banner
Noticias

Esto es lo que necesitas tener para estar bien preparado antes y después del paso de un huracán

Posted September 8

(CNN) - En las zonas que pueden ser golpeadas por huracanes es buena idea tener un armario o un lugar donde puedas almacenar las cosas que necesitarás si un desastre golpea de repente la región donde vives o debes evacuar de inmediato.

También es importante que sepas cuál es la diferencia entre los estados de vigilancia y de alerta, y que entiendas cuándo son lanzados tanto para tormentas tropicales como para huracanes.

Una alerta de huracán significa que se vivirán condiciones de huracán –vientos sostenidos superiores a 117 kilómetros por hora– en la zona para la cual se dio la alerta, y es hora de terminar la preparación para proteger a la gente y los bienes materiales.

“Dado que las actividades de preparación para un huracán se dificultan cuando los vientos alcanzan la fuerza de un ciclón, la alerta de huracán es lanzada con 36 horas de anticipación”, dice el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (CNH).

Minuto a minuto: Irma se dirige a Florida, Cuba y Bahamas tras dejar devastación y muerte en el Caribe

El estado de vigilancia por huracán significa que es posible que se vivan las condiciones de huracán en el área y se lanza 48 horas antes de que se alcancen los vientos con la fuerza de un ciclón.

Una alerta de tormenta tropical significa se esperan vientos con fuerza de tormenta tropical en el área designada en las próximas 36 horas. Y el estado de vigilancia por tormenta tropical significa que esos mismos vientos pueden llegar, pero en un periodo de 48 horas.

MIRA: La espera angustiosa por Irma en Miami

¿Qué hacer cuando se acerca un huracán o tormenta?

Baja una aplicación en tu teléfono celular que pueda notificarles a los demás dónde estás y si necesitas ayuda o estás a salvo. La Cruz Roja tiene una aplicación para huracanes disponible en el App Store de Apple y en la Google Play Store del sistema Android, así como una aplicación de búsqueda de refugios. También hay una aplicación de primeros auxilios.

Usa contraventanas para huracanes o ventanas y puertas con protección de madera contrachapada.

Guarda los objetos que estén afuera y que puedan ser movidos por el viento.

Limpia los escombros de las canaletas.

Refuerza la puerta de tu garaje.

Configura tu refrigerador en el ajuste de mayor frío en caso de que se vaya la luz.

Llena tu bañera de agua.

Llena el tanque de gasolina de un carro.

Revisa bien el plan de evacuación con tu familia y aprendan cuáles son las rutas alternativas de seguridad.

Entérate de la ubicación del refugio más cercano y del refugio de mascotas más cercano.

Pon un hacha en tu ático, para poder romper el techo en caso de inundaciones severas.

Evacúa si dan la orden y, si es posible, permanece en las rutas marcadas de evacuación.

Guarda en un recipiente hermético documentos importantes: pasaportes, tarjetas de seguridad social, certificados de nacimiento y escrituras.

Ten un inventario actualizado de todos los bienes de tu casa.

Deja una nota si te toca evacuar para indicar dónde vas a estar.

Desconecta los aparatos electrodomésticos y electrónicos antes de irte.

Si es posible, cierra los pasos de electricidad, gas y agua de tu casa.

Lista de provisiones

Abastecimiento de agua para tres días, un galón diario por persona.

Provisiones de comida para tres días, preferiblemente carnes y vegetales enlatados, frutas deshidratadas, jugo enlatado, mantequilla de maní, gelatina, galletas sin sal, barras energéticas, nueces y cereales secos.

Abrelatas.

Linternas.

Un radio con baterías (pilas), preferiblemente un radio resistente al agua.

Baterías adicionales.

Un kit de primeros auxilios que incluya guantes de látex, gasa estéril, jabón o desinfectante, ungüento antibiótico y ungüento para quemaduras, curas de todos los tamaños, termómetro, aspirinas para el dolor, tabletas para la diarrea, antiácidos, laxantes, tijeras pequeñas, pinzas y vaselina.

Extinguidor pequeño.

Silbatos para cada persona.

Provisiones de medicamentos para 7 días.

Vitaminas.

Herramienta multiusos, con alicates y destornillador.

Teléfonos celulares y cargadores.

Datos de contacto de la familia.

Saco de dormir para cada persona.

Dinero en efectivo.

Manta de emergencia de papel de plata (también conocido como papel de aluminio).

Mapa de la zona.

Artículos para bebé.

Artículos para mascota.

Toallitas húmedas.

Una cámara (para documentar los daños del huracán o tormenta).

Repelente para insectos.

Ropa impermeable.

Herramientas y objetos para asegurar tu casa.

Lonas de plástico.

Cinta adhesiva.

Máscaras antipolvo.

Un juego adicional de llaves de la casa.

Una llave adicional del carro.

Una escalera de emergencia para evacuar desde el segundo piso.

Blanqueador doméstico.

Vasos y platos de papel y toallas de papel.

Actividades para niños.

Carbón y cerillas, si tienes una parrilla portátil. Pero solo úsalos en exteriores.

¿Qué hacer después de que pase la tormenta o el huracán?

Sigue escuchando la Emisora del Clima de la Administración Nacional Atmosférica y Oceánica de Estados Unidos (NOAA, por sus siglas en inglés) o noticias locales, para estar al tanto de todas las actualizaciones.

Permanece alerta por lluvias intensas y generalizadas o inundaciones posteriores, incluso después de que la tormenta o el huracán hayan pasado.

Usa la herramienta de Facebook que permite reportar que estás a salvo, para que tus familiares y amigos sepan que estás bien.

Si fuiste evacuado, vuelve a tu hogar solo cuando las autoridades digan que es seguro.

Conduce solo si es necesario y evita vías y puentes inundados.

Permanece lejos de las líneas eléctricas sueltas o que estén colgando y repórtalas inmediatamente a la compañía eléctrica.

Manténte lejos de cualquier construcción que tenga aguas de inundación alrededor.

Inspecciona tu casa para saber qué daños sufrió. Toma fotos de los daños, tanto de toda la edificación como de los objetos dañados, para presentarlas a las compañías de seguro.

Usa linternas en la oscuridad. NO uses velas.

Evitar beber o comer alimentos preparados con agua de la llave, a menos de que estés completamente seguro de que no está contaminada.

Revisa el deterioro de los alimentos refrigerados. Si tienes dudas, deséchalos.

Usa ropa protectora y ten cuidado cuando la limpies para evitar lesiones.

Observa de cerca a los animales y manténlos bajo tu control.

Usa el teléfono solo para realizar llamadas de emergencia.

Fuentes: Cruz Roja de Estados Unidos, Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA), Centro Nacional de Huracanes.

Comments

Please with your WRAL.com account to comment on this story. You also will need a Facebook account to comment.

Oldest First
View all