Noticias

1 de cada 5 niños tiene padres que desconfían de las vacunas, lo que puede afectar las campañas de vacunación futuras

Posted November 10, 2020 1:13 p.m. EST

— (CNN) — Uno de cada cinco niños en Estados Unidos tuvo un padre «que duda de las vacunas», según una nueva investigación de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. con datos del año pasado.

Las preocupaciones de los padres sobre la seguridad de las vacunas han contribuido a varios brotes importantes de enfermedades prevenibles en EE.UU. y otros países en los últimos años. El brote de sarampión de 2019 en el país, la mayor cantidad de casos en 27 años, fue impulsado en gran medida por padres en el estado de Nueva York y Washington que no siguieron las pautas de vacunación infantil.

Los brotes en Estados Unidos de paperas y tos ferina también se han producido en los últimos años debido a la falta de vacunas básicas para la infancia, mientras que las vacunas anuales contra la influenza entre los niños son demasiado bajas, según los CDC.

¿Qué sigue para la vacuna china suspendida en Brasil? 1:26

¿Cuál es la conexión con el covid-19?

En un nivel más amplio, a los expertos les preocupa que la vacilación con respecto a las vacunas también pueda afectar la capacidad de EE.UU. y otras naciones para controlar la pandemia de coronavirus.

Las respuestas varían, pero una encuesta en línea realizada en mayo por Associated Press / NORC Center for Public Affairs encontró que la mitad de los estadounidenses se negarían o dudarían en tomar la vacuna contra el covid-19, mientras que un estudio del King’s College London encontró una respuesta similar en el Reino Unido. En mayo, aproximadamente una cuarta parte de la población francesa dijo que se negaría a vacunarse.

«Hay muchas personas que están muy preocupadas por inyectarse una sustancia extraña con conservantes potenciales y cosas así en el cuerpo, algo que es muy antinatural», dijo el Dr. Henry Wu, profesor asociado de enfermedades infecciosas en la Escuela de Emory University Medicine en Atlanta, que no participó en el estudio.

«La ironía es que las vacunas son en realidad una forma de entrenar a su cuerpo para combatir las infecciones de forma natural», dijo Wu, quien dirige el Emory TravelWell Center.

«Las vacunas son la mejor manera de hacerlo, porque imagina lo que sucede cuando te enfermas de verdad con uno de estos virus y terminas en el hospital con todo tipo de cosas infundidas en tu cuerpo», dijo Wu.

A los funcionarios de salud pública les preocupa que la indecisión sobre las vacunas afecte la voluntad de los padres de permitir que sus hijos sean vacunados contra el covid-19 cuando esté disponible una vacuna segura y efectiva.

Biden apunta al coronavirus como primer tema de agenda 1:33

Debido a que los niños menores de cinco años parecen ser portadores importantes, ya que tienen entre 10 y 100 veces más material genético del coronavirus en la nariz que los niños mayores y los adultos durante semanas sin síntomas, evitar una vacuna podría tener consecuencias significativas.

Se han confirmado más de 900.000 casos de covid-19 en niños, según cifras rastreadas por la Academia Estadounidense de Pediatría.

Debido a que la mayoría de los niños parecen tener pocos o ningún síntoma, se cree que el recuento de casos en los niños está muy poco informado.

Primer uso del nuevo modelo

La nueva investigación, publicada el lunes en la Revista de Pediatría, fue dirigida por la epidemióloga Tammy Santibanez del Centro Nacional de Inmunización y Enfermedades Respiratorias de los CDC.

Santibáñez y su equipo dijeron que era el primer informe sobre la prevalencia de las dudas sobre la vacuna entre padres de niños entre seis meses y 17 años utilizando un módulo de encuesta desarrollado por el centro.

Las preguntas fueron diseñadas para medir la preocupación por todos los tipos de inmunizaciones infantiles, no solo por la vacuna contra la influenza. La vacilación ante la vacuna se definió como «el estado mental de tener una duda o la indecisión con respecto a la vacunación».

Los padres con más preocupaciones sobre la cantidad de vacunas y los efectos secundarios tenían más educación y eran más propensos a decir que conocían personalmente a alguien que había experimentado un efecto secundario de la vacuna, encontró el estudio. También eran más propensos a decir que no consideraban al médico de su hijo como «la fuente de información más confiable sobre las vacunas».

Los padres que dudan de las vacunas también tenían más probabilidades de tener hijos menores de seis años o ser padres de tres o más hijos. Es más probable que esos padres se preocupen por los efectos secundarios a largo plazo de las vacunas, encontró el estudio.

Sin embargo, los padres en el grupo de ingresos más altos tenían menos probabilidades de dudar acerca de las vacunas o preocuparse por los efectos secundarios a largo plazo.

Las respuestas a las preocupaciones sobre vacunas variaron ampliamente según el estado. Por ejemplo, solo el 12,9% de los padres en Vermont se mostraron «algo o muy indecisos», en comparación con el 25,4% en Mississippi.

Our commenting policy has changed. If you would like to comment, please share on social media using the icons below and comment there.