banner
Noticias

Sin combustible. Sin comida. Sin luz. Los puertorriqueños temen por su futuro

Posted September 27

Puerto Rico (CNN) - La luz se fue. La comida escasea. No hay suficiente agua para beber, y menos aún para bañarse. Una semana después de que el huracán María azotó a Puerto Rico como un ciclón de categoría 4, la situación no mejora. En realidad, de muchas maneras, está empeorando.

Los hospitales que deberían estar salvando a personas no están en capacidad de ofrecer atención.

En el Centro Médico Canovanas, los médicos enfrentan una falta de suministros. El doctor Norbert Seda dice que se están quedando sin combustible para el generador de energía y que ya solo tienen medicamentos y suministros para dos o tres días.

LEE: Los puertorriqueños siguen esperando ayuda una semana después de la devastación del huracán María

Un apartamento se quedó sin pared luego del paso del huracán María en San Juan, la capital de Puerto Rico.

Aunque los habitantes estaban preparados para la llegada del huracán y afortunadamente solo murieron unas pocas personas cuando tocó tierra, la necesidad de recibir tratamiento médico está creciendo cada vez más.

“Hemos visto muchos traumas”, dice Seda. “Necesitamos medicamentos, antibióticos, vacunas antitetánicas, medicamentos para la hipertensión”.

Seda no ha encontrado aún personas que hayan muerto por la falta de energía eléctrica y de suministros... todavía.

“Llegará. Cuando hay escasez de agua y problemas de saneamiento, eso llega. Estamos esperando que algo así suceda”.

LEE: Crisis humanitaria en Puerto Rico: devastación "apocalíptica" y poca ayuda a la vista

La falta de combustible es el principal problema del Hospital Infantil San Jorge, en San Juan, según su director ejecutivo, Domingo Cruz Vivaldi.

“Estamos ante una crisis. El hospital necesita diésel todos los días, 2.000 galones por día. Ayer nos quedamos sin diésel a las 6 de la mañana y estuvimos sin energía de 6 de la mañana a 2 de la tarde. Ocho horas sin electricidad”, afirma.

Sin luz, las máquinas que salvan vidas, como los respiradores, tienen que funcionar con un suministro de electricidad para emergencias.

LEE: Ejército de EE.UU. abastece de combustible a un hospital de niños para que siga operando

1 de 26

| Una habitante del suburbio Guaynabo de San Juan, en Puerto Rico, revisa los destrozos producidos por el huracán María, que tocó tierra el 20 de septiembre en la isla. Según el gobernador de Puerto Rico Ricardo Roselló, el ciclón deja al menos 13 muertos. Recorre la siguiente galería para ver las huellas de la devastación en esa isla del Caribe. (Crédito: Alex Wroblewski/Getty Images).

2 de 26

| Según el gobernador Ricardo Roselló los daños producidos por el huracán fueron tan severos, que Puerto Rico podría estar varios meses sin servicio de energía eléctrica. (Crédito: Alex Wroblewski/Getty Images).

3 de 26

| La temporada de huracanes en el Atlántico no se detiene. Después de Harvey, Irma, José y Katia llegó María, que este 20 de septiembre tocó tierra en el sureste de Puerto Rico. (Crédito:Alex Wroblewski/Getty Images).

4 de 26

| El ojo del huracán María tocó tierra en Puerto Rico el miércoles por la mañana. Las calles de San Juan, capital puertorriqueña, quedaron devastadas por los fuertes vientos que trajo consigo el potente ciclón. (Crédito: JOSE ROMERO,HECTOR RETAMAL/AFP/Getty Images)

5 de 26

| Aurora Hernández Galliano compartió estas fotos en su página de Facebook donde muestra el paso del huracán María por su casa en Bairoa, Caguas, Puerto Rico . Esta imagen fue tomada el martes 19 de septiembre, antes de la llegada del huracán. (Crédito: Aurora Hernández Galliano/Facebook)

6 de 26

| Esta foto fue tomada el 20 de septiembre, después del paso de María. En ella se ve cómo los árboles del fondo quedaron totalmente destrozados por los fuertes vientos. “Me recuerdo el huracán Georges en el 1998 y no se compara para nada con María. Lamentablemente, va a pasar mucho tiempo hasta que tengamos un sentido de normalidad”, relató. (Crédito: Aurora Hernández Galliano/Facebook)

7 de 26

| Un residente de San Juan se asoma a la puerta de su casa luego del paso del huracán, que dejó destrucción masiva en la isla caribeña. (Crédito: HECTOR RETAMAL/AFP/Getty Images)

8 de 26

| María destrozó puertas, ventanas, cables de energía con vientos sostenidos de 250 kilómetros por hora en Puerto Rico. (Crédito: HECTOR RETAMAL/AFP/Getty Images)

9 de 26

| La destrucción en el barrio Juana Matos, en el municipio de Cataño. Según el gobernador de Puerto Rico Ricardo Roselló calificó a María como "el huracán más devastador que golpea a la isla en un siglo". (Crédito: HECTOR RETAMAL/AFP/Getty Images).

10 de 26

| Toda la isla quedó sin servicio de energía por el huracán. “Todas las centrales eléctricas están apagadas debido a eventos del sistema causados por el huracán”, le dijo a CNN Ricardo Ramos, director ejecutivo de la Autoridad de Energía Eléctrica de Puerto Rico.

11 de 26

| El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Roselló, declaró toque de queda para los habitantes de la isla, desde el 20 de septiembre a las 6 p.m. hasta las 6 a.m. del sábado 23. (Crédito: HECTOR RETAMAL/AFP/Getty Images)

12 de 26

| Un parqueadero quedó inundado cerca al Coliseo Roberto Clemente, en San Juan, Puerto Rico. (Crédito: HECTOR RETAMAL/AFP/Getty Images)

13 de 26

| El municipio de Fajardo, que hace unas semanas se vio golpeado por el huracán Harvey, volvió a sufrir por el huracán María. Este ciclón tocó tierra cerca de Yabucoa, en el sureste de Puerto Rico, con vientos sostenidos de 250 kilómetros por hora. (Crédito: RICARDO ARDUENGO/AFP/Getty Images).

14 de 26

| Más de 10.000 personas se reunieron en 288 refugios en todo Puerto Rico. Cuando el huracán tocó tierra, miles de personas quedaron sin agua y sin energía eléctrica. (Crédito: RICARDO ARDUENGO/AFP/Getty Images).

15 de 26

| A muchos afectados por el huracán les tocó ser transportados así por las vías inundadas del barrio Juana Matos, en el municipio de Cataño. Las inundaciones que dejó el ciclón son catastróficas. (Crédito: HECTOR RETAMAL/AFP/Getty Images).

16 de 26

| Fajardo es uno de los lugares más golpeados en Puerto Rico por la actual temporada de huracanes en el Atlántico, que los expertos meteorológicos ya preveían iba a ser especialmente intensa. (Crédito: RICARDO ARDUENGO/AFP/Getty Images).

17 de 26

| Puertorriqueños se refugian en el Coliseo Roberto Clemente en San Juan mientras el huracán María golpea la isla. (HECTOR RETAMAL/AFP/Getty Images).

18 de 26

| Así quedó el suburbio Vietnam, en San Juan, tras el paso del poderoso ciclón. Casi toda la isla quedó sin energía eléctrica, en San Juan la mayoría de habitantes no tienen agua potable ni servicio de teléfono celular. (Crédito:Alex Wroblewski/Getty Images).

19 de 26

| El famoso barrio de La Perla, en San Juan, es uno de los más afectados por el paso del huracán María, que es es el primero de categoría 4 o más cuyo ojo toca tierra en Puerto Rico en 85 años. (Crédito: Alex Wroblewski/Getty Images).

20 de 26

| Gerald Ramírez, de 5 años (izquierda) y Deyanery Ramírez, de 3 años (derecha), en la calle San Miguel, en el barrio de La Perla, en San Juan. (Crédito: Alex Wroblewski/Getty Images).

21 de 26

| 54 municipalidades fueron declaradas zonas de desastre en Puerto Rico, donde no hay servicio eléctrico. (Crédito: HECTOR RETAMAL/AFP/Getty Images).

22 de 26

| La devastación en la Plaza de Colón, en el Viejo San Juan, un día después de que el huracán María tocó tierra en Puerto Rico. (Crédito: Alex Wroblewski/Getty Images).

23 de 26

| Tras el paso del poderoso ciclón, que tocó tierra siendo de categoría 4 y con vientos sostenidos de 250 kilómetros por hora, Puerto Rico está en estado de emergencia. (Crédito: HECTOR RETAMAL/AFP/Getty Images).

24 de 26

| Dos días después del paso del huracán, así se ve San Juan, la capital de Puerto Rico. (Crédito: Alex Wroblewski/Getty Images).

25 de 26

| A los mismos habitantes les ha tocado ponerse en la tarea de ayudar a limpiar las avenidas y carreteras de varias ciudades de Puerto Rico, tras el paso del huracán María. (Crédito: Alex Wroblewski/Getty Images).

26 de 26

| El suburbio de Guaynabo fue uno de los más inundados por las intensas lluvias producto del huracán. (Crédito: Alex Wroblewski/Getty Images).

Comparte en Facebook (Se abre en una ventana nueva)Haz clic para compartir en Twitter (Se abre en una ventana nueva)Haz clic aquí para compartir en LinkedIn (Se abre en una ventana nueva)

Los temores sobre el futuro abundan ahora en todo Puerto Rico.

El sufrimiento acecha a cada uno de los más de 3 millones de ciudadanos estadounidenses que viven en la isla.

La alcaldesa de San Juan, Carmen Yulin Cruz, dice que las personas cada vez están más desesperadas pues necesitan ayuda.

“Hay pacientes con diálisis que no han podido contactarse con sus proveedores. Estamos teniendo que transportarlos en condiciones cercanas a la muerte”, comenta la alcaldesa. “Hay personas cuyos tanques de oxígeno se están quedando vacíos porque nuestros generadores de energía, que son pequeños, ya no tienen diésel”.

Lo más alarmante, asegura, son los mensajes de SOS. “Esos que dicen: ‘¿Puede oírme alguien?’. Esos que dicen: ‘Ya no tengo comida y estoy afuera, en la calle’”.

Cruz y sus equipos están allí, afuera, en las calles, tratando de encontrar a las personas más necesitadas. Pero en las montañas al sur de su ciudad, es menos probable que llegue la ayuda.

MIRA: Veterano en Puerto Rico: El huracán es peor que la guerra

Al veterano de guerra Miguel Olivera le quedan menos de dos días de suministros de insulina. Y lo que es peor, la que tiene podría dañarse en su nevera, pues no hay luz.

El alcalde de su ciudad, Javier García, cree que llegará ayuda desde Estados Unidos continental y del gobierno federal.

La pregunta es cuándo y si no será muy tarde para Olivera y para otras personas.

El aeropuerto principal de la isla, en San Juan, quedó averiado y apenas funciona. Cientos de personas esperan la oportunidad de salir de la isla en una terminal abarrotada de gente y en la que no funciona el aire acondicionado. Este martes, solo pudieron programarse 10 vuelos.

Para muchos, la situación en el aeropuerto es desesperante.

LEE: El aeropuerto principal de Puerto Rico apenas está funcionando

Las personas que esperan en el aeropuerto están desesperadas.

El presidente Donald Trump dijo este martes que había enviado alimentos y agua a Puerto Rico y agregó que visitará la isla la próxima semana.

Hasta que la ayuda llegue, García y sus vecinos en Aguas Buenas han vuelto a una vieja forma de subsistir: buscan cocos para comer y sacan agua de riachuelos en la montaña. Pero eso solo ayudará a sostener un pequeño grupo de gente por un tiempo. Muchos, como Olivera, quien depende de medicamentos específicos, necesitan ayuda del siglo XXI.

Y la situación puede empeorar fácilmente: en Puerto Rico le temen mucho a enfermedades que se transmiten a través de mosquitos, como el zika y el dengue.

Una torre de energía que fue derribada en Aguas Buenas necesita de un helicóptero para ser restaurada. Ese es un problema obvio. Pero la red eléctrica de Puerto Rico ya era un desastre antes de la llegada del huracán y se necesitarán meses –muchos meses– para que vuelva la luz a toda la isla.

LEE: Fuerte tuit de Marc Anthony contra Trump por "prestar más atención" a la NFL que a Puerto Rico

Las filas para llenar un bidón de combustible pueden durar hasta seis horas.

Ahora, los generadores de electricidad son esenciales, y para que funcionen es esencial el combustible. Las estaciones de gasolina alrededor de San Juan todavía tienen, pero la demanda es abrumadora.

Largas filas de vehículos se forman en las estaciones y las personas deben esperar hasta seis horas para llenar un bidón de combustible. Las filas son igualmente largas afuera de cualquier supermercado y en cualquier lugar donde haya hielo.

Y hace calor. Y hay mucha humedad. Se prevé que se puedan usar duchas a finales de esta semana, pero apenas servirán para refrescar.

Los líderes de Puerto Rico y muchos de sus habitantes dicen ser fuertes, dicen que van a sobrevivir, dicen que se levantarán.

Pero ya se empiezan a ver síntomas de la desesperación.

Una reportera que se está montando a un helicóptero es agarrada por una mujer en llanto, en la ciudad de Quebradillas. La mujer no sabe quién es la persona a quien abraza, pero viene de afuera, tal vez es alguien que tenga noticias sobre la ayuda, alguien que pueda llevarle un mensaje a su familia, alguien que puede ofrecer algo.

LEE: El 95,6% de las torres de celular están fuera de servicio en Puerto Rico tras el huracán María

Los habitantes de Quebradillas ya comenzaron a limpiar, como pueden, su ciudad.

Desde el aire, puede verse a la gente caminando a lo largo de las autopistas buscando señal de celular. Las inundaciones, los escombros que bloquean las vías y la falta de energía significan que una llamada por celular puede ser la única forma de comunicarse con el resto de la isla durante algún tiempo.

Los problemas de Quebradillas se repiten en todo Puerto Rico.

En Utuado, una pequeña localidad de 30.000 personas, se registraron varias muertes tras el paso del huracán y varias casas resultaron inundadas. Rosario Heredia perdió su hogar. Es diabética y acaba de ser operada. Sigue esperando por ayuda, ayuda de cualquiera. Pero hasta ahora, la ayuda no ha llegado.

LEE: Habitantes de Puerto Rico después de perderlo todo: "No hemos perdido nuestra fe"

Harry Torres dice mientras eso ocurre, todo lo que tienen es agua que sacan de una tubería en una autopista para limpiarse y para beber. Él y sus vecinos solo están “tratando de sobrevivir”.

“Estamos desesperados”, dice Torres.

Pero no todos pueden hacer lo mismo. El huracán produjo varios deslizamientos de tierra y para muchos es imposible acercarse a una carretera porque las vías están bloqueadas o no hay combustible.

Lydia Rivera tiene dos automóviles, pero no hay combustible y no tiene cómo llegar a alguna tubería. Ahora está tratando de que sus dos nietos sobrevivan con unas pocas raciones de galletas y con agua de lluvia.

En Yauco, una localidad que ya era remota, todas las vías quedaron bloqueadas. La única manera de llegar es escalar una montaña y pasar por encina de muchos árboles que fueron derribados por el paso del huracán.

En Yabucoa, que fue golpeada directamente, no hay luz y los habitantes dicen que también se quedaron ya sin agua potable. La poca comida que queda en la ciudad es compartida por los vecinos.

LEE: Puerto Rico, azotado por la devastación del huracán María, teme por una represa que se puede romper

A los habitantes de Utuado les toca sacar agua de una tubería en una carretera para limpiarse y beber.

Todos los lugares de Puerto Rico fueron golpeados por el huracán. Desde el aire todo se ve marrón, ya no es la típica isla verde que solía ser.

Nada funciona normalmente y no hay indicios de que la normalidad vaya a regresar pronto. No se sabe cuándo reabrirán las escuelas y los hospitales. Millones de personas no saben cuándo volverán a tener agua o cuándo podrán volver a prender la luz y tener aire acondicionado.

Sebastián Pérez, habitante de San Juan, le mostró a CNN cómo sobrevive sin agua y sin luz. Su refrigerador ya no sirve y no ha conducido su coche desde el huracán, pues está guardando el poco combustible que tiene para una emergencia.

“Con respecto a la comida la situación se está volviendo algo miedoso”, dice. “Estoy tratando de usar lo menos posible, porque no sé cuándo mejorará esto”.

Comments

Please with your WRAL.com account to comment on this story. You also will need a Facebook account to comment.

Oldest First
View all