banner
Noticias

Los peligros ocultos para la salud que trae una inundación

Posted September 1

(CNN) - Incluso después de que la amenaza de inundación inmediata del huracán Harvey desaparezca, los residentes de Texas se enfrentarán a una serie de problemas de salud potencial por el agua y por lo que el agua deja atrás.

El secretario de Salud y Servicios Humanos, el doctor Tom Price, declaró una emergencia de salud pública en Texas este domingo. Eso significa que el departamento ha puesto en alerta a personal médico adicional de todo el país, listo para proporcionar ayuda.

MIRA: A pesar de la tragedia de Harvey hubo finales felices

Los problemas de salud que la inundación puede traer son físicos y mentales.

Inundaciones insalubres

El agua de inundación es más que simple lluvia. A menudo está contaminada con aguas residuales y productos químicos y puede ocultar objetos punzantes de metal o vidrio. Las aguas residuales pueden causar erupciones en las partes del cuerpo que están sumergidas durante largos períodos de tiempo, como las piernas, de acuerdo con la ecologista Wilma Subra. Los productos químicos pueden causar erupciones cutáneas y ardor en la piel y los ojos después de la exposición.

El agua de inundación también puede transmitir enfermedades. Este es un grave problema en los países en desarrollo donde hay cólera, fiebre tifoidea o fiebre amarilla, según la Organización Mundial de la Salud. Ninguna de esas enfermedades es común en Texas, por lo que un brote es altamente improbable.

LEE: Los otros afectados de Harvey: perros, gatos y caimanes navegan por las calles inundadas

Lo que puede ser más común son ataques de diarrea u otros problemas de estómago si la gente entra en contacto con agua contaminada o consume alimentos o bebidas contaminadas. El uso de artículos sumergidos también puede causar problemas de estómago. Para reducir la infección, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades les recuerdan a los padres que no dejen que los niños jueguen con los juguetes que han estado en el agua a menos que hayan sido lavados a fondo.

La exposición a las aguas de inundación puede aumentar el riesgo de erupciones cutáneas, problemas de oído, nariz y garganta y conjuntivitis, pero la Organización Mundial de la Salud dice que ninguno de ellos es propenso a la epidemia. De las 14 inundaciones principales entre 1970 y 1994, la OMS dijo que la única epidemia de enfermedades diarréicas fue en Sudán en 1980. El control de enfermedades en Estados Unidos es mucho más avanzado que el de Sudán. El otro riesgo importante es beber agua contaminada, pero de nuevo, es probable que la vigilancia de la enfermedad en los Estados Unidos minimice ese riesgo.

La infección estomacal o respiratoria puede ser más probable agravada por el hecho de que las personas que tienen que permanecer en estrechos cuartos en grupos grandes. Con una inundación, es difícil que la gente mantenga estándares sanos de la higiene. Cuando las personas permanecen juntas en refugios con grupos grandes, es fácil que se propaguen los gérmenes.

Steve Culver con su perro Otis, mientras habla del "momento más aterrador" de su vida, cuando el huracán Harvey destruyó casi toda su casa en Rockport, Texas.

El CDC recomienda encarecidamente que las personas que se alojan en los refugios tengan un cuidado especial para lavarse las manos o usen un gel de manos de alcohol para prevenir la propagación de la enfermedad. Las personas con heridas abiertas también necesitan tener un cuidado extra para mantenerlas cubiertas. El agua de inundación puede causar fácilmente que se infecte.

Preocupaciones por la salud mental

Los huracanes y las inundaciones generan ansiedad, depresión y estrés. Las tormentas pueden exacerbar los problemas existentes de salud mental o llevar a nuevos problemas.

El estrés es común durante y después de cualquier desastre natural. Las lágrimas pueden venir más fácil, dormir puede ser un desafío, la preocupación o el deseo de estar solo pueden ser especialmente fuertes, los pensamientos pueden ponerse difusos y puede ser difícil recordar cosas o escuchar a las personas. Incluso puede ser difícil aceptar ayuda, dicen los expertos.

Algunas personas pueden desarrollar problemas relacionados con los persistentes retos asociados con el trastorno de estrés postraumático, pero la mayoría de los afectados suelen recuperarse con el tiempo. Las personas que tienen vínculos fuertes con la familia, amigos y compañeros de trabajo tienden a recuperarse mejor, por lo que los expertos sugieren prestar mucha atención a esas relaciones para ayudar a acelerar la recuperación.

Comments

Please with your WRAL.com account to comment on this story. You also will need a Facebook account to comment.

Oldest First
View all