Noticias

5 conclusiones del discurso del Estado de la Unión de Donald Trump

Posted February 5, 2020 10:12 a.m. EST

— (CNN) — Veinticuatro horas después de la primera contienda entre los demócratas que buscaban reemplazarlo en noviembre y 24 antes de ser absuelto formalmente en el juicio político del Senado, el presidente Donald Trump pronunció su tercer discurso sobre el Estado de la Unión en una sesión bicameral de Congreso este martes por la noche.

Fue una desviación decidida de los discursos de campaña de Trump y de la charla en Twitter, una recitación más mesurada de sus logros en sus primeros tres años en el cargo, mientras busca postularse y ganar un segundo mandato este otoño.

A continuación, mis conclusiones iniciales del discurso.

Partidismo a cada paso: el mismo día salió una nueva encuesta de Gallup que mostraba una brecha de 84 puntos entre la aprobación republicana y demócrata de Trump, la amarga división en el Congreso y el país se hizo visible en todas partes durante el discurso del presidente.

Trump rechazó el intento de la presidenta Nancy Pelosi de estrecharle la mano antes de comenzar su discurso. (Según los informes, los dos no han hablado en meses). Se pudo ver a Pelosi sacudiendo la cabeza, aunque solo ligeramente, en varios puntos durante el discurso de Trump, incluso cuando dijo que su plan de atención médica protegería a todas las personas con afecciones preexistentes.

Cuando Trump mencionó la reducción de los costos de las medicinas, un grupo de demócratas de la Cámara de Representantes se puso de pie y coreó “HR 3” en referencia a la Ley de Reducción de los Costos de Drogas de Elijah Cummings. Se escucharon gritos de “no” cuando Trump le otorgó al presentador conservador de radio Rush Limbaugh la Medalla Presidencial de la Libertad. (Mucho más sobre eso a continuación).

Dado que la Cámara había aprobado los cargos a Trump hace más de un mes, no es de extrañar que el partidismo invadiera la noche. Pero wow, fue denso, hasta la conclusión del discurso, cuando Pelosi se vengó al rasgar muy visiblemente su copia de los comentarios preparados de Trump.

Economía, economía, economía: al planear su mensaje de reelección, Trump comenzó su discurso con un extenso momento sobre el éxito de su política económica, declarando un “gran regreso estadounidense” y afirmando con orgullo: “El estado de nuestra unión es más fuerte que nunca antes”.

Muchas de las estadísticas que Trump usó para respaldar ese argumento, un aumento del 70% en el mercado de valores desde que ingresó a la Casa Blanca, un bajo desempleo para las personas negras e hispanas, son familiares para cualquiera que haya escuchado o leído al presidente. Como señala Daniel Dale de CNN, muchas de las afirmaciones de Trump son muy exagerados.

El enfoque económico de Trump es inteligente desde una perspectiva política. Encuesta tras encuesta muestra que la mayoría de los estadounidenses aprueba cómo ha manejado la economía, un marcado contraste con la forma en que se ve su manejo de temas como la inmigración y la política exterior.

Si había alguna duda sobre el objetivo de todos estos mensajes económicos, los cantos de “¡Cuatro años más!” de miembros de la Cámara republicana y senadores aclararon eso rápidamente.

El mejor showman: los discursos sobre el estado de la Unión siempre son intensos y teatrales, desde que el presidente Ronald Reagan trajo a Lenny Skutnik a sentarse en la galería para su discurso del Estado de la Unión de 1982. Pero Trump disfruta lo dramático y lo provocativo, y hombre, apoyó su discurso como nunca en estos dos elementos.

Limbaugh, el padre de la radio de conversación conservadora, estuvo presente pocos días después de anunciar que padecía cáncer de pulmón avanzado. Trump no solo le informó a Limbaugh que recibiría la Medalla de la Libertad presidencial, el más alto honor para un civil en este país, sino que el presidente hizo que la primera dama, Melania Trump, que estaba sentada junto a Limbaugh, le pusiera la medalla en el cuello mientras los miembros del Congreso reunidos miraban.

En los últimos momentos del discurso, Trump volvió a hacerlo: sorprendió a una esposa militar y a sus dos hijos pequeños con el regreso de su marido, que había estado desplegado durante mucho tiempo. Era como un escenario de los programas de entrevistas diurnos, pero se desarrollaba en esta configuración tan formal.

Trump, desafiante: desaparecieron los intentos de divulgación bipartidista o las propuestas inspiradas por sus oponentes políticos. En su lugar, hubo ataques duros y directos contra los demócratas en la cámara que habían votado previamente por alguna versión de la legislación “Medicare para todos” que eliminaría el mercado de seguros privados.

“Nunca dejaremos que el socialismo se haga cargo de la atención médica”, rugió Trump en un desafío directo a los demócratas que se sientan ante él.

En otro momento, Trump atacó a quienes apoyan lo que describió como atención médica gratuita para “extranjeros ilegales”. En sus palabras:

“Si forzar a los contribuyentes estadounidenses a brindar atención médica ilimitada y gratuita a los extranjeros ilegales le parece justo, entonces apoye a la izquierda radical. Pero si cree que deberíamos defender a los pacientes estadounidenses y a los adultos mayores estadounidenses, entonces acompáñenme y apruebe legislación para prohibir la libertad de atención médica del gobierno para extranjeros ilegales”

No hubo intentos de conciliación ni en las propuestas de Trump ni en su retórica. Era completamente desafiante.

Semana de Infraestructura: En un discurso con muy pocos guiños a cuestiones de interés común, fue notable que cuando Trump mencionó la necesidad de reconstruir la infraestructura de Estados Unidos, ambos lados de la Cámara se unieron en un aplauso prolongado.

Si tan solo pudiéramos vivir cada semana como si fuera la Semana de la Infraestructura…

Our commenting policy has changed. If you would like to comment, please share on social media using the icons below and comment there.