Noticias

El auge y caída de O.J. Simpson: de la gloria deportiva a la cárcel

Posted July 20

(CNN) - O.J. Simpson pasó toda una vida en el centro de atención: primero por su destreza atlética, encanto y buena apariencia, luego como parte de una tragedia estadounidense que llegó a simbolizar gran parte de lo que era controvertido en EE.UU.

Ahora, entrando en su séptima década, Simpson está de nuevo en el centro de la polémica. Después de pasar casi nueve años en prisión por su papel en un incidente en una habitación de hotel en Las Vegas el 13 de septiembre de 2007, estará en libertad condicional.

LEE: Conceden libertad condicional a O.J. Simpson

Los fiscales dicen que Simpson, junto con algunos compañeros armados, se enfrentaron a dos coleccionistas de elementos deportivos esa noche y salieron de la habitación con cajas de objetos de Simpson. Simpson dice que sólo quería recuperar recuerdos de la familia.

Pero un jurado de Nevada pensó lo contrario, y lo encontró culpable de secuestro, robo a mano armada y asalto con un arma mortal. Fue condenado a 33 años de prisión, con la posibilidad de libertad condicional después de nueve años de pena cumplida.

Este jueves se abrió un nuevo capítulo en una vida que ya incluye un legado de fama, fortuna e infamia.

Primeros años

Nacido el 9 de julio de 1947, Orenthal James Simpson creció en los proyectos habitacionales del barrio marginal de Potrero Hill en San Francisco, donde vivía con su madre soltera, Eunice, y tres hermanos.

Cuando tenía 2 años, padeció raquitismo, una enfermedad muscular y ósea. El futuro futbolista del Salón de la Fama de la NFL usó órtesis de piernas durante algunas horas todos los días hasta que tuvo 5 años.

Pero para el momento en que estaba en la escuela secundaria, Simpson ya era un jugador de fútbol americano estelar, eventualmente terminando en el equipo de fútbol de la Universidad del Sur de California. Como corredor de los 'troyanos' de USC, rompió récords de la liga universitaria NCAA y ganó el trofeo de Heisman en 1968.

Apodado "The Juice" (el jugo), Simpson fue la selección número 1 en el draft de 1969 y pasó casi su toda la carrera de 11 años con los mediocres Bills de Buffalo. A pesar de eso, Simpson estableció una larga lista de récords de la liga en su camino hacia el Salón de la Fama de la NFL.

Vida de casado y transición del fútbol

Cuando tenía 19 años, Simpson se casó con su novia de secundaria, Marguerite Whitley, de 18 años, en junio de 1967. La pareja tuvo tres hijos: Arnelle, Jason y Aaren.

Mientras seguía jugando fútbol americano, Simpson comenzó a actuar, y su papel más recordado fue el de un hombre acusado de asesinato por la policía en la película The Klansman.

Simpson se divorció de su esposa en marzo de 1979. La tragedia ocurrió cinco meses después, cuando Aaren se ahogó en la piscina familiar justo antes de su segundo cumpleaños. Para entonces, Simpson ya estaba saliendo con una atractiva camarera rubia de 18 años, Nicole Brown. Menos de un año más tarde vivían juntos.

El año 1979 fue una transición para Simpson. Además de su divorcio, la muerte de su hija y haberse ido a vivir con Brown, también dejó de jugar fútbol americano.

Ahora que estaba fuera del deporte, Simpson encontró el éxito continuado frente a las cámaras. Con su carisma y buen aspecto, muchos simbolizaron a Simpson como una personalidad que trascendió el deporte, la clase y la raza.

Trabajó como presentador de deportes para NBC, apareció en una variedad de películas —incluyendo el papel del despistado policía Nordberg en la serie Naked Gun— y como imagen de marcas, más notablemente en comerciales de Hertz donde saltaba sobre equipaje y evitaba pasajeros en una carrera para llegar a su vuelo. En ese momento, era uno de los pocos hombres afroamericanos que podía presumir de tal popularidad.

Simpson y Brown se casaron en 1985, y tuvieron dos hijos: Sydney y Justin.

Un matrimonio problemático

Según todas las versiones, el matrimonio era turbulento. La policía fue a la residencia de la pareja en varias ocasiones, incluso después de una fiesta de fin de año en 1989, según informaron varias agencias de prensa en ese momento. Los registros policiales dicen que Simpson golpeó a su esposa dejándola en tan mal que necesitó tratamiento en el hospital. "¡Me va a matar, me va a matar!", gritó mientras corría hacia los oficiales aquella noche.

Las fotografías tomadas a partir de ese momento y usadas más adelante en el juicio del asesinato de Simpson muestran la cara gravemente magullada de Brown-Simpson. Según un informe de arresto, Simpson dijo a los agentes que llegaron al lugar: "La policía ha estado aquí ocho veces antes, y ahora me vas a arrestar por esto?".

Simpson no refutó los cargos por agresión conyugal. Más tarde, Simpson escribió: "No refuté los cargos por ninguna otra razón sino para proteger nuestra privacidad, y se me aconsejó eso porque terminaría con el bombo de la prensa".

Denise, la hermana de Brown, declaró más tarde que no fue la primera vez ni la última vez que Nicole había sido atacada por su marido.

La pareja se divorció en 1992 después de siete años de matrimonio. Un intento de reconciliación fracasó, pero los dos permanecieron en contacto. La relación se mantuvo turbulenta. En una declaración durante el juicio civil en 1997, Simpson reconoció que había casos en los que hirió a Nicole, diciendo: "Asumo la responsabilidad total".

Dos asesinatos en Brentwood

Un poco antes de la medianoche del 12 de junio de 1994, el perro de Nicole Brown Simpson condujo a un vecino a los cuerpos ensangrentados de Brown Simpson y su amigo, Ron Goldman. Los dos habían sido apuñalados y dejados en el pasillo al condominio Brentwood donde vivía Nicole Brown Simpson.

Cuatro horas más tarde, Simpson se registró en un hotel cerca del aeropuerto de Chicago. Había volado allí poco antes de la medianoche para un compromiso promocional. Voló a Los Ángeles después de ser contactado por la policía local.

Creyendo que era un sospechoso, la policía lo esposó a su regreso a Los Ángeles. Fue interrogado y luego liberado. Cinco días después Simpson aceptó entregarse para enfrentar cargos de asesinato, pero no se presentó. Fue declarado prófugo. Su amigo Robert Kardashian apareció en una conferencia de prensa y leyó lo que él llamó una carta de suicidio. No mucho después, Simpson fue descubierto conduciendo su camioneta Ford Bronco blanca. La policía dijo que tenía una pistola en la cabeza.

El amigo de la infancia de Simpson y su excompañero de equipo A.C. Cowlings estaba al volante, perseguidos por un grupo de coches en una persecución de 96 km a baja velocidad a través del sur de California.

En la persecución del coche obsesionó a los habitantes Los Ángeles: el espectáculo fue televisado y cientos de personas salieron a animar mientras la Bronco pasaba. Simpson finalmente se rindió a la policía en su casa.

El juicio del siglo

Simpson se declaró "inocente 100%" y reunió un "dream team" de abogados locales y nacionales famosos, como el abogado de derechos civiles Johnnie Cochran, los abogados de celebridades F. Lee Bailey y Alan Dershowitz, y el experto en ADN Barry Scheck. También en el equipo estaba el amigo de Simpson Robert Kardashian, padre de las hermanas de Kardashian.

Los fiscales Marcia Clark y Chris Darden se centraron en la línea de tiempo, el abuso doméstico y las pruebas de ADN encontradas en el guante sangriento descubierto en la escena del crimen y otro en la propiedad de Simpson.

Pero el "equipo de ensueño" planteó dudas sobre el manejo policial de la evidencia y acusó a uno de los detectives principales, Mark Fuhrman, de sesgo racial. Aunque Simpson nunca testificó, entre los momentos más fascinantes fue cuando el fiscal Darden le pidió a Simpson ponerse los guantes, uno de los cuales —dijo la policía— fue encontrado en la escena del crimen, y el otro en la propiedad de Simpson.

 

Simpson se esforzó por hacerlo frente a los miembros del jurado, mostrando cómo los guantes no le encajaban. En su resumen, Cochran pronunció la ya famosa frase: "If it doesn't fit you must acquit" ("Si no le cabe, deben absolverle").

El caso se convirtió en una sensación de noticias por cable y una obsesión nacional, ya que decenas de millones de espectadores sintonizaron en casa y en el trabajo. En un tiempo antes de las redes sociales, era un tema de conversación mundial. Los espectadores disecaban a cada testigo, cada matiz legal, cada conversación y cada cambio en el peinado de la fiscal Clark.

El juicio duró poco más de ocho meses, desde las declaraciones iniciales hasta el veredicto. Después de todo ese tiempo, el jurado de nueve afroamericanos, uno hispano y uno caucásico deliberaron durante cuatro horas antes de llegar al veredicto.

El veredicto 

Casi parecía que el mundo se detuvo a las 10 de la madrugada hora del Pacífico de EE.UU. el 3 de octubre de 1995. Nielsen informó que 53 millones de personas estaban observando y escuchando el veredicto.

Cuando se leyó el veredicto de "inocente de todos los cargos", Cochran se volvió y gritó: "¡Sí!". Kardashian parecía atónito. Simpson finalmente dibujó una sonrisa en su rostro, suspiró profundamente y le dijo "gracias, gracias" al jurado.

La hermana de Goldman, Kim, se inclinó, sollozando en voz alta. Afuera del juzgado, cientos de partidarios y críticos de Simpson se alinearon en la acera. La reacción allí, como en gran parte de los Estados Unidos, se dividió fuertemente a lo largo de las líneas raciales, con muchos estadounidenses negros celebrando el veredicto y muchos estadounidenses blancos en estado de shock. En el documental de ESPN O.J .: Made in America de 2017, Clark habla de las respuestas dispares al veredicto, diciendo "todo era mucho más grande que nosotros."

Juicio civil

Simpson no se liberó del todo tras el veredicto. Las familias de Ron Goldman y Nicole Brown presentaron una demanda por muerte injusta. En un juicio no televisado en el tribunal de Santa Mónica, con un nuevo grupo de abogados y con un umbral menor de culpabilidad, Simpson fue hallado responsable de las muertes. En febrero de 1997, Simpson fue condenado a pagar 33,5 millones de dólares en daños, más dinero del que tenía. Se mudó a Florida, donde la ley estatal impidió que su pensión y su hogar fueran confiscados para pagar los daños. El Trofeo Heisman de Simpson fue vendido en 230.000 dólares.

El incidente en Las Vegas

Trece años después de que Simpson fuera absuelto penalmente de asesinato doble, un jurado en Las Vegas lo declaró culpable de robo a mano armada, secuestro y otros 10 cargos.

Dijo que simplemente estaba tratando de recuperar sus objetos robados de dos comerciantes de recuerdos deportivos, Bruce Fromong y Alfred Beardsley. Aunque Simpson no estaba armado cuando se enfrentó a los hombres, al menos dos de sus compañeros los estaban fueron.

LEE: Así ha sido la vida de O.J. Simpson durante sus nueve años en prisión

Otro de los involucrados grabó secretamente la planificación, la incursión y la respuesta de la policía. A Simpson se le escucha gritando: "No dejes que nadie salga de aquí". El audio también registra a los oficiales que respondieron diciendo que si California no podía "atrapar" a Simpson, Nevada lo haría. Todo esto se reprodujo durante el juicio criminal de Simpson en Nevada.

El abogado de Simpson, Yale Galanter, estaba preocupado de que los miembros del jurado pudieran verse tentados a ser más duros en su toma de decisiones como una especie de pago por el veredicto de inocencia en el juicio por homicidio criminal de Simpson. El jurado en el caso de Nevada deliberó durante 13 horas antes de encontrar a Simpson culpable de 12 cargos. En la sentencia de Simpson, el juez Jackie Glass dijo que no era "retribución o ninguna venganza por nada más". Pero algunos creen que la sentencia fue inusualmente dura.

"Creo que hubo una gran compensación en el caso de Nevada", dijo Jeffrey Toobin, un analista legal de CNN que escribió The Run of His Life y cubrió los juicios de Simpson. "Fue un crimen dudoso en primer lugar y ver la sentencia tan larga (...) me pareció que estaba siendo castigado por el asesinato aunque el juez dijo que no lo estaba", dijo Toobin.

Audiencia de libertad condicional

En una audiencia de libertad condicional en 2013, un Simpson físicamente más pesado entró en la audiencia y dijo a los comisionados que lamentaba lo que había hecho. "Ojalá nunca hubiera ido a esa habitación, ojalá hubiera dicho que lo guardara y que no se preocupara por eso". A Simpson se le negó la libertad condicional y enviado de nuevo al centro correccional de Lovelock, una prisión de la seguridad media en la ciudad desértica Lovelock. Ha estado allí desde 2008.

O.J. Simpson durante una audiencia en el tribunal del distrito del condado de Clark el 13 de mayo de 2013 en Las Vegas, Nevada. Simpson paga una pena de prisión de 33 años en una prisión de Nevada. (Crédito: Julie Jacobson – Pool/Getty Images)

Un panel de cuatro miembros en Carson City declaró la libertad condicional de Simpson jueves.

Los comisionados tuvieron en cuenta la conducta de Simpson en la cárcel, la severidad de su crimen y su edad. El padre de Ron Goldman, Fred, le dijo a CNN antes de la decisión que no se sorprendería si Simpson recibiera libertad condicional.

Ahora, "The Juice" estará libre en octubre.

Comments

Please with your WRAL.com account to comment on this story. You also will need a Facebook account to comment.

Oldest First
View all