Trump el jueves temprano.

Ignorando a Jacob Blake, pero condenando las protestas violentas

Padre de Jacob Blake revela la conversación con su hijo 4:55

El mensaje de «ley y orden» que Trump esperaba transmitir el jueves llegó en un momento tenso. Kenosha, Wisconsin, sigue tensa después del tiroteo de la policía contra un hombre negro. Muchos atletas profesionales continuaban con el boicot, aunque estaba previsto que se reanudaran los playoffs de la NBA. En Washington se planeaba una gran manifestación por la justicia racial para el viernes.

En su discurso, Trump trató de calificar a Biden como peligroso en un momento precario.

«Su voto decidirá si protegemos a los estadounidenses que respetan la ley o si damos rienda suelta a los anarquistas violentos, agitadores y criminales que amenazan a nuestros ciudadanos», dijo.

Al mismo tiempo, lamentó lo que caracterizó como esfuerzos antipatrióticos para hacer un ajuste de cuentas con el odioso pasado del país.

«En la visión retrospectiva de la izquierda, no ven a Estados Unidos como la nación más libre, justa y excepcional del mundo», dijo. «En cambio, ven una nación malvada que debe ser castigada por sus pecados».

La atmósfera de peligro y descontrol que rodeaba el discurso del presidente no es un lugar del todo desconocido o incómodo para Trump, y de alguna manera encaja perfectamente en el tema de su convención y campaña: que las áreas controladas por los demócratas se convertirán en un caos si Joe Biden gana.

Trump apeló a temas casi idénticos en su discurso de aceptación de la convención de 2016, cuando dijo: «El crimen y la violencia que hoy afligen a nuestra nación pronto llegarán a su fin. A partir del 20 de enero de 2017, se restablecerá la seguridad».

Pero al rechazar abordar o incluso reconocer las circunstancias que han llevado a las protestas en Wisconsin, Trump también parece socavar las afirmaciones hechas una y otra vez durante la convención de que está en sintonía con los problemas de la comunidad negra y ansioso por ayudar.

Esos temas volvieron a surgir el jueves con los discursos del secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano, Ben Carson, el único miembro negro del gabinete de Trump, y Ja’Ron Smith, el funcionario negro de más alto rango en la Casa Blanca.

Ben Carson expresa solidaridad con familia de Jacob Blake 5:27

«A muchos del otro lado les encanta incitar a la división al afirmar que el presidente Trump es racista. No podrían estar más equivocados», dijo Carson, citando (entre otras cosas) la voluntad de Trump de aceptar miembros negros y judíos en su club en Florida. .

Alice Johnson, cuya cadena perpetua por una infracción de drogas fue conmutada por Trump, dijo que era «libre de cuerpo gracias al presidente Trump, pero libre de mente gracias al Dios todopoderoso».

Sin embargo, esa misma noche, Trump afirmó que Biden quería liberar a cientos de miles de delincuentes y promocionó su propia propuesta de que las personas condenadas por vandalizar monumentos federales pasen 10 años en la cárcel.

En última instancia, los mensajes parecían diseñados para desviar a Trump de las acusaciones de racismo. Sin embargo, en la práctica, su falta de voluntad para confrontar las razones detrás de las tensiones raciales actuales y, en cambio, avivarlas con una retórica divisiva, ofrece una realidad diferente.

Encontrar un ataque a Biden

A lo largo de la campaña de este año, los asesores de Trump han luchado por identificar una línea de ataque contra Biden que mueva la aguja de los votantes y se gane el sello de aprobación de Trump.

El enfoque de dispersión fue evidente en el discurso del presidente.

Según el relato de Trump, Biden es tanto un político demócrata del status quo para quien ya se hizo tarde, y es un «caballo de Troya» para socialistas como Bernie Sanders.

Está ocultando su agenda –»Biden quiere mantenerte completamente en la oscuridad», afirmó– y trabajando en connivencia con Sanders para mover la agenda a la extrema izquierda con «una plataforma política de 110 páginas».

Y es al mismo tiempo débil con el crimen, dispuesto a permitir que los delincuentes salgan a las calles, y demasiado duro al aprobar una ley de sentencias de la década de 1990 que impuso duras penas a muchos negros estadounidenses.

Las narrativas de duelo sobre Biden resumen el desafío que tendrá Trump para definir a su rival en las semanas previas al día de las elecciones.

La única área que Trump evitó el jueves fue la condición mental de Biden, un ataque que ha disfrutado, pero que sus asesores temen que pueda alienar a las personas mayores.

En lugar de eso, apuntó al enfoque práctico de la política de Biden: «tomó las donaciones de los obreros, les dio abrazos e incluso besos», dijo Trump, otro ataque que algunos asistentes temen que pueda abrir al presidente a preguntas sobre las propias acusaciones en su contra de conducta sexual inapropiada.

Por el contrario, Trump no comenzó a detallar su agenda para el segundo mandato hasta el final de su discurso, y solo pasó unos minutos describiendo lo que espera hacer si es reelegido.

Es un buen tipo, créeme

Un mensaje persistente en la convención de esta semana ha sido que Trump es un tipo más agradable de lo que parece.

Los relatos, hechos principalmente por personas que trabajan para él en la Casa Blanca, sugieren que en privado Trump es un hombre cálido que rezuma empatía por quienes lo rodean.

«El presidente Trump es un hombre amable y decente. Ojalá pudieras estar a su lado conmigo para ver su infinita bondad con todos los que conoce», dijo Dan Scavino, el gurú de las redes sociales que a menudo está detrás de los tuits más agresivos e insultantes de Trump.

«He visto su verdadera conciencia. Ojalá todos pudieran ver la profunda empatía que muestra con las familias que han perdido a sus seres queridos a causa de la violencia», dijo el asesor sénior de la Casa Blanca Ja’Ron Smith, nombrando a Ahmaud Arbery y a George Floyd.

La más efusiva al insistir en la empatía de Trump fue su hija Ivanka.

Ivanka Trump se solidariza con las víctimas de Laura 4:15

«He estado con mi padre y he visto el dolor en sus ojos cuando recibe actualizaciones sobre las vidas que han sido robadas por esta plaga», dijo.

Es una descripción de Trump que, como reconoció un desfile de asistentes, generalmente no se ve en público.

«Reconozco que el estilo de comunicación de mi papá no es del gusto de todos», dijo Ivanka Trump. «Y sé que sus tuits pueden parecer un poco sin filtro».

Sin embargo, ni su hija ni ninguno de sus asistentes explicaron realmente por qué, dado el amplio acceso que tiene el público a Trump a través de su disponibilidad hacia la prensa, su cuenta activa de Twitter y sus entrevistas telefónicas en Fox News.

Todo parecía diseñado para refutar la apuesta de Biden como «buen tipo», aunque el propio Trump parecía menos convencido de la idea de la empatía.

«Los trabajadores despedidos en Michigan, Ohio, Nueva Hampshire, Pensilvania y muchos otros estados no querían las palabras huecas de empatía de Joe Biden, querían recuperar sus trabajos», dijo en su discurso.

¿Recuerdas el juicio político?

Tal vez no sea sorprendente que el juicio político de Trump haya sido olvidado en gran medida. Él sigue siendo el presidente, una pandemia que alteró el mundo se produjo semanas después de que fue absuelto y el cálculo político en torno al asunto cambió.

Lo sorprendente es quién, siete meses después, lo plantea como un tema. Los demócratas ignoraron por completo la era del juicio político en su convención la semana pasada, a pesar de que muchos afirmaron en ese entonces que la mancha del juicio político seguiría a Trump para siempre.

En cambio, son los republicanos quienes lo han convertido en un tema durante su convención, incluso a través del espacio para hablar la última noche asignado a Rudy Giuliani, el volátil abogado personal del presidente cuyas acciones ayudaron a provocar todo el escándalo de juicio político en primer lugar.

Giuliani no abordó directamente el proceso de juicio político, sino que optó por centrarse en la violencia en las ciudades estadounidenses y en un ataque a Biden.

Rudy Giuliani: El plan de los demócratas es no reducir el crimen 4:21

«Es un Caballo de Troya con Bernie, Alexandria Ocasio-Cortez, Pelosi, Black Lives Matter y todo el ala izquierda de su partido escondidos dentro de su cuerpo esperando ejecutar sus políticas procriminales y antipolicía», dijo.

Pero su sola presencia fue suficiente para remontarse a fines del año pasado, cuando sus apariciones ayudaron a impulsar los esfuerzos de los demócratas.

Los aliados de Trump parecen haber calculado que el tiempo ha suavizado las opiniones de los estadounidenses sobre el juicio político, ha nublado sus recuerdos de los detalles o lo ha convertido en una pequeña distracción en comparación con los enormes problemas de hoy.

Una Casa Blanca convertida en fortaleza

Hasta este año, los discursos de la convención se pronunciaban dentro de arenas selladas. Si se producían protestas, estaban fuera de la vista y bien fuera de la mente de los espectadores.

El discurso al aire libre de Trump el jueves desde el Jardín Sur de la Casa Blanca no brindó esas ventajas, aunque un perímetro de seguridad fortificado alrededor de la mansión ejecutiva proporcionó una amplia barrera entre él y los manifestantes, que pudieron ser escuchados durante el discurso de Trump.

La medida éticamente cuestionable ha sido objeto de escrutinio durante toda la semana, y la manifestación final –masivos carteles de «Trump-Pence» debajo del Balcón Truman, una exhibición de fuegos artificiales sobre el monumento a Washington y una cantante de ópera en el Pórtico Sur– solo cimentó el carácter contrario a las normas de la noche.

Con esta pirotecnia terminó la Convención Republicana 1:03

El propio Trump hizo pocos intentos por restar importancia al lugar.

«El hecho es que estoy aquí», dijo Trump, señalando su residencia. «¿Cuál es el nombre de ese edificio?»

«Estamos aquí», dijo, «y ellos no».

Al menos dos grupos dijeron que se reunirían cerca de la Casa Blanca durante el discurso de Trump. Uno dijo que esperaban «ahogar» al presidente usando altavoces y camiones.

Las protestas, que incluyeron estruendos, bocinas de aire y cánticos amortiguados, se escucharon desde el Jardín Sur, donde Trump pronunció su discurso de aceptación.

El sonido de las protestas se ha trasladado previamente sobre las vallas de la Casa Blanca hasta donde habla el presidente, incluido cuando un grupo de camioneros tocó sus bocinas durante un evento en el Jardín de las Rosas.

Más notablemente, los sonidos se podían escuchar desde el Jardín de las Rosas mientras Trump hablaba antes de su fatídica caminata por Lafayette Square hasta la Iglesia de St. John en junio.

Antes del discurso de Trump el jueves, se erigió una cerca temporal alrededor del perímetro de los terrenos de la Casa Blanca, recubriendo casi por completo la propiedad. La cerca imitó las barricadas que se colocaron alrededor de la Casa Blanca durante esa semana de junio, cuando Trump en un momento fue llevado a un búnker subterráneo.

Our commenting policy has changed. If you would like to comment, please share on social media using the icons below and comment there.