banner
Noticias

Esta es la razón por la que viajar te hace feliz

Posted July 13

Nota del editor: Este artículo fue publicado inicialmente en el 2011. Fue actualizado y republicado en el 2017.

(CNN) - Al final del debate sobre si el dinero puede comprar la felicidad, que se llevó a cabo en el Intelligence Squared Asia, la audiencia estaba dividida: el 49% estaba de acuerdo y el 49% estaba en desacuerdo. El 2% restante estaba indeciso.

Pero cuando se trata de viajar, hay una sola y obvia premisa ganadora: viajar nos hace felices a todos.

Como planificadora de viajes de lujo, pensé que era bastante obvio: viajar nos hace felices, pero uno necesita dinero para comprar experiencias de viaje maravillosas e inspiradoras. Por lo tanto, el dinero puede comprar la felicidad.

Me inspiró la invitación que este año me hicieron para participar en una conferencia en PURE Life Experiences y les pregunté a los oradores: ¿viajar los hace felices? ¿En qué lugares han sido más felices o más infelices? (Las respuestas las encontrarán más abajo).

MIRA: 10 lugares para visitar si te gusta viajar y cuidar el medio ambiente

Vivimos ahora en una ‘sociedad de sueño’, me dijeron los organizadores de PURE Life Experiences en un correo electrónico, en la que “contrario a la adquisición de masivos productos turísticos, la creación de felicidad a través de viajes atractivos nunca se basa en el conocimiento por anticipado de cada detalle”.

El turismo vivencial tiene que ver con presentarle al cliente la sorpresa de lo “desconocido”, el lujo de “decisiones inesperadas” y el empoderamiento de “obstáculos superables” (como escalar una cumbre), para que sienta que ha completado una “travesía hacia la autorrealización”.

Viajar nos hace felices porque promete un autodescubrimiento o descubrimiento personal necesario para alcanzar la cima de lo que Abraham Maslow llamó la jerarquía de las necesidades humanas. Antes de él, Carl Jung lo llamó individuación.

Pero, ¿quién necesita gastar horas en un aburrido sofá y toneladas de dinero en el consultorio del psicoanalista, si puede usar ese tiempo y esa plata en un viaje mucho más placentero, aprendiendo por ejemplo a jugar polo en una estancia argentina?

LEE: Te invitamos a hacer 23 viajes literarios, de la mano de los mejores escritores

Cambie su pregunta, señor agente de viajes

Creo que el filósofo y escritor Alain de Botton dio en el clavo cuando escribió: “Sería más sensato que los agentes de viajes nos preguntaran qué esperamos cambiar de nuestras vidas y no simplemente a dónde queremos ir”.

Viajar nos hace felices porque nos ofrece la oportunidad de salirnos de nuestra trillada y plebeya realidad, y nos provee una plataforma para explorar y practicar nuestras visiones ideales de nosotros mismos, quiénes seríamos si no estuviéramos casados con nuestros miedos y ansiedades sobre la protección, la seguridad y el estatus.

No puedo estar más de acuerdo. Fundé una empresa de planificación de viajes de lujo basada en esas mismas ideas, poco después de los ataques del 11 de septiembre en Estados Unidos. Ni el terrorismo ni la epidemia de SARS impidieron que lo hiciera.

Llamé a mi compañía WANLILU Play. En mandarín, WANLILU significa algo así como 10.000 millas. Como reza un dicho chino: "uno es más sabio por viajar 10.000 millas que por estudiar 10.000 pergaminos”.

Vi que la industria turística de Hong Kong solo ofrecía productos de viaje instantáneos, listos para usar: “Conoce los mayores atractivos de Europa en 14 días”. Un viaje así es como ingerir comida rápida y no un plato de ñoquis caseros, hechos con amor por la abuela italiana de tus amigos.

Yo quería admirar la impresionante migración masiva de los ñúes a través de las llanuras de Masai Mara desde la altura de un globo aerostático, durante el atardecer. Eso me hace feliz y quería compartir con otros esa alegría.

LEE: Viaja en tren de lujo en el techo del mundo: otra forma de explorar los Andes peruanos

Viajar puede ser salvador

Algo es maravilloso solo si sorprende los sentidos. Por eso recuerdo otro aspecto inspirador de mi viaje a Kenya: la alegría de interactuar con niños de colegio de Masai, ver sus sonrisas mientras les dábamos libros y materiales de papelería.

Somos seres sociales y, como recuerda el filósofo A.C. Grayling, obtenemos más felicidad de dar que de recibir. Dar y ayudar nos hace sentir bien y por eso ahora estamos empezando a ver un auge de viajes vivenciales que ayudan a satisfacer esos impulsos filantrópicos y nuestro sentido de hacer el bien con productos de viaje sostenibles y ecológicos.

Uno de los argumentos centrales contra la idea de que el dinero compra la felicidad son las investigaciones que muestran que los países más ricos, como Estados Unidos, no reportan altos niveles de felicidad que se correspondan con el crecimiento del PIB.

Sí, es ese restablecimiento constante de nuestra escala interna de felicidad lo que está llevando a viajeros acaudalados a buscar más felicidad en experiencias que produzcan bienestar.

Como lo pregona el futuro congreso de Condé Nast Traveler en Singapur: viajar tiene el poder de “promover un futuro sostenible en Asia” y, sin duda, en el mundo. Si viajar puede salvarnos, sin duda también puede hacernos felices.

LEE y MIRA: 10 de las mejores playas del mundo que están cerca de un aeropuerto

Estas son las opiniones de filósofos y científicos sobre viajar y la felicidad:

Stefan Klein, autor de La ciencia de la felicidad 

¿Viajar lo hace feliz?: “El placer de descubrir, la alegría de conocer personas de otros orígenes y, finalmente, la emoción de probar comida que no consigo usualmente en mi ciudad exceden por mucho las tensiones de viajar”.

¿Dónde es más feliz?: “En cualquier lugar en el que me sienta conectado con la historia de la humanidad o de nuestro planeta. Como en los Museos Nacionales de El Cairo, Atenas o Nueva Delhi, maravillándome de los comienzos de las culturas occidentales y asiáticas. En Manhattan, donde millones de inmigrantes dan sus primeros pasos para tener una nueva vida. Y en cualquier lugar desde donde pueda darles un vistazo a las cumbres de los Alpes o, mejor aún, de los Himalayas”.

¿Dónde es más infeliz?: “Donde encuentre miseria y sufrimiento humano sin sentido, como en áreas rurales desfavorecidas de Asia, o en barrios marginales”.

A.C. Grayling, autor de Pensar en respuestas: Preguntas de filosofía para la vida cotidiana

¿Viajar lo hace feliz?: “Sí, porque viajar expande la mente y el espíritu, educa y lo pone a uno en contacto con nuevas personas e ideas. Los lugares que me hacen feliz son grandes ciudades con cultura vibrante y paisajes rurales hermosos”.

Lu Ping, diplomática y escritora

¿Viajar la hace feliz?: “Mucho. La mayoría de los lugares a los que viajo me hacen muy feliz. Mis ojos se refrescan y mi espíritu se renueva con los paisajes de lugares como Angkor Wat.

Sin embargo, lugares como Palestina me hacen definitivamente infeliz. Estuve allá hace 10 años y su enredada situación política de solución nada sencilla fue deprimente. Tíbet es otro lugar que me obsesionaba y, aunque lo amé, la circunstancias de la gente hicieron que me doliera el corazón”.

Lewis Iwu, excampeón del Campeonato Mundial Universitario de Debate

¿Viajar lo hace feliz?: “Viajar me hace muy feliz. Disfruto descubriendo nuevas culturas y abrazando la historia del país en el que estoy. Tengo suerte de vivir en una ciudad cosmopolita, que hace que viajar sea más interesante. Paso muchos meses viajando por Estados Unidos. Como fanático de los programas de televisión estadounidenses, fue genial visitar algunas de las ciudades en las que ocurrían esos programas.

También disfruté Japón. Es una cultura única que nunca había experimentado... y la comida fue fantástica. La única parte de mi viaje que me hizo infeliz fue el karaoke, sobre todo porque soy muy malo cantando”.

Winnie So es periodista y planificadora de viajes. Las opiniones expresadas aquí pertenecen exclusivamente a la autora.

Comments

Please with your WRAL.com account to comment on this story. You also will need a Facebook account to comment.

Oldest First
View all